La Justicia confirma que fue la Guardia Civil, y no los mineros en lucha, la culpable de la agresión a una niña de 5 años

Comparte este artículo:

 

El juzgado central de lo Contencioso Administrativo ha condenado a la Guardia Civil a indemnizar con más de 15.000 euros a la niña de cinco años herida con una pelota de goma en las protestas mineras de 2012 en Lena.

No se ha podido saber quién fue el agente que lanzó la pelota de goma que causó graves daños a una niña de cinco años que estaba en su casa, ajena a los enfrentamientos, pero sí que fue la Guardia Civil, y no los manifestantes, como sostenían los abogados de la Benemérita.

Dos informes periciales han permitido acreditar de dónde procedía la pelota de goma. Esa relación de causalidad fue lo más complejo.

Al no conocerse el autor del lanzamiento, el juzgado central del contencioso-administrativo condena de manera subsidiaria a la Guardia Civil y al Ministerio del Interior, a resarcir a la pequeña con otros 15.000 euros por los daños morales ocasionados. Previamente, la Benemérita había indemnizado a la niña y su familia con 10.000 euros. En total han sido 25.000 euros, justo lo que la familia había demandado.

Contra esta sentencia, no cabe recurso.

Comparte este artículo: