Valladolid Toma la Palabra se convierte en coalición de partidos sin perder su nombre

Comparte este artículo:

 

Una de las votaciones en la asamblea de Valladolid Toma la Palabra. Foto: últimoCero

Una de las votaciones en la asamblea de Valladolid Toma la Palabra. Foto: últimoCero

Su reglamento de primarias permitirá que se presenten afiliados de otros partidos y rechaza el voto en bloque

últimoCero

Valladolid

La plataforma ciudadana Valladolid Toma la Palabra ha dado hoy un paso más y se ha convertido, sin cambiar su nombre, en una coalición de partidos en la que podrán ser candidatos militantes de otras formaciones en las primarias abiertas sin voto en bloque que determinarán la lista electoral paritaria y en cremallera con la que se presentarán a las elecciones municipales.

Estas son las principales novedades del tercer plenario que ha celebrado esta mañana el colectivo durante 6 horas y con la participación de unas 150 personas, entre las que se ha podido ver a destacados miembros de IU y Equo (las dos formaciones que impulsaron inicialmente esta iniciativa), de movimientos vecinales y ciudadanos de la ciudad y militantes de otros partidos como Podemos e Izquierda Castellana, formación esta última que ha mostrado su interés por formar parte de este proceso de confluencia que permanecerá abierto hasta el próximo 26 de enero (fecha tope para decidir nuevas incorporaciones de partidos políticos).

El punto más caliente de la asamblea pasaba por decidir la forma jurídica de esta plataforma de cara a la cita con las urnas del próximo mes de mayo. Aunque en un principio se pusieron sobre la mesa hasta cuatro posibilidades distintas (creación de un nuevo partido, agrupación electoral, coalición de partidos y una coalición de partidos tradicionales con uno de nueva creación), finalmente el debate se centró en el análisis de los pros y contras de dos de ellas, con la sombra de Podemos de fondo.

El turno de palabra sirvió para visualizar la pluralidad de enfoques que conviven en el seno de esta plataforma, ya que hubo integrantes de Equo que no ocultaron su preferencia por la agrupación de electores “para no convertirse en un blanco de críticas fácil” aún a costa de “sacrificar operatividad para poder atraer a Podemos”.

Incluso un militante de Podemos, aspirante frustrado a formar parte del Consejo Ciudadano de la formación, apuntó que la existencia de “dos marcas distintas (por Podemos y Valladolid Toma la Palabra) llevarán a la confusión a mucha gente”. “Veo reflejado el espíritu de Podemos aquí. Sería una lástima que por no ser una agrupación de electores se nos asociara con la vieja política. Creo que sería posible tirar de Podemos”, llegó a expresar abiertamente.

Integrantes de distintos colectivos sociales también se manifestaron en el mismo sentido. “La agrupación de electores es la fórmula más adecuada y natural de incorporar a la ciudadanía”; “Los actores que necesitábamos se han quedado por el camino. Podemos y Ganemos no han estado a la altura de las circunstancias en este caso, pero hay que arriesgarse”; “Hay gente que no cree en las siglas, pero sí en los procesos como este”, fueron algunas de las frases que utilizaron para tratar de convencer a la asamblea.

Sin embargo, la apuesta de los más destacados militantes de IU fue clara por la coalición de partidos. La concejala de IU, María Sánchez, incluso llegó calificar de “estético” el debate planteado. “Parece que mola más una agrupación de electores, pero lo importante es cómo se desarrolla la fórmula jurídica que se decida. Las Puertas han estado y están abiertas y la voluntad de sumar está en todos. No se puede arriesgar todo este trabajo (el desarrollado hasta ahora por Valladolid Toma la Palabra) a recoger 5.000 firmas en 20 días. Hay que emplear ese tiempo en otras cosas. Me niego a regalar las diputaciones al bipartidismo”, sentenció la concejala.

En similares términos se expresaron otros militantes de IU. “A veces me avergüenzo de cómo funcionan los partidos, los sindicatos, las ONG… pero nosotros no somos perdedores. Yo soy un luchador y no podemos renunciar a nuestra historia”, dijo uno de ellos, mientras otras recordaban que las normas internas de Podemos “sólo dicen que su apuesta debe ser preferentemente una agrupación de electores” y que “en Barcelona se han sumado a una coalición de partidos”.

“Lo que nos tiene que diferenciar es nuestro programa y no la fórmula jurídica que se decida. Lo importante es lo que va detrás”, apuntó el portavoz de Izquierda Castellana tras haber expresado su “voluntad” de sumarse a Valladolid Toma la Palabra.

Alguno de los más activos integrantes de esta nueva plataforma ciudadana reconoció que la fórmula de la agrupación electoral “tiene como única ventaja que se pueda incorporar Podemos. Sin embargo, creo que Podemos no cree en este proyecto y buscaría cualquier excusa para no participar. Prueba de ello es que hoy no ha llamado a su gente para estar aquí. No tienen interés, por desgracia”, apuntó.

La votación no dejó margen a ninguna duda. Por 92 votos se impuso la fórmula de la coalición de partidos frente a los 19 que consiguió la agrupación electoral o los 11 que cosechó la creación de un nuevo partido.

El nombre de la candidatura con forma de coalición de partidos fue el segundo tema a tratar. Tras barajar 85 propuestas que una criba dejó en 11, finalmente se presentaron 3 opciones al plenario: el ya conocido Valladolid Toma la Palabra, un confuso “Avanza”, con o sin el apellido de la ciudad, y un “Alternativa” que ya identifica a una asociación estudiantil universitaria.

Tampoco en este apartado hubo sorpresas. Mantener el nombre con el que esta iniciativa nació (con o sin Valladolid) se impuso con 109 votos frente a los 2 que respaldaron “Avanza” o los 15 que se apuntaron a “Alternativa”.

El sistema de votación en las primarias abiertas que debe alumbrar una lista ciudadana abierta paritaria en cremallera (alternancia de candidatas y candidatos) sin votos en bloque, fue otro de los debates planteados durante la mañana.

La opción de plantear una votación a dos vueltas fue rechazada y también se acordó combinar el voto telemático y presencial. Está previsto que la votación se realice el 28 de febrero. Sin embargo más llamativa resultó la propuesta que por 51 votos a 39 finalmente permitirá presentarse como candidatos a las primarias de Valladolid Toma la Palabra a candidatos de otras formaciones políticas, siempre que no estén incluidos en listas de otras formaciones.

Otro de los acuerdos, que se podrá consultar en la página web de Valladolid Toma la Palabra es un adelanto del calendario fijado para las primarias y la presentación de programa y el candidato.

Mientras estas votaciones tenían lugar, Santiago Campos y Margarita García, portavoces de Valladolid Toma la Palabra, atendían a los periodistas y les trasladaban la “ilusión” que se respiraba en la asamblea: “Este es un proceso imparable”.

Comparte este artículo: