2014 – 2015

Comparte este artículo:

El año 2014, cronológicamente ya finaliza, políticamente tendrá continuidad y profundización, de forma intensa en 2015.

En 2014 han ocurrido cosas de gran transcendencia, cosas que tuvieron su inicio anteriormente pero que a lo largo del 2014 aceleraron su desarrollo.

Lo primero que hemos de destacar es la línea de intensificación por parte del Sistema en su política de explotación y dominación del Pueblo Trabajador. Se ha continuado con la práctica de recortes y desmantelamiento de los servicios públicos y sociales. Se ha continuado con la práctica de transferir recursos públicos al sector privado, incluyendo el sector financiero. Se ha continuado con la complicidad del Gobierno español y sus fuerzas represivas en los desahucios. La precarización de amplísimos sectores sociales, entre los que están los trabajadores y trabajadoras en paro, pero no sólo, es consecuencia directa de la política del Sistema, su Régimen y su Gobierno, no de la crisis económica.

Siguen dando la espalda a la tragedia de la violencia de género, que se ha llevado la vida de más 89 mujeres por delante en 2014. No sólo se hace cuestión alguna para atajar esta barbarie, ni las circunstancias estructurales que la condicionan, sino que se han abandonado las muy tímidas e insuficientes medidas que se habían iniciado anteriormente.

Así podríamos seguir con decenas de ejemplos para describir la situación, pero lo esencial en síntesis es que la desigualdades sociales en todas sus vertientes han aumentado de forma dramática en los últimos tiempos. Ello, como decíamos, no es consecuencia directa de la crisis, sino de la política que aplica el Sistema para salir de ella, a la que se puede denominar como de “guerra contra el Pueblo Trabajador”.

 

 

Esa política liberticida y progresivamente genocida, ha tenido importantísimas respuestas en la calle y ello les ha llevado a ampliar e intensificar los recursos represivos: la Reforma del Código Penal en marcha y la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, popularmente conocida como Ley Mordaza, son unos buenos ejemplos de ello.

Precisamente 2013 acaba con las primeras movilizaciones masivas contra la Ley Mordaza, convocadas por la Coordinadora 25S. Previamente el 27 de septiembre, la Coordinadora convocaba la primera manifestación en Madrid, con la participación de varios miles de personas, por la abdicación de Juan Carlos I y la abolición de la monarquía.

El 22 de marzo del año que se va, se celebraba una gran manifestación en Madrid, con la participación de cientos de miles de personas, convocada por las Marchas de la Dignidad. Manifestación que fue precedida las semanas anteriores por la movilización de varias columnas, que desde diversos Pueblos del Estado confluyeron en Madrid.

Es bien conocida la provocación mediático-policial organizada por el Gobierno, a través de su Delegación y Jefatura Superior de Policía en Madrid, para intentar desacreditar y minimizar la importancia histórica de esa movilización.

El 29 de marzo, la Coordinadora 25S, convocó de nuevo en los aledaños del Congreso una movilización exigiendo la abolición de la monarquía en la que se quemaron retratos del Juan Carlos, actividad que se generalizó en movilizaciones posteriores; de nuevo hubo una brutal respuesta policial, poniendo una vez más de manifiesto que desde el Gobierno no se van a tolerar manifestaciones que exijan un cambio de Régimen. La cuestión no es que las movilizaciones sean pacíficas o no, que todas lo son hasta que los antidisturbios intervienen; la cuestión es si en esa movilización se cuestiona o no al actual Régimen; y cuando tiene esa cualidad, la confrontación -en mayor o menor medida- está servida. Desde hace tiempo hemos aprendido esa lección, la tenemos asumida y hemos aprendido a manejarnos con ella.

La presión en la calle y los propios escándalos que afectan al conjunto de la familia Borbón provocaron la dimisión de Juan Carlos, a pesar de que muy poco antes había rechazado tal posibilidad.

La abdicación de Juan Carlos y el nombramiento de Felipe, su heredero, como nuevo Rey, crearon la ocasión para que centenares de miles de personas en el conjunto del Estado, pero muy especialmente en Castilla, salieran a la calle a exigir la abolición de la monarquía y la proclamación de la República. También fue una ocasión para que el Régimen, especialmente en la ciudad de Madrid, hiciera un ensayo general de funcionamiento del Estado Policial, demostrando su talante absolutamente autoritario y fascistoide. La Coordinadora 25S además de seguir convocando movilizaciones, tal como se hizo el 4 de octubre, planteó una querella criminal contra Cifuentes y el Jefe Superior de Policía de Madrid, que por cierto fue admitida a trámite y sigue viva. Ya veremos por cuanto tiempo.

Simultánea y complementariamente a la línea represiva, el Sistema ha puesto en marcha una operación compleja y bastante sofisticada de relegitimación de lo esencial del Régimen del 78, sin excluir la hipótesis de que si hay que hacer algunas reformas, se hagan, pero que no afecten a nada esencial del Sistema. En esa operación tienen una gran implicación iniciaria diversos medios de comunicación, especialmente la Sexta, aunque también la Cuatro y el diario Público; y a la que posteriormente se han incorporado de alguna manera otros medios. El nombramiento del nuevo Rey es un elemento importante de esa operación “renove, así como lo es también el proyecto político-electoral Podemos-, como “marca nueva”, que aunque no tiene trayectoria o historia alguna, se nos vende como el detergente que “lava más blanco” en una operación mediática solo comparable al lanzamiento de Felipe González, en la que, y eso sí que es novedoso, las encuestas de opinión tienen un papel protagónico.

El Sistema nos ofrece caramelos de diversos sabores y envoltorios y, cómo no, también los hay de sabor “dulce naranja”.

Hoy sin embargo, las soluciones esencialmente virtuales tienen muy poco recorrido. Es posible que un sector de la sociedad, el mas vinculado a la pequeña burguesía y a posicionamientos ideológicos del tipo se pueden lograr avances sin esfuerzo, ni implicación directa, solo pulsando una tecla, introduciendo un voto y poco más, opte por esa “mágica tercera vía” que representa Podemos. Pero la realidad material es terca, y los problemas auténticamente existentes, políticos, sociales y económicos, no se van a resolver por vías virtuales. Y al final, como siempre, sólo habrá dos opciones, o estar con el Pueblo o estar contra el Pueblo. No nos queda duda alguna, a estas alturas, que Podemos llegado el momento estará contra el Pueblo y además sin complejo alguno. Tenemos la experiencia histórica, bastante reciente, del Felipismo y su acción política incluyendo los GAL y no olvidemos que el PSOE tenia unas ciertas ataduras históricas y vínculos con la Resistencia Antifranquista.

A pesar de las maniobras del Sistema para aumentar la explotación y dominación, las directamente represivas y las creativas, la construcción de las redes para la defensa de los Pueblos Trabajadores del Estado Español y para el avance en los Procesos Destituyentes, sigue su camino, con dificultades y de forma más compleja y lenta de lo que desearíamos, pero avanza y el año 2015 reúne muchas de las condiciones para ser un momento definitivo en el proceso de cambio de Régimen.

Si en 2014 se llevaron adelante amplias movilizaciones con un alto contenido político -ahí está el manifiesto de las Marchas de la Dignidad del 22M o los lemas de las movilizaciones de la Coordinadora 25S-, el 2015 supondrá un gran paso cualitativo y cuantitativo.

Las movilizaciones programadas desde las Marchas de la Dignidad, con la gran manifestación del 21 de marzo en Madrid y la huelga general para finales de octubre en el Estado, así como las movilizaciones organizadas por la Coordinadora 25S y las impulsadas directamente desde el movimiento comunero, forjarán una estructura de organización y poder popular en Castilla, que en alianza con el movimiento popular de otros Pueblos del Estado, generará las condiciones que permitan dar una autentico volteo a la situación actual.

 

Izquierda Castellana.


Castilla a 30 de diciembre de 2014

 

Comparte este artículo: