Escrito de denuncia de la Asamblea contra la Especulación de Burgos ante la Unión Europea

Comparte este artículo:

Momento previo a la entrevista con el alcalde  en que miembros de las Asamblea contra la Especulación de Burgos son identificados por la Policía Local en el ayuntamiento

Por Asamblea Contra la Especulación de Burgos


Denuncia en la Unión Europea

El motivo de la presente denuncia se funadamenta en la violación de la Carta de los Derechos Fundamentales que reconoce los derechos personales, civiles, políticos, económicos y sociales de todos los ciudadanos y residentes de la UE. El derecho no respetado por parte de la institución denunciada se refiere a la libertad de expresión, libertad de información, libertad de reunión y de asociación.

HECHOS DENUNCIADOS
Ante el sentir popular de los burgaleses en contra de la construcción de una nueva plaza de toros, se celebran asambleas en la calle, convocadas por ciudadanos a través de las redes sociales. Fruto de las mismas, durante varios días los ciudadanos se manifestaron por las calles de Burgos, en contra de dicha obra, tras acordarlo espontáneamente en las citadas asambleas ciudadanas. El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, llama a una de las personas que integran esta asamblea y la convoca a una reunión con la asamblea en el ayuntamiento de Burgos. Para este encuentro con el Ayuntamiento, la asamblea nombra puntualmente a seis personas como mediadores. Antes de acceder a la cita, en dependencias municipales, fueron identificados por un agente de la Policía Local de Burgos. Mantuvieron una reunión con el alcalde y el vicealcalde de Burgos, donde los mediadores nombrados por la asamblea, propusieron una consulta ciudadana antes de ejecutar las obras.
La reunión finalizó sin acuerdo de ningún tipo, negándose los representantes de la institución municipal a considerar la participación ciudadana en esta decisión. La denuncia que realizamos se basa en los expedientes administrativos abiertos contra los representantes ciudadanos con multas sancionadoras de 300 euros por persona, a raíz de los hechos descritos. La única voluntad de Javier Lacalle y Angel Ibáñez, ha sido buscar unas cabezas de turco para reprimir con sanciones económicas a quienes creyeron que se abría una vía para el diálogo y la participación ciudadana. Este ejercicio antidemocrático no cuenta con el visto bueno de la población burgalesa quienes manifestamos nuestro total apoyo a estas personas, además deja en evidencia la inexistencia de la separación de poderes como principio básico de la democracia.

Comparte este artículo: