Izquierda Castellana se solidariza con Bukaneros, objeto “privilegiado” hoy de la represión del movimiento popular madrileño.

Comparte este artículo:

Antes de entrar a analizar el contexto ante el que nos situamos, queremos expresar nuestra total e incondicional solidaridad con las personas represaliadas, sus compañerxs, amigxs y familiares.

Estos días asistimos en Madrid a una importante y creciente escalada represiva y criminalizadora, enmarcada en una campaña política, mediática y policial que viene de atrás, sobre la que es absolutamente necesario pararse a reflexionar, y cuyos objetivos son a grandes rasgos tratar de impedir la consolidación y maduración de un movimiento popular combativo que haga frente en las calles madrileñas a la ofensiva neoliberal, y que de diferentes maneras comienza a apostar por la necesidad de abrir un proceso constituyente en clave de auténtica ruptura con el actual Régimen borbónico.


(“El 23F, miles de personas se acercan a las vallas tras la retirada del cordón de seguridad y antes de la entrada en Neptuno de cientos de antidisturbios”)


En 2008 iniciamos la entrada en un nuevo ciclo histórico. La fase de crecimiento capitalista, basada en el estado español de forma esencial en la construcción y en la especulación, llegó a su fin, y actualmente nos enfrentamos a una brutal ofensiva neoliberal impulsada por el capital financiero. Más allá de la mera sucesión de recortes, esta ofensiva pretende imponer un nuevo modelo social, económico y político para las sociedades del Sur de Europa, modelo que trata de recomponer la tasa de beneficios del capital mediante el deterioro de las condiciones laborales y de vida de la mayoría social, así como mediante la conversión de los servicios sociales, progresivamente privatizados, en nuevos nichos de mercado.

Las agresiones sobre las clases populares y trabajadoras prosiguen su paso, los desahucios continúan arrojando a la calle a cientos de familias, empujándolas en los casos más desesperados al suicidio, la situación de las personas paradas se vuelve insostenible, para completar el panorama que se cierne sobre nosotrxs, recibimos noticias del posible colapso del sistema de pensiones, cuyos recursos habrían sido supuestamente utilizados para hacer frente a los intereses de una deuda contraída por el capital financiero y cuya responsabilidad se hace recaer sobre las espaldas de la mayoría de la población.

La violencia del sistema está a la orden del día, las medidas políticas provocan un escenario de conflicto y tensión social. Y las respuestas populares, como es natural, van en aumento.

El movimiento popular responde desde entonces en las calles a todas y cada una de las agresiones, mediante masivas manifestaciones, actos de protesta y acciones directas, paralizando desahucios, así como un largo etcétera. Las huelgas de diferentes sectores se multiplican, la autoorganización en asambleas y espacios de participación directa de las clases populares y lxs trabajadorxs también. El 15M, las diferentes mareas, la consolidación del movimiento de Plataformas contra los desahucios, el apoyo popular mostrado desde diferentes espacios unitarios y asambleas populares a las luchas obreras del sindicalismo de clase y a las últimas huelgas generales, así como el surgimiento de la Coordinadora 25S, que plantea a grandes rasgos la necesidad de conseguir un proceso popular constituyente de ruptura con el Régimen, han dibujado un escenario de consolidación y maduración de un movimiento popular amplio y diverso.

A este escenario de crisis económica y de respuesta popular le acompaña, en el caso del estado español, un escenario de auténtica crisis sistémica del Régimen salido de la transición. Y es en este escenario concreto en el que tenemos que enmarcar los golpes represivos de los últimos días.

En este contexto de agresiones al pueblo, violencia institucional y respuesta popular, tuvieron lugar el 19 de junio de 2011 en Madrid las Marchas contra la crisis y el capital, convocadas por parte de la Coordinadora de Asambleas de Trabajadorxs de Barrios y Pueblos de Madrid. Momento en el que empezó a tomar cuerpo la campaña de criminalización que se cernía sobre el movimiento popular. En diversos medios de comunicación, algunas de las personas convocantes fueron señaladas, siendo acusadas de haber formado parte de la Candidatura a las últimas Elecciones Europeas Iniciativa Internacionalista – La solidaridad entre los Pueblos.

Las manifestaciones y expresiones de la lucha popular continuaron en aumento durante los meses siguientes, las cifras que reflejan los datos de las personas multadas, detenidas y agredidas por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado son escalofriantes.

 

El pasado 25S de 2012 continuó la campaña criminalizadora, siendo identificadas numerosas personas en una asamblea de la Coordinadora 25S para preparar la convocatoria de la concentración ante el Congreso, llegando el caso hasta la propia Audiencia Nacional, y apareciendo artículos que alertaban de la presencia de supuestos grupos, calificados como violentos, en el seno de las movilizaciones.

Al calor de la última Huelga General, aparte de las personas que fueron detenidas tras las manifestaciones de la tarde, tres jóvenes fueron víctimas de un montaje policial. Uno de ellos, Alfon, pasó más de un mes encarcelado en Régimen FIES. Nuevos artículos en prensa acompañaron la labor represiva.

El pasado 23F, en un contexto de agudización de la crisis política que atraviesa al conjunto de instituciones del estado español, fueron detenidas un total de 45 personas tras una manifestación masiva de numerosos sectores populares que confluyeron en diferentes mareas. Estos días, un total de 13 personas pertenecientes a Bukaneros así como a otras peñas del Rayo Vallekano han sido arrestadas bajo la acusación de supuestos delitos de amenazas, daños y pertenencia en organización criminal. Esta campaña de auténtica persecución, aunque en apariencia parecería responder únicamente a cuestiones relacionadas con el ámbito del deporte y las peñas y grupos de animación, responde principalmente a intereses de tipo político.

En todas estas campañas criminalizadoras de las que hemos hablado, diferentes organizaciones como Bukaneros, la Coordinadora Antifascista y sus colectivos integrantes, así como Izquierda Castellana u otras organizaciones políticas, han sido continúo centro de los ataques periodísticos. Entendemos que ello no es casual, y entendemos asímismo que las recientes 13 detenciones forman parte de ese mismo proceso.

La dialéctica entre cambio de gobierno o cambio de sistema está encima de la mesa, la dialéctica entre legalidad y legitimidad también. Y la campaña de criminalización y represión que tenemos delante trata de frenar a la desesperada la resolución de estas contradicciones en una clave favorable a los intereses de las clases populares y trabajadoras.


Ante la dialéctica entre cambio de Gobierno o cambio de sistema, en el seno del movimiento popular de Madrid se acrecientan los sectores que entienden que el camino para poder salir de esta situación no pasa por la reproducción del Régimen mediante la entrada de un nuevo gobierno, que bien podría presentar la forma de coalición entre el PSOE e IU u otras fórmulas de reforma, sino por la apertura de un proceso popular constituyente que suponga una auténtica ruptura con el Régimen.

Por otro lado, entre las respuestas populares existentes, hay quienes cuestionan la legalidad vigente, y plantean igualmente la necesidad de superarla.

Son precisamente esos sectores combativos y rupturistas los que han sido criminalizados y los que se están convirtiendo en el blanco de la acción represiva de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Porque el bloque dominante es consciente de que ante un escenario de aumento de la respuesta popular, deben ser frenados todos aquellos sectores que pretenden dar un paso más en la respuesta popular, planteando en paralelo la necesidad de dar una orientación política en clave de ruptura a la lucha popular. Izquierda Castellana está y estará con esos sectores que recogen las demandas sociales en favor de la necesidad de orientar la lucha en clave política así como de ir mas allá en las respuestas populares.

Las detenciones de las personas relacionadas con el colectivo Bukaneros se enmarcan en este escenario concreto de la lucha popular en el estado español.

No nos cabe la menor duda de que el movimiento popular madrileño será capaz de frenar esta escalada represiva.

Desde Izquierda Castellana queremos mostrar nuestro más sincero apoyo al colectivo Bukaneros, nos solidarizamos con toda la juventud madrileña combativa, estaremos en la calle mostrando nuestro apoyo a las personas represaliadas, a sus compañerxs de lucha y a sus familias, y continuaremos con mayor ánimo y energía nuestro trabajo por la superación de la legalidad vigente y por la ruptura con el actual Régimen borbónico.

¡Porque entre todxs conseguiremos que la crisis la paguen los capitalistas!

¡Porque no tenemos miedo!

¡Porque la lucha es el único camino!

¡Y porque si nos tocan a unx, nos tocan a todxs!

 

Izquierda Castellana, 27 de febrero de 2013.

 


Comparte este artículo: