“El flamenco es tradición oral, recuerdo y ejemplo de resistencia”

Comparte este artículo:
Enrique Miralles, durante la presentación de la actuación de José Mercé. Foto: Gaspar Francés

Enrique Miralles, durante la presentación de la actuación de José Mercé. Foto: Gaspar Francés

Enrique Miralles presenta la actuación de José Mercé en el Zorrilla el 14 de Abril

últimoCero.Valladolid:: Miércoles, 15 de Abril de 2015 ::

“Celebrar este aniversario [14 de Abril] con un artista como Mercé es significativo. Si algo es el flamenco, es tradición oral, es recuerdo -canto porque me acuerdo de lo que he vivido-, y es también ejemplo de resistencia“, dijo Enrique Miralles en la presentación de José Mercé, en el teatro Zorrilla, con las localidades agotadas.

Miralles comenzó la presentación recordando que “una vez más” se  conmemoraba  el aniversario de la Proclamación de la República -“que también fue un martes: 14 de abril de 1931”- y que este año el recuerdo era “con un amigo, un artista de primera fila: con el flamenco de José Mercé”.

“Somos el tiempo que nos queda, pero también somos nuestra memoria, nuestros recuerdos. Por ello de forma machacona nos empeñamos en conservar estos símbolos que forman parte de nosotros, de nuestra historia”, expresó el presentador.

“Uno de los grandes empeños del fascismo para acabar con el enemigo”, continuó Miralles, “además de eliminarlo físicamente fue eliminar su recuerdo. Lo hicieron en las fosas, quemando libros, eliminando nombres, sembrando el terror. Su continuidad en gran parte es el resultado de esa gigantesca losa de silencio e ignorancias”.

Por esta razón, Enrique Miralles subrayó la labor que realizan organizaciones como los ateneos republicanos, ateneos libertarios o asociaciones de memoria histórica: “Es esencial recuperar nuestra cultura, nuestros hombres y mujeres, nuestra tradición, nuestra experiencia. Son los internacionales y las primeras luchas obreras del siglo XIX, Pablo Iglesias, Anselmo Lorenzo, Ferrer i Guardia, Pi i Margall… Son Galdós, Blasco Ibáñez… escritores y poetas del 98 y del 27… Son Juan Ramón, León Felipe, Max Aub, Blas de Otero, López Salinas, Celaya o Caballero Bonald”.

“Celebrar este aniversario con un artista como Mercé es significativo. Si algo es el flamenco, es tradición oral, es recuerdo -canto porque me acuerdo de lo que he vivido-, es también ejemplo de resistencia”, subrayó Miralles antes de referirse al pueblo gitano, “al que a día de hoy se sigue menospreciando”.

“Valga de ejemplo la respuesta de los académicos de la Lengua a la solicitud de rectificación ante la definición de gitano como trapacero  (‘alguien que con astucias, falsedades y mentiras procura engañar a otro en cualquier asunto’), que sustituye a una anterior (‘que estafa u obra con engaño’). Como decía el pueblo gitano ha participado del júbilo que en su momento supuso la llegada de la República con las expectativas -muchas veces insatisfechas- que suponía para los trabajadores de la tierra o para los mismos artistas flamencos, que por primera vez  se organizaban en un sindicato con ‘los camaradas’ José Cepero y Luis Maravilla al frente, y del mismo modo ha sufrido la caída de esta y la represión posterior”, manifestó Miralles en otro momento de su intervención.

El público abarrotó el Teatro Zorrilla para escuchar a José Mercé. Foto: Gaspar Francés

El presentador mencionó a cantaores como Corruco de Algeciras, Chato de las Ventas -‘fusilado por los fascistas en el frente de Extremadura’-, El Carbonerillo, Guerrita, Pena Hijo, o el padre del Farruco -‘comandante de un batallón de la 30 Brigada Mixta formada por gachos y gitanos que participó en la defensa de Madrid, lo que supondría su fusilamiento’-, Angelillo, Carmen Amaya, Sabicas, Argentinita, Pilar López,… “que marcharon al exilio o aquellos que no pudieron salir de España en aquel momento y tuvieron que sobrevivir como Mairena, Vallejo, Pastora Pavón o el mismo Valderrama, que ayudó a los que se encontraban en peor situación que la suya“.

Miralles también tuvo palabras de recuerdo para las matanzas de obreros: “Hombres, mujeres y niños que defendían la República en el barrio de Triana, en la Macarena, San Julián o el Pumarejo -a la que se refiere Max Aub en ‘El remate’-, la tremenda represión en El Arahal y en Morón, en Málaga… Otros continuaron en el campo. Aquellos magníficos flamencos de gañanía: Tío Gregorio Borrico, Rafael el Carabinerto, Tía Anica La Periñaca, José Vargas Mono de Jérez, Tío Paulera, Tía Juana La del Pipa, Peñas, Perrates, Pininis, Juaquini o Tío Choazas, y con ellos, los Soto Monje, Manuel, Enrique y María Bala, flamencos de Jérez del barrio de Santiago, de Lebrija y de Utrera, que en torno del lebrillo de garbanzos -dieta perpetua del jornalero andaluz- y del cántaro de mosto o vino mantuvieron el grito libertario del flamenco más auténtico”.

El presentador subrayó que José Soto (José Mercé) es heredero y continuador de aquellos hombres y mujeres. “El como otros buscó otra forma de ganarse la vida. Recorrió tablados y escenarios por medio mundo compartiendo la experiencia de su familia: con su tío Manuel en Madrid o con el ballet de Antonio Gades, durante diez años.

“Gaspar de Perrate, que le conoció con sus padres en el cortijo de La Zangarriana, le recuerda con unos trece años en Marbella con Bambino. Hoy es el cantaor flamenco que a través de su discografía más popularidad ha alcanzado junto a Camarón y Paco de Lucía. El que mantiene el conocimiento del cante antiguo y al mismo tiempo ha acercado el flamenco a un público mucho más amplio”, señaló Miralles, quien a continuación presentó a los acompañantes de Mercé: Manuel Pantoja Carpio ‘Chicharito’ y Mercedes, “compás, baile, percusión y jaleos, representando lo que se conoce como la Filarmónica de Santiago. Con ellos: Antonio Higuero, guitarrista de la escuela jerezana de El Carbonero, seguidor de Parrilla, de Manuel Morao, de Periquín o Moraito. Guitarrista de acompañamiento, lo que es decir mucho”.

Comparte este artículo: