Plataforma de Sanidad: “Tenemos graves e importantes necesidades en materia de salud”

Comparte este artículo:

En la concentración de esta semana, la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en Cuenca, sigue alertando del colapso de las Urgencias. Así, afirman que se sigue sin tener en cuenta los medios estructurales y humanos necesarios para atender adecuadamente y sin riesgo a los pacientes. También continúan denunciando la instrumentalización de la industria farmacéutica en los casos de hepatitis C.

Comunicado de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública 20-01-2015.

Como ya comentábamos la semana pasada, el Hospital y sobre todo las Urgencias siguen colapsadas. Afortunadamente la planta 2ªB no se ha vuelto a cerrar como en otras ocasiones (no ha sido posible), pero sí siguen “mezclados” en la planta de pediatría niños con ancianos y patologías crónicas; se siguen externalizando pruebas diagnósticas, reduciendo la actividad quirúrgica programada (ahora que tenemos un nuevo quirófano con siete meses de retraso), y lo que es peor buscando soluciones para nuevos ingresos tan irresponsables como, “externalizar” a pacientes con patologías agudas no estabilizadas en la Clínica Recoletas. Se trata de utilizar el convenio para pacientes crónicos estabilizados en ingresos de larga duración, para pacientes que precisan ingreso para tratar una patología aguda descompensada sin tener en cuenta los medios estructurales y humanos necesarios para hacerlo adecuadamente y sin riesgo en dichos casos.

¿Es acaso mejor correr ese riesgo que habilitar terceras camas como ha sucedido puntualmente en otras ocasiones cuando ha sido necesario?. ¿No se trata como bien dicen los políticos de una situación coyuntural? Pues aunque así sea es su responsabilidad que se haga con las mejores garantías porque está en juego la salud de los ciudadanos, y no su estrategia política que ha querido convertir este Hospital a fuerza de recortes (camas, personal, infraestructuras), y mala gestión, en un “hospital menor” que ahora está desbordado.

Y volvemos a preguntar: ¿dónde está la planificación en materia de Salud Pública para evitar este caos y esta desorganización que llevan al aumento de la morbi-mortalidad y al sufrimiento de pacientes y familiares???

No estará entonces tan mal el que ahora estemos tan saturados porque puede que así tengan que tomar nota de ello y vean que tenemos graves e importantes necesidades en materia de salud en la provincia.

Esto viene a cuento de que preguntado el Delegado de la Junta de por qué Cospedal había prometido para la próxima legislatura un nuevo hospital y que sin embargo cuando vino a hacer la visita sorpresa a nuestro centro ya no habló de ello y si mencionó que lo que se iba a hacer era un Plan Director. Rogelio Pardo contestó que ahora con ese plan se iban a estudiar las necesidades reales en materia de salud de nuestra provincia y que se tendrían en cuenta para poder abordarlas, pero siempre y cuando que los presupuestos lo permitieran.

Pues bien, el hospital se ha desbordado en pacientes que esperan hasta dos días en el servicio de urgencias para poder ser ingresados, una vez ingresados pueden ir a parar a la planta de  pediatría o de ginecología, otras veces esperan en el hospital de día quirúrgico que no puede realizar su función y para colmo también se derivan a otros centros concertados que no cuentan con internistas en planta , todo para disimular el caos y así no tener que dar la razón a los que dicen que el hospital se queda pequeño.

Es muy probable que en vez de plantear una ampliación más que necesaria o la creación del prometido hospital, lo que hagan será que según su plan, Cuenca no precisa de cambios porque entre otras cosas no contarán con presupuesto para ello y que ya nos están dando mucho dinero para crear “la octava maravilla del Mundo”, el ATC.

Una vez más será otro trabalenguas al uso en que dirán que lo que dije en diferido ahora lo digo en diferiendo.

La pérdida de profesionales sanitarios en Cuenca en los últimos dos años cuadruplica, si CUADRUPLICA, la media nacional y la sitúa como la provincia española que, en términos relativos, mayor reducción de empleados públicos ha experimentado en este ámbito en los últimos dos años.

Y no lo decimos nosotros, como siempre, son datos oficiales del propio Gobierno. Según el Boletín Estadístico de Personal al servicio de las Administraciones Públicas elaborado por el Ministerio de Hacienda, la provincia de Cuenca ha pasado de 2.545 profesionales sanitarios en enero de 2.012 a contar únicamente con 2.005 tras la aplicación del conocido como Plan de Garantías de los Servicios Sociales del Gobierno de Castilla-La Mancha. Un total de 540 trabajadores menos, lo que supone una reducción del 21,22%.

Cospedal ha despedido a uno de cada cinco profesionales sanitarios de la provincia de Cuenca. Cuatro veces más que la media nacional, que es del 5,50%; y el doble que la media regional, que es del 9,09%. Cuenca es, con diferencia, la provincia castellano-manchega donde más profesionales sanitarios se han perdido, superando en casi ocho puntos a la siguiente, que es Guadalajara (-13,74 por ciento).

¡¡¡¡Y ahora dice el Sr. Pardo que van a hacer un estudio de las necesidades sanitarias de la provincia!!!!. No hagan estudios, que seguro que nos va a costar dinero a los contribuyentes, ¡DÉJENNOS COMO ESTÁBAMOS!

A propósito de esta situación, nos alegramos de que al cabo de casi cuatro años, el sindicato SATSE de CLM haya caído en la cuenta de que es necesario que se abran todas las camas hospitalarias de la región y de que se contraten profesionales sanitarios. Siempre es bueno tener apoyos.

Y, por último, una vez más tenemos que volver al problema de la hepatitis C.

Al cabo de una año, el Mº de Sanidad ha decidido crear un comité de expertos para decidir a quién se le administra el medicamento sofosbuvir. Podríamos decir: “más vale tarde…”. Pero desgraciadamente, ni eso. El COMITÉ, casualmente, está formado por profesionales con una característica común: TODOS tienen vinculación con la industria farmacéutica.

Llama la atención especialmente el presidente del Comité, Sr. Joan Rodés, uno de los médicos españoles más fuertemente relacionados con las multinacionales farmacéuticas y con Farmaindustria y uno de los impulsores de la privatización del otrora admirado Hospital Clinic, actualmente conocido por sus recortes de actividad y sus derivaciones a la sanidad privada (léase CVC-CAPIO).

Así los enfermos lo van a tener feo. También en esto hay quién nos da la razón. Recientemente, el presidente de la Organización Médica Colegial, ha venido a decir que no se puede permitir que la industria farmacéutica haga su santa voluntad (forrarse en tiempo récord) sin que el Gobierno de España haga casi nada por los enfermos de hepatitis C.

Pero advierte de algo que puede ser muy grave; podría ser que esta misma manera de proceder de las farmacéuticas la estén llevando a cabo, o lo podrían llevar en el futuro, con otros medicamentos.

LA SANIDAD PÚBLICA NO SE VENDE, SE DEFIENDE.

LOS RECORTES EN SANIDAD MATAN.

Comparte este artículo: