Nodo50 sufre tres semanas de ataques DDoS

Comparte este artículo:
El proveedor de servicios de internet Nodo50, donde se alojan las páginas web de cientos de colectivos y organizaciones sociales, entre ellas este periódico, lleva desde el 10 de febrero sufriendo a diario ataques de denegación de servicios distribuidos, conocidos como DDoS. Desde el proveedor apuntan que las acciones se dirigieron “primero contra organizaciones alojadas en Nodo50 y ahora contra el dominio principal, www.nodo50.org”. Como ya ha ocurrido en anteriores ataques, ningún grupo se ha atribuido la autoría y no tienen constancia de amenazas que puedan dar pistas sobre quién está detrás de los ataques.
Habitualmente los DDoS se generan mediante la acción conjunta de una amplia red de ordenadores ‘zombies’ que envían un enorme flujo de tráfico contra el objetivo, con el fin de saturar su infraestructura e impedir el funcionamiento de los servicios que ofrece. Cuando tienen éxito, consiguen, por ejemplo, inutilizar páginas web, bloquear servicios de correo electrónico y listas de correo o silenciar emisiones de radios por internet. Sin embargo, desde Nodo50 afirman que en este caso no parece ser así: “Todos los indicios apuntan a que emplean una infraestructura diseñada para cometer esos ataques”.
Los ataques contra Nodo50 se repiten de lunes a sábado, duran entre 4 y 17 horas diarias y son similares a los que ya sufrió el colectivo en 2013. Sin embargo, estas acciones no han tenido mucho éxito, ya que apenas se han producido cortes en los servicios. “Con el paso de los días hemos conseguido que los efectos sean cada vez menores a pesar de la escalada en intensidad y duración”, afirman desde Nodo50, algo que ha sido posible gracias al apoyo de sus socios, la mejora de la infraestructura que realizaron el pasado año y a un trabajo constante con el fin de minimizar el impacto.
Desde el proveedor aseguran que seguirán “peleando por la libertad de expresión y el derecho a informar”. Asimismo, han querido hacer público su rechazo de los DDoS como arma política, parafraseando un comunicado del colectivo RiseUp, también proveedor de servicios informáticos: “El DDoS es un arma que puede ser brutalmente eficaz en contra de voces en línea marginales, pero es casi siempre ineficaz en contra del poderoso. Creemos que todos los movimientos sociales deberían rechazar el DDoS como una táctica”.
Comparte este artículo: