Un niño de 8 años, interrogado en Niza por “apología de terrorismo”

Comparte este artículo:

Un niño de ocho años ha sido interrogado este miércoles en una comisaría de Niza en una causa abierta por “apología de terrorismo”, según han informado el abogado de su familia, Sefen Guez Guez, y el denominado Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF). El letrado asegura que se trata de un ejemplo del “estado de histeria colectiva” que sufre Francia tras los recientes atentados yihadistas en París.

De acuerdo con esas fuentes, el origen de tan insólita comparecencia en comisaría se produjo el día ocho, la fecha posterior al atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo, donde dos terroristas asesinaron a 12 personas. El niño, llamado Ahmed y de una familia musulmana, se encontraba en su clase de primaria cuando el profesor le preguntó si él se consideraba Charlie, en referencia a la frase “Je suis Charlie”, difundida por todo el mundo en solidaridad con las víctimas del ataque.

El alumno negó sentirse Charlie por razones religiosas y añadió: “Yo estoy con los terroristas”. El profesor comunicó lo ocurrido al director del centro, quien convocó a los padres del alumno. El día 21, el director del colegio optó por presentar una denuncia ante la policía. El Ministerio de Educación, en efecto, confirmó anoche la existencia de una denuncia, pero contra el padre del niño.

La policía, según ha contado el abogado a través de su cuenta en Twitter, convocó a la comisaría al padre y a su hijo. El letrado, como el Colectivo contra la Islamofobia, coincide en asegurar que al niño le preguntaron qué quiere decir la palabra “terrorismo”. “No lo sé”, respondió. También le interrogaron si era cierto que había dicho en la escuela que los periodistas merecían morir. “Es falso. Nunca dije eso”, contestó. El abogado sí admite que el niño reconoció haber comentado que él se sentía del lado de los terroristas.

Tanto el letrado como el CCIF han exigido que se abra una investigación para determinar la responsabilidad en la que hayan podido incurrir tanto los directivos de la escuela primaria como de la policía por haber sometido a un niño a una situación tan “traumática”. El alumno estuvo en la comisaría al menos durante media hora antes de permitirle irse con su padre. Fuentes policiales han señalado al diario Le Figaro que el caso “es más complejo” de lo que parece inicialmente porque se investigan otros aspectos no relacionados directamente con el comportamiento del niño.

Comparte este artículo: