Valladolid responde a la represión contra el movimiento libertario

Comparte este artículo:

Manifestación para pedir la libertad de los detenidos y en rechazo a la Ley Mordaza

últimoCero.Valladolid:: Jueves, 30 de Abril de 2015 ::

Muy variadas y diferentes organizaciones han apoyado y llamado a la manifestación que ha tenido lugar hoy, víspera de las anunciadas para mañana 1º de Mayo. La protesta ha partido pasadas las 20 horas, desde la plaza de Vadillos, “para denunciar y oponerse a la actual situación de represión y apoyar a  las personas víctimas de la misma”.

La convocatoria, suscrita por “las organizaciones populares y obreras de Valladolid” tenía entre sus objetivos “enfrentar los efectos de la represión” que dicen vienen padeciendo en los últimos años el movimiento libertario. Y también para evitar que se hagan realidad los versos del conocido poema mal atribuido a Bertolt Brecht: “Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, /porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio,/ porque yo no era socialdemócrata. / Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté,/porque yo no era sindicalista. /Cuando vinieron a buscar a los judíos, no pronuncié palabra, / porque yo no era judío. / Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí, / no había nadie más que pudiera protestar”.

Los concentrados en la plaza de Vadillos han iniciado la protesta tras dos pancartas: ‘Valladolid contra la represión. Piedra a piedra construimos el camino de la solidaridad’  y ‘El único terrorismo es el del sistema capitalista. Libertad anarquistas presos’, esta última firmada por CGT, cuyas banderas compartieron protagonismo con las de CNT, aunque en la marcha también había de  otras organizaciones, como EQUO. Tras recorrer la calle Silió y la plaza de la Danza, la manifestación ha transcurrido por las calles de Nicasio Pérez, Velardes, Cardenal Mendoza, plaza Santa Cruz y calle Librería para terminar en la plaza de la Universidad. Durante el trayecto se ha hecho explotar varios petardos.

Durante el recorrido, vigilado por varias grilleras, se han coreado, entre otros, gritos como: ‘Nos tocan a uno, nos tocan a todas’; ‘Libertad, libertad detenidos por luchar’; ‘El rico nunca entra, el pobre nunca sale’; ‘La libertad se escribe con desobediencia’; ‘Abajo los muros de las prisiones’; ‘La lucha es el único camino’; ‘Libertad anarquistas en prisión’; ‘Contra su represión, nuestra solidaridad’; ‘Ni culpables ni inocentes, anarquistas simplemente’; ‘La Ley Mordaza es la amenaza’, ‘Vuestra represión no nos amedrenta’.

Apoyaban la convocatoria las siguientes organizaciones: Asamblea Libertaria de Valladolid, Grupo Anarquista Cencellada, CNT Valladolid, CGT Valladolid, CSA Doble o Nada (Palencia), Nave La Cueva (Palencia), Colectivo La Gallinera, EQUO Valladolid, Ecologistas en Acción Valladolid, UJC Valladolid, Ateneo Libertario de Valladolid ‘Albayalde’, Comunistas de Castilla, Yesca Valladolid, CSA Villafría (Salamancas)…

Manifiesto

En la plaza de la Universidad se ha procedido a la lectura de dos escritos: uno el manifiesto de la manifestación y otro firmado por el palentino Centro Social Autogestionado Doble o Nada, objeto de la represión del pasado día 30. En Palencia fueron detenidos dos libertarios, uno de ellos -Javier Grijalbo- continúan en la prisión de Soto del Real. Varios familiares han estado presentes en la protesta, recibiendo el apoyo y solidaridad de los trescientos manifestantes.

El manifiesto leído en primer lugar dice:

“En estos primeros meses de 2015 hemos presenciado una transformación profunda de los métodos y estrategias represivas del Estado Español que venía gestándose desde hace décadas. La aprobación de leyes sumamente restrictivas contra la movilización y el endurecimiento del código penal van en paralelo con el lavado de cara y el cambio de estrategia de los cuerpos represivos del Estado que les hace incontrolables.

La primera parte de esta transformación es la conocida Ley Mordaza, cuyo fin es dar más poder a la policía para sancionar de manera abusiva según su criterio y sin necesidad de juicio. Entre otras medidas, se ha sacado del código penal “Las[…] faltas de respeto […] a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, “la ocupación […] de la vía pública […] contra la decisión adoptada […] por la autoridad competente” o “la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes”. Esto significa dejar la decisión de imponer multas desorbitadas exclusivamente al cuerpo policial de turno, con independencia de la justicia y sin supervisión de ningún organismo. Además se abre la puerta a la privatización de la represión, con la participación de empresas de seguridad privadas en la aplicación de las medidas recogidas en esta infame ley.

La segunda parte sería la reforma del código penal injustificable en la sociedad con menor tasa de delitos por habitante de su región. En esta reforma se incluyen una serie de supuestos cuyo máximo exponente es la Cadena Perpetua. Esta reforma es especialmente incisiva perseguir la movilización obrera y popular. El artículo 557 incluye como delito incitar a alterar la paz pública, dejando a merced de la interpretación del aparato judicial qué consignas o lemas puedan incurrir en ese delito. Las luchas obreras y en particular las huelgas se pueden ver señaladas cuando se incluye en ese mismo artículo que la ocupación de espacios público o privados que supongan una perturbación relevante de su actividad normal. A mayores se amplía la definición de terrorismo, con toda la carga represiva que eso supone. La nueva definición es tan amplia que se puede aplicar a cualquier disidencia y esta aplicación, una vez más, es decisión de tribunales de excepción como la Audiencia Nacional y los cuerpos policiales.

La tercera parte de esta transformación es la que está operando el Ministerio de Interior mediante el Cuerpo Nacional de Policía, que de un tiempo a esta parte viene señalando nuevos objetivos hacía los que orientar toda la maquinaría represiva construida en la guerra sucia contra el movimiento popular vasco y justificada en la lucha contra el terrorismo. Se apunta ahora hacía el yihadismo y el anarquismo como nuevas amenazas “terroristas”, aún sin necesidad de aplicar la nueva definición recogida en el nuevo código penal. Así nos hemos encontrado en los últimos meses con la policía nacional invadiendo Centros Sociales y viviendas y llevándose a compañer@s bajo la acusación de intencionalidad terrorista.

En suma, tenemos un panorama aterrador en el que las fuerzas policiales están acumulando el poder que desde el resto de instituciones del estado les están cediendo (judicatura, abogacía, cámaras legislativas, organismos de control…). La represión que venimos padeciendo en los últimos años es sólo el primer paso del panorama que nos espera. Todo esto se suma a una situación que afecta a millones de trabajadoras y trabajadores de verdadera dictadura patronal. En los puestos de trabajo cualquier tipo de implicación en la defensa de su dignidad implica el despido y la persecución, apoyándose en las reformas laborales de los últimos 5 años.

Por ello, las organizaciones populares y obreras de Valladolid anunciamos que vamos a poner todo de nuestra parte para enfrentar los efectos de la represión y que vamos a luchar hasta acabar con los cuerpos represivos que padecemos y la legislación que les ampara. No vamos a dejar de lado a quienes sufren la represión más descarnada ni vamos a ceder en la movilización. No podrán parar al movimiento popular”.

CSA doble o Nada

Tras su lectura, y nuevos gritos de ‘La lucha es el único camino’, se ha leído el del CSA Doble o Nada, en el que también se alude a La Cueva: ‘No sólo nos hemos visto envueltos en una macro-operación contra el movimiento libertario, sino que además dos de nuestros compañeros han sido capturados por este régimen totalitario llamado democracia”.

En el escrito se describe la operación represiva llevada a cabo en Palencia el pasado 30 de marzo, que ha tenido lugar tras la denominada Pandora, realizada el 16 de diciembre de 2014, o las detenciones de noviembre de 2013 en Barcelona… Todas ellas, se dice, enmarcadas en  la crisis capitalista, descontento social, corrupción, desahucios, despidos, reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana…

“Y otra vez nos tocó a los anarquistas, los libertarios, no es nada nuevo para nosotras. Llevamos años de historia siendo las ovejas negras que no se doblegan ante ningún estado o poder, no es la primera vez y no será la última que nos vemos sometidos a este tipo de redadas políticas contra nuestros espacios y compañeros. lejos de caer en el víctimismo, nuestras conciencias están tranquilas y nuestras cabezas muy altas, sabemos que no nos persiguen por lo que hacemos o dejamos de hacer, sino por lo que somos y por lo que los poderes políticos y económicos no quieren que seamos: ingobernables y libres”, decía el escrito de CSA Doble o Nada.

“La historia”, añade, “sigue siendo nuestra mejor aliada, poniendo a cada uno en su sitio, y los que ahora gobiernan, los que ahora ejecutan sus órdenes deben de empezar a pensar que la historia no perdona”.

Por último, después de expresar la gratitud por “el calor y solidaridad en estos momentos tan duros, gracias por no hacernos sentir solas. Venceremos. En dictadura o democracia la lucha continúa”.

Estas palabras fueron seguidas de nuevos gritos de ‘Libertad, libertad detenidos por luchar’ y ‘No estamos todos, faltan los presos’.

Comparte este artículo: