El PP de Madrid pone a una plaza el nombre de un alcalde y delator franquista

Comparte este artículo:

El PP de Madrid pone a una plaza el nombre de un alcalde y delator franquista
Imagen de la placa instalada en la glorieta de Aravaca que lleva el nombre del alcalde franquista. ROCÍO
17 de diciembre de 2014
10:33

MADRID // El pleno de la Junta de Distrito de Aravaca debatirá este miércoles una propuesta de los grupos de la oposición (PSOE, IU y UPyD) para que el Consistorio retire una placa instalada en una rotonda del municipio con el nombre de Cirilo Martín Martín. Este primer alcalde franquista, miembro de la CEDA, fue el que firmó la denuncia que llevó a la detención y posterior fusilamiento de Santiago Domínguez, militante socialista, afiliado a la UGT y alcalde del municipio durante la II República.

El nombre de la glorieta se puso a iniciativa del nieto del alcalde franquista y tras contar con la aprobación de la Junta del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid y el pleno de la Junta Municipal del Distrito Moncloa-Aravaca con los votos a favor del PP.

Sin embargo, no ha sido hasta el pasado mes de noviembre cuando los vecinos de Aravaca se han dado cuenta de esta decisión al nombrar el autobús en su trayecto el nombre de la glorieta y hasta que hace diez días se instaló la correspondiente placa con el nombre.

Carlos Buchó, miembro de Podemos, ha sido uno de los responsables de que este tema llegue de nuevo al pleno de la Junta de Distrito. “Esta situación vulnera la Ley de Memoria Histórica”, afirma de manera contundente, “igual que lo hacen las siete calles que hay en Aravaca con nombres franquistas”.

Asimismo recuerda que el PP no justificó suficiente la decisión de poner el nombre a la calle. “Dijeron que fue un alcalde elegido democráticamente, pero se olvidaron de decir que fue el primer alcalde franquista una vez terminada la guerra”, afirma Buchó.

“Rojo muy peligroso, muy sagaz y cobarde”

Los familiares de Santiago Domínguez, especialmente su nieto, Eduardo, han mostrado su disconformidad ante lo que consideran una afrenta a la memoria y el honor del alcalde socialista. Eduardo Domínguez recuerda que su abuelo aparece imputado en tres sumarios judiciales. En el que es condenado, cuenta con el testimonio de Cirilo Martín, quien define a Dominguez como “rojo muy peligroso, muy sagaz y cobarde” y “uno de los jefes de todos los delitos cometidos en el pueblo”.

Santiago Domínguez se entregó voluntariamente en el estadio Chamartín en abril de 1939 y fue sometido a un juicio de urgencia que terminó con la sentencia a muerte el 30 de octubre de ese mismo año. El juzgado lo condenó por ser “ de UGT, del partido socialista, pertenecer a ejército republicano, fundador de la Casa del Pueblo, concejal del ayuntamiento y alcalde en Aravaca donde fueron asesinados 22 vecinos y 72 personas llevadas de fuera, siendo él responsable de todos estos crímenes”.

Comparte este artículo: