1º de Mayo

Comparte este artículo:

 

1º de Mayo: la juventud construyendo conciencia de clase y unidad en la lucha

“Los obreros no tienen patria. No se les puede arrebatar lo que no poseen. Mas, por cuanto el proletariado debe en primer lugar conquistar el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación, todavía es nacional, aunque de ninguna manera en el sentido burgués.” Marx, Engels. Manifiesto Comunista

Un año más, l@s trabajadores y trabajadoras de todos los países del mundo saldremos a las calles para conmemorar esta fecha, símbolo de nuestra lucha internacional como clase explotada. Lo haremos en memoria de los Mártires de Chicago, los ocho anarquistas asesinados en 1886 por reivindicar la jornada laboral de 8 horas. Pero lo haremos también por tod@s y cada un@ de l@s obrer@s que han dado su vida por conquistar el futuro para nuestra clase de punta a punta del globo.

El significado histórico del 1º de Mayo nos demuestra un día más nuestro potencial como clase, nos ayuda a construir la conciencia de saber que somos l@s obrer@s quiénes movemos el mundo. Nos recuerda también que para el proletariado no hay fronteras: somos clase obrera y la clase obrera es internacional. A pesar de que en cada realidad nacional concreta tengamos la obligación práctica de desarrollar nuestras estrategias de lucha, no podemos nunca olvidar el valor que nos enseña esta fecha: el del internacionalismo. Más aún en un contexto histórico de escalada militarista por parte del capital internacional, que con su intervencionismo amenaza con atentar contra la paz y contra los pueblos del mundo, como de hecho ya está ocurriendo en Ucrania y en Oriente Próximo. En esa situación, nuestro deber máximo como trabajadoras y como internacionalistas es el de oponernos a la guerra y el de luchar contra el imperialismo.

Son tiempos difíciles para la juventud trabajadora en Castilla. La crisis económica ha agravado los efectos de la ya dura situación de nuestro tejido productivo, mermado por años de integración en la UE, golpeando especialmente a las familias trabajadoras, la juventud y las mujeres. Esto hace que nos encontremos con datos alarmantes como un 55% de paro juvenil, que en algunas comarcas del sur del país llega a cifras del 80%, como en muchos pueblos de La Mancha. De esta manera, la juventud castellana se ve forzada a la emigración, un fenómeno que, lejos de lo que nos quieren hacer creer, no es algo nuevo sino que es un problema muy conocido ya en Castilla, país que sufre una sangría constante de población desde hace al menos dos siglos. La cuestión de la emigración y la despoblación rural estructural y endémica es fundamental para entender por qué Castilla necesita un proyecto político de conjunto que proponga una vertebración económica y territorial como la que tuvimos siglos atrás. Y desde luego que esta situación no tiene pinta de cambiar a corto ni a medio plazo; más bien al contrario, ya que esta situación está proporcionando enormes beneficios a la clase capitalista. Los problemas que sufrimos la juventud castellana no pueden entenderse sin entender los problemas estructurales de nuestro país, que siguen siendo los mismos desde hace mucho tiempo, y sólo se solucionarán si existe una organización popular suficientemente fuerte y concienciada como para hacerlo.

Por eso, desde Yesca no caemos en discursos victimístas, no somos la “juventud exiliada”, no somos la juventud que espera a que le vengan a salvar de esta situación con discursos bonitos ni falsas promesas. Nosotr@s lo tenemos claro; solo el pueblo salva al pueblo. Hemos decidido tomar partido en nuestras vidas y ponernos a la labor de organizarnos para luchar por nuestro futuro y en nuestra tierra. Ni nos vamos, ni nos echan; nos quedamos y les echamos.

Por último, hacemos un llamamiento a la solidaridad obrera y a la unidad en las luchas. La lucha en defensa de los puestos de trabajo de Everest en León, de Coca-Cola en Fuenlabrada o de Elgorriaga y Nissan en Ávila, la lucha de la minería en Puertollano o en Ciñera, la lucha de las contratas de Telefónica, las de l@s barrender@s de Alcorcón o la de l@s bomber@s forestales en Guadalajara o Cuenca, son la misma lucha que la de l@s estudiantes por la educación pública, la de la PAH por la vivienda, la de la Marea Blanca por la sanidad o la del barrio de Gamonal; la lucha de la clase obrera por nuestra dignidad y por nuestro futuro. Un futuro que, lo tenemos muy claro, será socialista o no será.

Desde Yesca, participaremos este 1º de Mayo en las diferentes movilizaciones que tengan lugar en nuestras respectivas localidades y lo haremos con la vista puesta en la próxima Huelga General de este otoño que están preparando diferentes sindicatos de clase y asambleas de trabajadoras en el marco de coordinación y unidad que han conseguido generar las Marchas de la Dignidad. Por nuestra liberación como clase, como pueblo y como personas, sigamos organizándonos y construyendo un futuro para la juventud castellana y para la clase obrera en general.

Yesca, la juventud castellana y revolucionaria

Agitación en Tetuán (Madrid):

 

 

 

 

 

Convocatorias localidades:

EL MIEDO DEBE CAMBIAR DE BANDO

Ante este 1º de Mayo queremos manifestar que: de las escalofriantes cifras del paro que estamos sufriendo, es necesario remarcar el elevado porcentaje de paro juvenil (cercano al 60%), es decir sólo 4 de cada 10 jóvenes estarían trabajando. Por otro lado, resaltar que de ese 40% de población juvenil activa, más de la mitad trabaja en condiciones de precariedad, con contratos temporales y con unos de los salarios más bajos del conjunto de Europa.

Mientras observamos como miles y miles de jóvenes se ven obligad@s a emigrar en busca de un futuro mejor, podemos escuchar declaraciones por parte del gobierno que pueden ser interpretadas únicamente como insultantes, vergonzosas, y/o fuera de toda realidad. Se nos llama “aventureros”, se dice que es un orgullo que el estado español exporte estudiantes cualificados a otros países (como si de mercancía se tratase)… y así una larga cadena de despropósitos.

Pues bien, queremos hacer llegar a la ministra de trabajo (que no ha trabajado en su vida), la señora Fátima Báñez, que regalar jóvenes pre-parad@s como mano de obra barata a otros países de la eurozona, no es un orgullo, es una vergüenza fruto de una gestión nefasta, ya que el dinero público que se ha invertido en la formación de ést@s, repercutirá en las arcas de otros países, y por ende generará una mayor dificultad de desarrollo y progreso de nuestros pueblos.

A todo esto habría que sumar, las dificultades que se le ponen a l@s jóvenes que deciden partir buscando mejor suerte, -con la dureza que implica dicha decisión- a quienes a día de hoy se les obligará a contratar servicios de sanidad privada fuera de las fronteras, o a renunciar directamente a la atención médica. Una vez retornen estarán excluid@s del sistema sanitario hasta que consigan un nuevo contrato de trabajo, ya que, una vez pasados 90 días desde su marcha, serán considerad@s como no residentes y no tendrán derecho a ser atendidos en la sanidad pública.

La respuesta por parte del gobierno a quienes nos oponemos a estos proyectos impuestos, mediante los que pretenden someternos y amedrentarnos, siempre llega en forma de represión.

Por todo esto llamamos a la juventud a no desesperar, a plantar cara ante estas injusticias, a reclamar lo que es suyo, a no dejar que dirijan sus vidas… Porque no hace mucho hemos podido comprobar dos victorias del movimiento popular (Gamonal y Sanidad madrileña), demostrando que ¡SI SE PUEDE!

Comparte este artículo: