#DesayunamosInjusticias : Desahucios todos los días

Comparte este artículo:

 

0
Desayunamos desahucios, con y sin cristales, todos los días.
La semana pasada fue especialmente dura. Sentimos los múltiples cortes, contusiones y heridas profundas en nuestro cuerpo, sin embargo, aunque el ánimo y fuerza para luchar siguen intactos, lo que sí nos destroza es saber que hoy hay tres familias más en la calle y miles de viviendas vacías al servicio de la especulación.
En la madrugada del lunes decenas de personas acudíamos a pasar la noche con Umberto, a acompañarle y apoyarle ante la incertidumbre de su futuro más próximo, y lo hacíamos acoplándonos entre cajas y bolsas que recogían toda una vida. Se trataba de impedir que el usurero y estafador Antonio Arroyo Arroyo, que a través de intereses abusivos del 29% transformó un préstamo de 4.000€ en una deuda de 32.000€, hiciera efectivo su fraude cobrando mediante la ejecución de la vivienda propiedad en pleno dominio de Umberto (detalles sobre la estaba en este enlace).

Captura de pantalla 2015-02-19 a la(s) 13.36.37

#ElviraSeQueda

 

La noche del jueves lo hacíamos otras decenas de personas en casa de Elvira, en la que vivían una familia de tres adultos con sus tres hijos menores, dos de ellos de cinco y siete años, y el tercero de tres meses. No tienen solución habitacional, ni medios con los que afrontar las necesidades de sus tres hijos, están en una situación de precariedad ante la que nadie les ayuda y por ello se ha defendido su vivienda frente a los intereses lucrativos de Bankia, propietaria (detalles sobre el caso en este enlace).
Somos muchas las que tratamos de pasar la noche. Cada vez es más importante acudir lo antes posible al domicilio del desahucio, se hace imposible predecir la hora en la que la policía va a decidir acordonar la calle e impedir que alguien pueda llegar hasta la puerta para defender los derechos de nuestras vecinas.
Las horas avanzaban y los grados bajaban.
idODE5NzExMzFlNmYyOTc3-bfc867c1b9bd11f3fa74f644b39b248f
En ambos desahucios desde las 5 de la mañana comienzan a llegar compañeras de muchos barrios y colectivos, entre todas se establece la estrategia y posición a adoptar en caso de que no se alcance un acuerdo con la comisión negociadora.

#ElviraSeQueda

Cuanto más se aproxima la hora prevista para el desalojo más policía va acudiendo, se suceden las lecheras y como si fueran a enfrentarse a un ejercito armado la UIP se va equipando. En el caso de #ElvirasSeQueda con ella observamos atónitas el despliegue que amenaza, en el de #UmbertoSeQueda desde fuera nos van informando.
“Llevan el casco puesto, cizallas, escudos, han cogido la escopeta de bolas de goma …”

#ElviraSeQueda

Se confirma que la comisión no ha accedido a la solicitud de parar el desalojo y es entonces  cuando todas somos conscientes de que lo único que separa a una familia de la calle es nuestro cuerpo.
#Umbertosequeda
Manos vacías, cabezas altas, y brazos entrelazados, así esperamos a la UIP. Aparecen ante nosotros sus miradas de odio y desprecio, perfectamente protegidos y amenazantes, mientras les cae sobre sus cascos lo que simula ser nieve en representación de las temperaturas bajo las que nos encontramos. No nos asustan, seguimos inmóviles sentados ante la puerta de Umberto mientras ellos ejecutan una vez más un #desahuciobajocero .
#Umbertosequeda
Comienzan a tratar de levantar a la primera línea de las que estamos sentadas, aquellos sobre los que vuelcan una agresividad que hace temblar al más fuerte, agarrándonos del cuello, oprimiendo nuestros ojos, tirando de la nariz hacia arriba hasta vernos sangrar … mientras las agredidas nos mantenemos simplemente quietas pero no impasibles. Ellos avanzan, avanzan como si les hubieran lavado el cerebro y estuvieran solo programados para acabar con los que les estorbe el paso sean objeto, personas …
#Umbertosequeda

#Umbertosequeda

No les importa el riesgo de nuestras vidas, solo cumplir. Así lo demuestran en el portal de #Elvirasequeda tras cuyo cristal estaban más de cincuenta personas tratando de impedir la entrada de los “soldados-clon”. No se lo han pensado dos veces y han reventado el cristal contra la cara de todas nosotras, para así poder entrar arrasando a su paso e ir sacándonos una a una forzando la torcedura de nuestras manos, agarrando nuestros brazos y golpeándonos al caminar.

#Elvirasequeda

#Elvirasequeda

El pasillo de salida de #UmbertoSeQueda, sin cámaras, fue el lugar de desahogo de la UIP propinando patadas y empujones contra la pared con manifiesta alevosía. El suelo quedó lleno de sangre, nuestros cuerpos vapuleados y en nuestra cabeza miles de preguntas: ¿por qué esa agresividad injustificada? Siempre ha habido desahucios violentos, pero en las últimas semanas el nivel de represión parece haberse disparado, ¿qué ha motivado este cambio? ¿Qué persiguen demostrando superioridad física ante una resistencia pasiva?

#Umbertosequeda

#Umbertosequeda
Vivimos este punto de inflexión a sólo un mes de la entrada en vigor de la Ley Mordaza, nos maltratan físicamente y nos quieren multar con 30.000 € por defender nuestro derecho a una vivienda digna.
Violencia en exceso, crueldad y agresiones de aquellos que ejecutaron en las mañanas del lunes 9 y jueves 12 las ordenes represivas que protegen a ultranza a un estafador (con causas penales abiertas, detenido varias veces y que lleva ejecutadas más de 50 viviendas, además de 312 a nombre de su entramado de empresas), y a Bankia una entidad bancaria que se quedó con miles de viviendas de los que sigue persiguiendo económicamente, y prefiere mantenerlas vacías a costa de las familias que empujan a vivir en la calle en temperaturas bajo cero.

#ElviraSeQueda

Impotencia y frustración difícil de digerir cuando se ha intentando todo, se ha mediado burocráticamente y actuado durante meses con el fin de frenar el desalojo y a pesar de ello, esta vez ni siquiera nuestros cuerpos golpeados han sido suficiente para frenar estos desahucios.
Sin embargo, que quede claro que la violencia del sistema solo nos hace tener más ganas de seguir luchando, el dolor se transforma en rabia y coraje, las piedras que nos tiran son los escalones que usamos para levantarnos y seguir. Desayunamos desahucios todos los días y allí estaremos para defender que: La vivienda es para quien la habita.
Más que nunca necesitamos estar unidas, pensar en formas de seguir combatiendo y mostrarnos incansables. Necesitamos ser más en número en cada stop desahucios, que se nos oiga alto y sepan que luchamos para ganar el respeto a nuestros derechos. No tenemos miedo.
images-1

http://oficinavivienda.net/2015/02/19/desayunamosinjusticias/

 

 

 

 

 

Ver también:

Nuevo desahucio en Madrid con amplio operativo policial

[#ElviraSeQueda] Antidisturbios desahucian violentamente a una familia con tres niños, uno de menos de un mes

La policía ejecuta con violencia extrema el desahucio de #UmbertoSeQueda, estafado por un prestamista y ninguneado por la justicia

[Desahucios violentos en Madrid] Frente a su represión, nuestra solidaridad:

 

0

Lunes 9 de febrero. Amanece en Tetuán. Para muchos, es un amanecer como otro cualquiera. Para Umberto no. Él sabe que puede ser el último amanecer que vea desde su casa. Frente a su puerta, un nutrido número de activistas dispuestos a resistir para que no le echen de su vivienda. Del otro lado, un número aún mayor de policías que no dudan en desahuciar a Umberto para que el usurero que le engañó añada un piso más a su imperio inmobiliario. Como máquinas programadas, los policías proceden a desalojar el portal para ejecutar el desahucio. Sin embargo, no actúan como máquinas. No se conforman con apartar de su camino a los activistas, sino que emplean contra ellos una brutalidad pocas veces vista en situaciones como esta. El resultado, varios activistas con moratones, esguinces y alguna fisura. Y por supuesto, con Umberto en la calle. Lo que le ha condenado a estar en esa situación fue pedir cuatro mil euros a quien no debía, unas leyes tremendamente injustas, y un juez y policías cómplices de esas leyes. Desgraciadamente, la solidaridad de clase demostrada por los activistas no fue suficiente para detenerles.

Vayamos al jueves 12 de febrero, a Ciudad Lineal. Aún no ha amanecido cuando la calle de Elvira está bloqueada por los antidisturbios. El objetivo es el mismo: echar a Elvira y su familia, incluidos tres hijos menores de edad, de su casa. Esta vez los activistas, más numerosos, deciden esperar dentro del portal. Tras la puerta de la calle, hay otra puerta de cristal tras la cual los activistas deciden resistir. Tras dos horas de espera, llega la comisión judicial. No hay negociación. Bankia exige su propiedad. La policía obedece y entran en el portal, pero son incapaces de abrir la puerta de cristal tras la cual los activistas resisten. La policía se acerca con el ariete amenazando con tirar la puerta abajo, pero los activistas no se mueven, y desisten en el intento. La policía está indecisa, consciente de que si intenta entrar pone serio peligro a las personas que están detrás de la puerta. Pero tras ese momento de duda, que hacía pensar que tenían sentimientos, deciden seguir adelante, rompiendo con una maza el cristal de la puerta, y proyectando trozos del mismo hacía los activistas. Afortunadamente no hubo heridos, tan solo algún corte superficial, pero el resultado fue el mismo: varios activistas identificados y Elvira y su familia, con un bebe de tres meses incluido, en la calle.
Y lo que nos sorprende de estas situaciones la capacidad de Estado para perpetrar estos crímenes, sino lo concienzudos que están siendo últimamente jueces, delegación del gobierno y policía a la hora de llevarlos a cabo. No conocemos los motivos, pero lo que está claro es que estas últimas semanas el nivel de represión ha aumentado. Quizá el objetivo sea inducirnos miedo, o tal vez haya oculto algún rédito electoral que se nos escapa, pero lo cierto es que pocas veces en Madrid la policía había actuado con un nivel tan alto de violencia en cuando se trataba de desahuciar a la gente. Tal vez el objetivo sea que se dejen de ver en la prensa y en televisión imágenes de gente solidaria defendiendo la vivienda de algún vecino frente a los poderes del Estado en connivencia con el poder del capital. Sin embargo, ante el poder de un Estado que vulnera sistemáticamente los derechos de los trabajadores, nuestra única posibilidad es la solidaridad de clase, porque igual que la semana pasada fueron Umberto y Elvira, mañana puede ser cualquier trabajador.

Frente a su represión, nuestra solidaridad

FOTO: @Shul_Evolution

Comparte este artículo: