Obama tiene “una estrategia más amplia” para ayudar a los rebeldes a derrocar a Al Assad

Comparte este artículo:

El presidente estadounidense, Barack Obama, se ha mostrado confiado este martes en que el Congreso votará a favor de la intervención militar del país en Siria y ha indicado que Washington tiene un plan más amplio para ayudar a los rebeldes a derrocar al presidente Bashar al Assad.

Durante un encuentro con los principales líderes del Congreso en la Casa Blanca, Obama ha reclamado una rápida votación de su propuesta en el Congreso y ha reiterado que su plan será limitado en su alcance y no repetirá los errores de Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán.

“Lo que tenemos previsto es algo limitado. Es algo proporcionado. Degradará las capacidades de Al Assad”, ha manifestado el mandatario. “Al mismo tiempo, tenemos una estrategia más amplia que nos permitirá poner al día las capacidades de la oposición”, ha precisado.

Obama ha trasladado su voluntad de hacer frente a las preocupaciones de los miembros del Congreso en la autorización que la Casa Blanca ha remitido para su aprobación.

“Estoy deseando escuchar las varias preocupaciones de los miembros que están hoy aquí. Confío en que estas preocupaciones puedan ser abordadas”, ha afirmado.

“No acudiría al Congreso si no fuera serio sobre las consultas y creyera que remodelando la autorización para asegurarnos que cumplimos la misión, seremos más efectivos”, ha aseverado.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, la líder demócrata en la Cámara Nancy Pelosi, y el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, han estado en la reunión junto con los presidentes de los comités del Congreso que se encargan de la seguridad nacional y los servicios armados.

Preguntado sobre si confía en que el Congreso votará a favor del ataque, Obama ha replicado: “sí”. El presidente ha reiterado su “alta confianza” en que el Gobierno sirio empleó armas químicas contra su pueblo. El presidente ha añadido que eso supone una grave amenaza para la seguridad de Estados Unidos y de la región.

Asimismo, ha insistido en que no castigar a Al Assad enviaría el mensaje a los enemigos de Estados Unidos de que las normas internacionales en torno a cuestiones como la proliferación nuclear carecen de significado.

“Vamos a pedir sesiones y una rápida votación”, ha señalado. “Aprecio mucho que todo el mundo aquí haya comenzado a organizar las sesiones y pretenda celebrar una votación tan pronto como todo el Congreso vuelva a principios de la próxima semana”, ha añadido. Está previsto que el Congreso vuelva tras las vacaciones el 9 de septiembre.

Comparte este artículo: