Los trabajadores del CTR inician la huelga de basuras que prevén “muy larga”

Comparte este artículo:

Los trabajadores del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de San Román de la Vega iniciaron este lunes, a partir de las siete de la mañana, una huelga que afectará a la recogida de basuras de toda la provincia, un paro que prevén que será “muy largo” y que solo interrumpirán si la empresa concesionaria del servicio, la UTE Legio VII, retira los expedientes que pretende aplicar a toda la plantilla, un total de 170 trabajadores, y que supondría el cierre de las plantas de León y Ponferrada -dos centros de transferencia donde van a parar los residuos de la recogida urbana y donde se clasifican para ser enviados a este CTR provincial.

Cementerio de San Lorenzo del Escorial

 

Este lunes está prevista una reunión ante los responsables del Consorcio para la Gestión de la Recogida de Residuos Sólidos Urbanos de León (Gersul) para intentar alcanzar una solución a este conflicto laboral, aunque los trabajadores no tienen muchas expectativas puestas en este encuentro. “Mientras no se involucren Herrera o Silván, tenemos pocas expectativas”, reconoció el presidente del comité de huelga, Fernando Abella, en especial después de que el presidente de Gersul, José Antonio Velasco, reclamara hace unos días la mediación de las altas instancias del partido en este conflicto.

Los trabajadores reconocieron estar “cabreados” porque es una situación que “ni hemos provocado nosotros ni la hemos elegido, y nos utilizan y estamos en el medio de problemas ajenos”. También denunciaron que los partidos políticos, en general, no hayan “levantado la voz” y que la Junta no se haya “involucrado” en este conflicto en el que se pide la retirada de los expedientes anunciados por la UTE Legio VII.

Abella recordó que sobre la mesa hay dos expedientes paralelos que afectarían a la totalidad de la plantilla: uno de ellos que supondría el cierre de las plantas clasificadoras de envases de León y Ponferrada, y otro que modifica las condiciones de trabajo, y no solo en materia económica, de la totalidad de la plantilla, algo que los trabajadores no están dispuestos a aceptar.

Tampoco se mostraron de acuerdo con los servicios mínimos que fijó la Diputación de León para este conflicto y que será de 54 trabajadores, lo que supone el 31 por ciento de la plantilla. En concreto, la totalidad de trabajadores propuestos corresponden, diez de ellos a mantenimiento y seguridad, 13 a la recepción de residuos sólidos urbanos en las estaciones de transferencia, once en el transporte de los residuos de las estaciones a la planta del CTR, 14 trabajadores para la recepción de la basura, los procesos, conservación y mantenimiento en la planta, cuatro para procesos continuos y dos para servicios generales.

Comparte este artículo: