Las lacras del empleo femenino: precariedad, temporalidad y desigualdad

Comparte este artículo:

En 8 de marzo de 2015, en pleno siglo XXI, la brecha de género sigue aún latente. Si se echa la vista atrás y se recuerda a aquellas trabajadores textiles norteamericanas que a principios del XX lucharon y se atrincheraron en las fábricas por sus derechos laborales puede dar la sensación de que se está desandando el camino recorrido hasta ahora. De hecho, esta semana la OIT ha presentado un informe que asegura que las mujeres cobran un 17% menos que los hombres. No obstante, la brecha salarial es un hecho ya conocido, pero los trabajos que desempeñan las mujeres en la actualidad están marcados, además, por la precariedad, la temporalidad y la desigualdad.

Ahí están los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social de enero que, pese pese al intento del Gobierno por maquillar la realidad y pintarla color de rosa, revelan el preocupante aumento del desempleo femenino, que llega a doblar al de los hombres. En concreto, en este mes de enero el paro en las mujeres aumentó un 2,25% con respecto al mes de diciembre, mientras que el desempleo masculino lo hacía en un 1,20%.

“Los últimos datos triunfalistas del paro ofrecidos por el Gobierno no ofrecen una visión real, el paro femenino sigue subiendo”, asegura la adjunta de la Secretaría General de Mujer e Igualdad de Comisiones Obreras, Susana Brunuel. En 2011, antes de la llegada de Rajoy al Gobierno, el paro femenino se situaba en 50%, actualmente en un 53%. Además, si se centra el foco en el rango de edad de menores de 30 años el desempleo asciende a casi un 92,3%.

“Los últimos datos triunfalistas del paro ofrecidas por el Gobierno no ofrecen una visión real, el paro femenino sigue subiendo”, denuncia CCOO

“El trabajo femenino es de peor calidad, sin contratos fijos y a tiempo parcial” asegura la adjunta de Susana Brunuel. Los datos hablan por sí mismos: CCOO asegura que el 70% de los contratos a tiempo parcial son para mujeres y que éstas desempeñan labores de menor responsabilidad. “Sigue habiendo segregación laboral, algo estamos haciendo mal”, afirma el sindicato, que destaca que la mujer sigue ocupando en el mercado laboral un papel subsidiario supeditado al del hombre y advierte de que es necesario seguir luchando para “romper con los estereotipos”.

El último informe de UGT sobre la ‘Situación actual de las trabajadoras madrileñas’ no es más alentador. Según este documento, el mercado de la capital sigue sesgado y no es proporcionado en cuestión de género. Las mujeres madrileñas realizan más trabajos temporales con contratos a tiempo parcial. Estos datos son trasladables al resto del país ya se que sigue el mismo común denominador que implica precariedad, temporalidad y desigualdad.

“Con la mal llamada crisis la condición de precariedad del empleo femenino se ha acusado. Es lo que llamamos desde la Oficina Precaria la ‘precariedad al cuadrado’ ya que, además, la mujer tiene que cargar también con el peso de otra jornada: la que echa en casa con su familia”, se lamenta María Montero, portavoz de la Oficina Precaria.

Corresponsabilidad parental

La corresponsabilidad parental se hace crucial para poder permitir a las mujeres conciliar la vida laboral y familiar. “Las mujeres son uno de los colectivos más vulnerables ante la crisis ya que la falta de ayudas sociales -debido a los recortes- ha hecho que recaiga en ellas el cuidado de menores y personas dependientes”, prosigue Montero, que advierte que este hándicap dificulta aún más, si cabe, la inmersión de la mujer en el mundo laboral.

“Desde la Oficina Precaria proponemos más medidas que fomenten la corresponsabilidad”

“Desde la Oficina Precaria proponemos más medidas que fomenten la corresponsabilidad, esto implica que los permisos de maternidad y paternidad se cumplan íntegros y que las empresas tengan el mismo comportamiento con ambos sexos cuándo ésto ocurro”.

Cabe recordar que la última reforma laboral -impulsada por el actual gobierno del PP- eliminó, entre otros aspectos, la reducción de cotización por la contratación de mujeres y aumentó las dificultades para negociar la reducción de jornada para cuidar de los hijos.

Según informes de CCOO, las diferencias entre hombres y mujeres se han acusado desde la llegada de Rajoy en 2011. “La reforma laboral hizo a las mujeres más vulnerables. Están mucho más expuestas”, asegura Público la portavoz de la Oficina Precaria.

Las trabas para el acceso de la mujer al mercado laboral son patentes. El sindicato Comisiones Obreras considera que corresponde a los poderes públicos el papel de promover las condiciones óptimas para que la igualdad laboral entre hombres y mujeres sea real y efectiva.

Comparte este artículo: