España dedica más riqueza nacional a Seguridad que la media europea y menos a Sanidad y Educación

Comparte este artículo:

 

La inyección de capital a los bancos sitúa el gasto relativo del Gobierno español en Asuntos Económicos a la cabeza de la UE

El peso del dinero destinado a Protección Social respecto al PIB también es inferior al de la unión

En Educación, la inversión española está por debajo incluso de la de República Checa o Hungría, y muy lejos de la de Finlandia o Islandia

Países con sistemas sanitarios privatizados, como Reino Unido y Holanda, gastan en este apartado casi dos puntos más de su PIB que España

Policías vigilan una sede de Caja Madrid, en mayo de 2012.

Policías vigilan una sede de Caja Madrid, en mayo de 2012./ AP

Si los presupuestos son declaraciones de intenciones, la dinámica de gasto es la realidad de las acciones gubernamentales. Y en el caso de España, las cifras ponen negro sobre blanco la política del PP en esta legislatura. España gasta más que la media europea en Seguridad, Orden Público y Asuntos Económicos. Pero está por debajo en Sanidad y Educación.

Eurostat, la oficina estadística europea, ha publicado su último análisis del Gasto General de los Gobiernos según su Función (con datos de 2012) en el que se observa qué importancia tiene cada política respecto a la riqueza general del país. Las decisiones de los políticos de cada Estado quedan retratadas y comparadas tanto con la media de la Unión Europea como con las decisiones que toman sus homólogos vecinos en el continente.

Así, el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) ha destinado fondos por encima de la media de la Unión Europa sólo en tres áreas de sus responsabilidades. A saber: Orden Público y Seguridad, Asuntos Económicos y Recreación, Cultura y Religión. Por debajo se encuentran Protección Social, Educación, Salud, Vivienda, Defensa e incluso Servicios Generales. La Protección del Medio Ambiente está justo en la media ( Eurostat utiliza para analizar estos gastos la Clasificación Internacional de las Funciones de los Gobiernos). Los ejecutivos nacionales gastan el 49% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea, unos 6.380 billones de euros.

El peso relativo que el Gobierno del Partido Popular ha destinado a Orden Público está en el 2,1% del PIB –unos 21.000 millones de euros–. Eurostat recoge que ese gasto en la Unión se situó en el 1,9%. En estas partidas no entra nada relacionado con las Fuerzas Armadas sino con los asuntos de la policía. Pero donde España realmente destaca es en la partida de Asuntos Económicos donde gasta un 7,7% del PIB frente al 4,1% general.

¿Por qué? La propia Eurostat da la respuesta en su informe al analizar que “ las inyecciones de capital explican las altas cifras“. La evolución en este gasto se ha disparado. En 2010, el porcentaje del cheque español gubernamental para estos asuntos estaba en el 5,2%, 2,5 puntos de diferencia (cada punto supone unos 10.000 millones de euros).

La sanidad más barata del entorno

Así que mientras el Ejecutivo de Rajoy orienta el dinero a este concepto por encima de la raya media de los socios continentales, en Salud, Educación y Protección Social se queda notablemente por debajo. El tan zarandeado sistema sanitario público pesa un 6,2% frente al 7,3% de media europea –en 2010 era un 6,5%-.

La sanidad española, cuyo funcionamiento y cobertura ha sido puesto como ejemplo en Europa, es la más barata de su entorno. Francia gasta un 8,3 de su producto interior bruto, e Italia un 7,3. Países con procesos privatizadores avanzados en sus sistemas sanitarios como Reino Unido gastan un 7,9% de su enorme PIB de 1.908.540 millones de euros. Los Países Bajos están en el 8,9%.

Más parecidos a los españoles son los porcentajes en Portugal (6,1) y Eslovaquia (6,2). Y en el tope de la inversión en sanidad están Dinamarca, con el 8,6% del PIB y Finlandia, con el 8,2.

En Educación, por debajo de Hungría

En Educación, la diferencia entre la media y España es casi un punto porcentual: 4,5% frente a 5,3%. En 2010 la cifra española estaba en el 4,9% del PIB. Y cabe recordar que todavía no entran en estos registros todos los recortes que han ido menguando la inversión educativa. Esta misma semana el ministo José Ignacio Wert ha tenido que reconocer una caída en el importe de las becas universitarias de 300 euros menos de media.

En el ranking España se queda en incluso por debajo de Hungría, que dedica el 4,8% del PIB a educación, y República Checa, con el mismo porcentaje. Sí supera a Italia, que se queda en un 4,2.

En el extremo superior se encuentran Islandia, con el 8%, y Dinamarca, con el 7,9%. En todo caso, el porcentaje español se encuentra muy lejos del de Reino Unido (6%) y Francia (6,1), y también de Finlandia, el ejemplo que han utilizado muchas veces el ministro Wert y su segunda, Montserrat Gomendio, por su éxito en las pruebas PISA. El país nórdico dedica el 6,3% de su producto interior bruto a las políticas educativas.

Menos protección social, a pesar del desempleo

La Protección Social es el mayor gasto que hacen todos los gobiernos de la Unión Europea: un 19,9% del PIB. España se queda en el 17,7%, aunque es cierto que venía de un 17%. Este porcentaje nos sitúa a la altura de Hungría, con un 17,1, y Lituania, con un 17,2 del PIB. Esto es, muy alejados de Francia, un 24,4; o Dinamarca, con un 25,2. Incluso muy por debajo de Italia, que invierte un 21% de su riqueza.

Estas políticas tienen un gran peso en las cuentas públicas y se llevan casi la mitad de lo que desembolsan los Ejecutivos (un 40,3% del gasto total de los Gobiernos de la UE) aunque en el caso de España pesa un poquito menos: un 37%.

Por lo tanto, Eurostat da gran importancia a lo que se hace con los fondos de estas partidas. El Gobierno español gasta menos dinero (en términos relativos) en Discapacidad, Tercera Edad, Familia e Infancia, Alojamientos y Exclusión Social. Donde sí saca bastante ventaja es en el grupo de Desempleo que ha supuesto un 6,7% del gasto en Protección Social frente al 4% de la media comunitaria.

Comparte este artículo: