Dos millones de hogares no pueden calentar su vivienda en invierno

Comparte este artículo:

 

  • Un 11,1% de los núcleos familiares españoles no puede pagar la calefacción.

  • Un 10,1% reconoce retrasos en el pago de servicios básicos como luz o agua.

  • La mitad se reconoce incapaz de afrontar pagos imprevistos de 650 euros.

Más de dos millones de hogares no pueden permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada durante el invierno. La cifra equivale al 11,1% del total de núcleos familiares que existen en España, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El porcentaje es un 38% superior al registrado en 2013 y el más alto de la serie histórica, por encima incluso de los peores años de la crisis. El estudio hace referencia a la capacidad para pagar la calefacción durante los meses más fríos del año, lo que podría denominarse pobreza energética. La encuesta sitúa esta variable como una de las condiciones que determina si un hogar se encuentra en riesgo de exclusión social, junto a otras variables como la capacidad de comer carne o pescado cada dos días, o el acceso a un teléfono o una lavadora.

La situación de asfixia económica de una parte de los hogares se refleja también en el número de familias que sufren para llegar a llegar a final de mes. Así, el pasado año aumentó al 10,2% el número de viviendas que sufrió retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal. Entre estos, el INE incluye el pago de los servicios básicos como luz, gas y agua, la comunidad, la hipoteca o el alquiler de la vivienda. El incremento respecto a 2013 fue del 9,7%.

El crecimiento de los problemas para pagar las facturas está vinculado al incremento trimestre tras trimestre del número de hogares que no disponen ya de ningún ingreso, ya sea por encontrarse todos sus miembros en paro o por haber agotado cualquier subsidio o ayuda. Además, los precios de algunos recibos como el eléctrico no han facilitado su pago tras registrar encarecimientos superiores al 40% desde el inicio de la crisis.

Publicidad

La dificultad para calentar la vivienda se incrementa en hogares de una sola persona, donde el porcentaje se eleva al 13,2%, o en aquellos en los que conviven un adulto con uno o más niños dependientes. En este último caso la cifra aumenta al 12,9%. A su vez, en regiones como Murcia, Valencia, Galicia o Andalucía la tasa supera ya el 15%.

La fragilidad de la economía doméstica todavía era tal el pasado año que casi la mitad de los hogares -un 42,6%, cuatro décimas más que en 2013- decía no tener capacidad para afrontar gastos imprevistos, entendidos como aquellos superiores a 650 euros y pagados únicamente con recursos propios. También se eleva al 7,2% la cifra de hogares que no puede permitirse disponer de un ordenador portátil, otro ejemplo de la pérdida de poder adquisitivo.

Los datos publicados ayer por el INE profundizan en la caída de los ingresos por parte de los hogares, aunque esta vez el dato se refiere al año 2013. La encuesta sitúa en 26.154 euros los ingresos medios de una familia en España, 3.500 euros menos que hace cinco años. Además, un 22% de los hogares se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, limitado en unos ingresos inferiores a 7.961 euros para núcleos unipersonales y 16.719 euros para familias compuestas por dos adultos y dos niños.

El incremento de la pobreza afecta en mayor medida a la población menor de 16 años, con una tasa superior al 30% tras aumentar en 3,4 puntos en sólo un año. “Un adulto que pasa por una situación temporal de pobreza puede sobreponerse pero lo que vive un niño durante su etapa de desarrollo lo marca para toda la vida”, denunció ayer el director general de Save the Children en España, Andrés Conde, tras calificar de “escandalosos” los datos publicados por el INE.

Los expertos consultados vinculan el incremento de la pobreza al deterioro del mercado laboral y de la distribución de la renta. La Encuesta de Condiciones de Vida destaca un incremento del coeficiente gini en los últimos años, un indicador que mide el reparto de las rentas entre la población de una región. La cifra se situó en el 34,7, un punto más que hace un año.

“Una parte de la mejora de algunos indicadores económicos todavía no ha llegado a la calle”, explica Francisco Goerlich, investigador del instituto Ivie. Este experto vincula el aumento de la pobreza y la salida asimétrica de la crisis al deterioro del mercado de trabajo, que supone más de un 80% de la renta de un hogar.

El secretario de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha, ligó los datos del INE a la “recuperación tremendamente injusta” de la economía, aludiendo al fuerte incremento en los últimos años del número de hogares que no puede mantener caliente su vivienda durante los años de crisis. “La cantidad duplica a la que había cuando Rajoy llegó al gobierno“, señaló en un comunicado.

Comparte este artículo: