Las medias verdades del ayuntamiento de Burgos

Comparte este artículo:

Angel Ibañez en el balcón del ayuntamiento de Burgos

Por J. Diciembre


¿8,2 MILLONES PARA SERVICIOS SOCIALES? LAS MEDIAS VERDADES NO EXPLICADAS SE CONVIERTEN EN FRAUDE AL CIUDADANO.
Día 5, viernes, diciembre de 2014. Los medios locales se hacen eco de la rueda de prensa del día anterior del Vicelacalde, Ángel Ibáñez. El titular: “el Ayuntamiento de Burgos destina 8,2 millones a concursos de servicios sociales”. Si no es explicado en detalle, el mismo puede ser engañoso y dar lugar a confusión, al hacer creer que estos dineros que se van a gastar en los distintos contratos públicos son un incremento presupuestario y proceden en su totalidad de las arcas municipales.
Nada más alejado de la realidad. El papel lo aguanta bien y estamos ya en precampaña electoral para las municipales: todo vale al Sr. Ibáñez para intentar apaciguar las voces que desde distintas plataformas reclaman más gasto social y evitar la fuga de votos entre su electorado afín. Los servicios sociales son materia sensible de primer orden. Y la prensa local acata y transmite con escaso rigor periodístico la información dada desde el “púlpito” municipal.
Algunas apreciaciones:
En primer lugar, los 8,2M son la suma de los precios máximos de licitación de los contratos públicos, cuyos pliegos se han aprobado en estas semanas y con una duración de dos años. Será preciso, por tanto, esperar a que dichos concursos se resuelvan para conocer los importes finales de adjudicación.

En segundo lugar, es necesario y obligado por parte de un representante público, informar sobre la financiación de dichos programas, que en todo caso, no son nuevos sino que son de continuidad, es decir, son servicios y programas que se llevan ejecutando desde hace muchos años y que responden a la planificación de los servicios sociales. La financiación de los mismos se lleva a cabo por distintas administraciones y con una aportación creciente, en varios programas, de los propios usuarios y usuarias.

La administración autonómica, a través del acuerdo marco de financiación, asume una parte significativa de los gastos. Y el copago (o repago) por parte de los destinatarios llega a alcanzar, en algunos casos, el 65% y hasta el 90% de su coste total, tal y como recogen las ordenanzas municipales que regulan los precios públicos. En otros programas, como el de atención a familias o promoción de la autonomía, por su propia naturaleza, no conlleva participación económica por parte de los destinatarios, pero de su financiación responde en su totalidad la Junta de Castilla y León.

De tal forma, la aportación municipal en estos programas, de responsabilidad pública pero de gestión privada, y cuya contratación se encuentra en proceso de licitación, se encuentra muy lejos de la cifra indicada por el concejal.
Y algunas preguntas que deben ser respondidas por el portavoz municipal:
¿Cómo se financia cada uno de estos programas de servicios sociales?
¿En qué porcentaje contribuye la aportación de los usuarios a su financiación?
¿Cual es la participación de la administración autonómica en la financiación de dichos programas? Y finalmente: ¿a cuánto asciende la financiación municipal?
La utilización parcial de los datos, con una clara finalidad partidista y electoralista, coloca al portavoz municipal más cerca de la mentira y la tomadura de pelo a la ciudadanía. ¿Dónde queda la transparencia y la verdad?

Comparte este artículo: