El proyecto del ATC se hunde

Comparte este artículo:

La Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, convocó el pasado 31 de diciembre a los y las ciudadanas en la Plaza de España de Cuenca y en la Avenida del Riato de Motilla del Palancar para pedir la paralización inmediata y definitiva del proyecto del ATC, al cumplirse 3 años de la designación de Villar de Cañas para albergar dicho proyecto.

no atc

Aunque el informe encargado por el Consejo de Seguridad Nuclear define los terrenos como inadecuados, el presidente de Enresa y el alcalde de Villar de Cañas intentan hacer creer que todo sigue adelante.

La plataforma Contra el Cementerio Nuclear leyó al final de la concentración, ante cerca de 200 personas en Cuenca y alrededor de 80 en Motilla del Plancar, el siguiente comunicado:

PAREMOS EL CEMENTERIO NUCLEAR

Estamos aquí reunidos los ciudadanos, para exigir la paralización inmediata y definitiva del proyecto de un ATC en nuestra tierra, al cumplirse tres años desde que el Consejo de Ministros designó a Villar de Cañas para albergar, lo que ellos llaman ATC y nosotros cementerio nuclear.

Esta exigencia, no la hacemos porque sí, la hacemos tras una reflexión serena y meditada, y por los siguientes motivos:

1. Se designó a Villar de Cañas por motivos de conveniencia política, con oscurantismo y sin democracia.

2. Los terrenos no son adecuados desde el punto de vista geológico y así lo pone de manifiesto el informe encargado por el Consejo de Seguridad Nuclear. El geólogo Manuel Bello, descarta definitivamente el emplazamiento por graves problemas de expansividad del terreno.

3. Se ha establecido una red clientelar para repartir contratos relacionados con el ATC.

4. Pero lo más importante es que es falso que existan prisas. Las empresas propietarias de las centrales nucleares (en teoría las beneficiadas del proyecto del ATC) saben que no va a estar disponible el ATC y por ello, han decidido construir almacenes individuales (ATIs) en todas las Centrales Nucleares; haciendo inútil el ATC, que supondría el derroche de más de 2.800 millones de Euros, que supondría su construcción, puesta en funcionamiento y desmantelamiento. Ese dinero es público, es nuestro y lo necesitamos para hacer frente a la dura situación que atraviesan nuestras familias.

Por tanto, se debe suspender todo el procedimiento hasta que se establezca un calendario de cierre de las centrales nucleares. Así, cuando se dejen de producir residuos radiactivos y, por tanto, se sepa su volumen y características, debe ser la sociedad en su conjunto la que, de forma consensuada, decida el destino de estos residuos para que ocasionen el menor daño posible a las generaciones futuras.

El alcalde de Villar de Cañas, la secretaria y el presidente de Enresa tienen mal perder. La secretaria perdió los papeles al ver que el ATC se va al traste y en un pleno llamó a los miembros de la Plataforma “manipuladores e ignorantes”. Por ese motivo la secretaria ha tenido que dimitir como presidenta del Colegio de Secretarios de Cuenca.

Por su parte, el alcalde, insiste en hacernos creer que el proyecto ya está dando beneficios al pueblo, confundiendo sus intereses particulares con los de los vecinos de su pueblo, a los que lleva engañando cinco años.

Gil-Ortega presidente de Enresa y ex alcalde de Ciudad Real, fue puesto a dedo por Cospedal para repartir el pastel del cementerio nuclear entre su círculo. Su forma de actuar ha estado marcada por el oscurantismo, los chanchullos y el desprecio por la salud y seguridad de los vecinos de Cuenca. Ahora que el proyecto hace aguas, pretende seguir adelante con las adjudicaciones y poner en práctica la “clausula Florentino” de manera que se puedan repartir indemnizaciones millonarias aunque el cementerio nuclear no se construya. Pero no vamos a consentirlo, iremos a los tribunales si se llega a adjudicar la obra. Con nuestro dinero y nuestra salud no se juega.

En estos tres años de lucha contra el cementerio nuclear y dos años más desde que se constituyó la Plataforma, hemos pasado momentos difíciles y otros en los que la esperanza aumentaba, pero siempre hemos estado convencidos de que se trataba de una lucha por la dignidad y por la libertad del pueblo.

En este tiempo uno de los momentos más tristes fue la muerte, hace menos de un mes, de nuestro compañero de lucha y amigo Ladislao Martínez. Queremos aprovechar esta concentración para rendirle un homenaje. En la gran concentración de Villar de Cañas de febrero de 2012 en Villar de Cañas, nos dirigió estas palabras que hacemos nuestras y con las que queremos finalizar este comunicado:

“Los pueblos libres escriben su futuro. Y no está escrito que Cuenca vaya a ser un cementerio nuclear. En la central nuclear de Valdecaballeros, el grupo I estaba finalizado al 70% y el grupo II al 60% y se paró.

No hay espacio para el desánimo, no hay espacio para la resignación. Solo perderemos si no luchamos. Solo perderemos si lo damos por perdido. Cuenca y su provincia está formada por personas dignas y libres. Y los pueblos libres escriben su futuro y no dejan que le impongan desde fuera un proyecto que no creará empleo una vez construido y que sólo traerá miseria, riesgo y abandono… y para siempre.

Estamos aquí y ahora, juntos y unidos en la defensa de lo que es nuestro. Ahora que tenemos claro que vamos a luchar por nuestro futuro, tenemos que darnos ánimos unos a otros, para que crezca la confianza en nuestros compañeros y compañeras de lucha y entrelazar nuestras manos y pelear hombro con hombro para no desfallecer y decir alto y claro, ahora y siempre: ¡EL CEMENTERIO NUCLEAR NO SE PONE!”

Enlace con las fotografías de la concentración de Cuenca.

Comparte este artículo: