Presentadas las más de 3600 alegaciones contra el Fracking en Sedano

Comparte este artículo:

Por Burgos Dijital

Activistas antifracking de diversas Asambleas de la provincia y de la ciudad en el edificio de la Junta

Uno de los miembros de la Asamblea Vecinal Urbel Rudrón
muestra los datos técnicos de las perforaciones
Ayer por la mañana fueron presentadas más de 3600 alegaciones y 107.969 firmas contra los sondeos mediante fracking en el Páramo de Masa dentro del permiso Sedano (Burgos).
Los permisos fueron concedidos a Trofagás, filial de la empresa canadiense BNK Petroleum para realizar perforaciones mediante el uso de la Fractura Hidráulica en la realización del Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental.
Los activistas antifracking describen que el estudio se basa en la realización de varios pozos, inicialmente tres emplazamientos con dos pozos cada uno (según sean 4000 m de profundidad  en vertical y 3000 m en horizontal) en 30 etapas de inoculación de agua a presión en el subsuelo que es lo más parecido a la explotación ya en sí, dado que conlleva los mismos medios. Además aseguran que este tipo de investigación “perforando para ir conociendo” demuestra que el conocimiento técnico de la multinacional extranjera es muy escaso y nada preciso, y por lo tanto no tiene la suficiente garantía para proteger a la población afectada de los riesgos que pueden ocurrir a posteriori.
Por ello las alegaciones contra estos permisos contienen una serie de puntos y razones que desaconsejan este estudio de impacto ambiental y la utilización de esta técnica de perforación con agua a presión. Entre ellas destaca que el permiso de investigación no cumple el plazo ni la normativa. En el permiso de Sedano se va a actuar sobre suelo público del Ayuntamiento, no sobre suelo de propiedad particular que, ante la negativa popular, del Ayuntamiento y las juntas vecinales, se quiere expropiar, algo que los vecinos consideran inadmisisble. En el estudio se aseguraba que las perforaciones no iban a afectar al Parque natural del alto Ebro y las Hoces de Rudrón, pero no ha sido así. Una de las perforaciones del tipo horizontal se halla a 1100 m del borde del parque, lo que incumple ese punto dado que ese tipo de perforación puede llegar a 1900 m y llegaría al subsuelo del parque natural. Aseguran que hay una falta de contraste con otros estudios realizados en Cantabria, en el aspecto de que existe un material radiactivo de origen natural en la capa de subsuelo que pretenden explotar y no se asegura de forma convincente que no pueda llegar a la superficie ni en qué cantidades, con el consiguiente riesgo para la salud. La población conoce el tipo de naturaleza kárstica del subsuelo, a través de rasgos en superficie, y saben que debido a la naturaleza hueca de la roca, el agua con productos químicos puede llegar fácilmente a los acuíferos subterráneos; sin embargo, en el estudio de impacto ambiental no se tienen en consideración estas características alegando que no es un suelo de tipo kárstico, según las declaraciones de la asamblea antifracking.

Un punto a tener en cuenta es que no se ha valorado con el rigor adecuado el impacto sobre otras actividades desarrolladas en la zona: el almacenamiento de CO2 del proyecto Ciuden y la actividad de explosivos Riotinto. Tampoco se ha valorado suficientemente el riesgo sísmico relacionado con la falla de Ubierna que se encuentra en las proximidades y que, teniendo en cuenta los casos de seísmos ocurridos en EEUU y Reino Unido debido al fracking,  hace que crezca la desconfianza.
En dicho estudio de impacto ambiental tampoco se contempla con el rigor suficiente el impacto que pueden tener las perforaciones sobre los recursos hídricos de la zona: se abandonan un millón doscientos mil litros por emplazamiento, y la empresa reconoce que alrededor de un 60 por ciento de lo que inyecte no va a poder retornar a la superficie, por lo que la población local tiene gran preocupación por los manantiales y los acuíferos de los que se bebe y por un subsuelo contaminado que puede tener graves efectos sobre las personas y los animales y plantas. Para la economía local, ganadería, agricultura y el turismo hostelero  es una realidad totalmente incompatible; de hecho los trabajadores y empresarios de dichos sectores desconfían y temen verse perjudicados económicamente por esta actividad y por ello se sospecha que la multinacional BNK ha tenido que recurrir a la nacionalización de suelo público con la connivencia del gobierno español debido a la negativa de los propietarios, particulares, Ayuntamientos y Juntas vecinales.
Los activistas han cerrado la rueda de prensa haciendo una especial mención y agradecimiento al apoyo popular que siempre han recibido a lo largo de todo este tiempo.

Comparte este artículo: