El tercer traje.

Comparte este artículo:

El Régimen del 78 sufre una severa quiebra y – el Sistema- al que sirve, el mismo al que servía el Régimen franquista o el de la primera restauración Borbónica, lo sabe perfectamente. Es por ello que están impulsando diversas maniobras, que aunque a simple vista puedan parecer contradictorias, son perfectamente complementarias y tienen como finalidad común garantizar la supervivencia del actual Sistema de dominación y explotación del bloque dominante español.

 

Estamos en un momento histórico en el que -ellos- están asumiendo un conjunto de retos en varios frentes, impuestos en gran medida por la profundización del neoliberalismo y del guerrerismo, las dos caras de la misma moneda, a nivel internacional. Pero también por las propias contradicciones internas en el marco del Estado Español.

Esos retos que el bloque dominante español y su Sistema están afrontando se pueden sintetizar en:

  • Cambio radical del modelo socio-económico, aspecto más evidente de todas las operaciones en marcha que tiene como filosofía esencial la privatización del sector público por unas u otras vías, explícitas en muchos casos, implícitas en otros, pero por supuesto acompañadas siempre de una mengua dramática de los derechos sociales y laborales.

  • Ampliación de todo el arsenal represivo del Estado, no sólo en cuanto a legislación y normativa ( reforma del Código Penal; Ley Mordaza; nuevo pacto antiterrorista…) sino por la conversión de hecho del actual estado en un – Estado Policial-, con todo lo que ello lleva consigo.

    Estas dos líneas de trabajo les resultan de gran sencillez porque al fin y al cabo se trata de volver a retomar en aspectos esenciales el Régimen del tardofranquismo, el existente en los años sesenta y setenta, que bastantes de los miembros del gobierno actual en su sentido amplio “disfrutaron” en su juventud. Mientras las cárceles, comisarías y cuartelillos estaban llenos de militantes y activistas por los derechos sociales y la libertad.

  • La tercera línea de trabajo, a la que hace referencia el título del artículo, la confección de un “tercer traje” que permita pasar del -bipartidismo- ya demasiado quemado, al tripartidismo, en el que el armario se agrande un poco y de la impresión de que de nuevo – para algun@s por primera vez- podemos elegir un auténtico traje a medida. Esta línea tampoco es completamente nueva, pero desde luego podemos decir que es la más novedosa y por tanto la que crea un mayor grado de confusión inicial entre algunos sectores del Pueblo.

Los dos trajes de los que disponía el Régimen hasta ahora están ya excesivamente usados y vistos, aunque ojo, seguirán teniendo una gran utilidad, pero hacía falta confeccionar un traje nuevo, un tercer traje para poder ponerse y estar presentables en determinados ambientes sociales en los que los dos trajes tradicionales no sólo ya no tenían tirón alguno, sino que eran rechazados por pasados de moda. Y en esas andan con el impresionante apoyo de una campaña mediática impulsada por una buena parte de los medios del Sistema, que promocionan “el producto” tal cual se hace con cualquier promoción comercial. Todas son virtudes en el nuevo traje, aunque los datos concretos que se van conociendo, además del análisis político general, nos indican que los impulsores de la nueva vestimenta, aún sin haber tocado poder político, ya dan muestras de estar “adornados”, como aspirantes a formar la nueva casta, por los vicios de la vieja casta.

 

Estos nuevos políticos profesionales dispuestos a salvar a España y su Sistema, están intentando con el acompañamiento mediático necesario, hacer una ruin maniobra de apropiación indebida del movimiento popular. No conocemos vínculos reales de los dirigentes de Podemos y los movimientos populares en los últimos años, pero pretenden que una vez han aparecido en el escenario, estos, los movimientos populares, tengan que replegarse y cederles el protagonismo, o por lo menos condicionarse a sus estrategias. Algunas localidades, eso , les está llevando a plantear auténticas barbaridades, tal como es caso de Valladolid, por cierto sin éxito. (Asaltar los cielos: Izquierda Castellana y el 15M Valladolid, ¿Todo vale contra IzCa? , Somos jóvenes, no imbéciles,) Aunque hay que reconocer que entre determinados sectores, los menos formados ideológica y políticamente, han conseguido sembrar una inicial confusión que de forma bastante rápida se va clarificando.

 

El único camino para conseguir un autentico cambio, es decir, el cambio de Régimen y de Sistema, pasa por reforzar la organización y la movilización popular con el objetivo de conseguir la destitución del Régimen del 78 como primer paso en ese proceso y el impulso a los Procesos Constituyentes de los Pueblos y clases trabajadoras en el Estado Español. Y ello con un programa que las gentes asuman y compartan. Que de respuesta además a los auténticos problemas de las clases populares y cuya materialización se pueda conseguir mediante el proceso de acumulación de fuerzas, que avanza pese a todas las zancadillas y maniobras de confusión en las que estamos inmersos.

 

Pero una vez más hemos de constatar que los auténticos procesos de Cambio, aunque nunca han sido fáciles, cuando las condiciones objetivas lo exigen y las subjetivas lo permiten, son perfectamente posibles si se trabaja con inteligencia y corazón.

 

Izquierda Castellana

 

Castilla a 3 de febrero de 2015

Comparte este artículo: