Francisco: Curia sufre de “enfermedades” que hay que curar

Comparte este artículo:

 

El Sumo Pontífice denunció las"infidelidades al Evangelio" y las enfermedades de la Curia Católica

El Sumo Pontífice denunció las”infidelidades al Evangelio” y las enfermedades de la Curia Católica | Foto: Archivo

En un discurso severo dirigido a la Curia romana el Papa Francisco cuestionó lo que definió como “Infidelidades al Evangelio” y “enfermedades” que afectan el funcionamiento de la institución y pidió perdón por los errores y escándalos que han envuelto a la Iglesia Católica durante 2014.

El Papa Francisco condenó en su discurso anual a la Curia eclesiástica, la mundanidad del clero, las rivalidades, las calumnias y la cizaña, enfermedades que deben ser curadas para que sea “cada vez más armoniosa y unida”.

Como “cualquier cuerpo humano” la Curia sufre de “infidelidades” al Evangelio y de “enfermedades”, que hay que aprender a “curar”, acotó el Papa argentino.

En su intervención el jerarca mencionó un listado de enfermedades que padecen la Curia o miembros de la comunidad religiosa que incluyen: alzheimer espiritual, terrorismo de las habladurías, esquizofrenia existencial, exhibicionismo mundano, narcisismo falso, las rivalidades por la gloria, rostros fúnebres, la orquesta que emite falsas notas, entre otras.

El Papa argentino exhortó a los dirigentes de la Iglesia católica a preparar el sacramento de la confesión antes de la navidad. “La curación es fruto de la toma de conciencia de la enfermedad”, comentó, y solicitó a los obispos y cardenales a que permitan que el “Espíritu Santo” inspire sus acciones, en lugar de fiarse únicamente a sus capacidades intelectuales.

Durante la audiencia con los trabajadores de la Ciudad del Vaticano, el Papa Francisco pidió perdón por sus errores y los de sus colaboradores, así como por los escándalos que envolvieron a la Iglesia durante el 2014. El sumo pontífice exclamó ¡perdonadme!”.

Francisco adelanta una reforma de la Iglesia, iniciada desde su elección el marzo de 2013, que enfrenta oposiciones internas y suscita inquietudes entre los feligreses y la propia institución.

Comparte este artículo: