Palestina denuncia muerte de un preso por torturas en una cárcel israelí

Comparte este artículo:

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) denunció este domingo que el prisionero palestino que falleció en una cárcel israelí este 23 de febrero no murió por un ataque cardíaco, tal como aseguró el Servicio de Prisiones de Israel, sino por torturas infringidas por el régimen de Tel Aviv.

El cuerpo del palestino fallecido muestra signos de tortura (Foto: Archivo)

El Ministro de la Autoridad Palestina para Asuntos de los Prisioneros, Issa Qaraqea, dio a conocer los resultados de la autopsia practicada al cuerpo de Arafat Jaradat, los cuales revelaron que “el cuerpo presentaba evidencias de golpes, principalmente en el pecho, en los hombros cerca de la espina dorsal y en su espalda”.

“Todas las marcas tenían menos de cinco días, es decir, el tiempo que estuvo detenido por Israel, Esto demuestra evidentes signos de tortura”, agregó el Ministro, agregando que Jaradat también presentaba fracturas en el cuerpo y cráneo

Igualmente, el equipo forense desestimó la hipótesis de un “paro cardíaco”, tal cual afirman los funcionarios de prisiones israelíes, debido a que “su corazón estaba en perfecto estado y sus arterias también”.

El palestino de 30 años de edad murió en la cárcel de Meguido (norte de Israel) el pasado sábado, luego de ser detenido el 18 de febrero “bajo sospecha” de estar involucrado en las manifestaciones sociales que exigen al libertad de todos los presos políticos palestinos.

Su muerte ha despertado la ira entre la comunidad palestina en el mundo, quienes demandan una investigación internacional que permita castigar a los responsables..

“Nuestra información es que Jaradat era interrogado y luego murió. Por lo tanto, hacemos un llamado para que se abra una investigación internacional sobre su muerte, ya que puede haber sido provocada por actos de tortura “, expresó un comunicado de la OLP.

Servicio de seguridad interna israelí, Shin Bet, dijo Jaradat sufría de varios problemas de salud antes de su detención, incluyendo dolores de espalda y lesiones en la pierna y el estómago, sostenido por una bala de goma y un bote de gas lacrimógeno.

El vocero de la OLP, Abu Eid, denunció que se trata de “un claro caso del resultado de la impunidad otorgada por la comunidad internacional al Estado de Israel: la libertad de hacer lo que quiera con ciudadanos palestinos, incluyendo cientos de detenidos sin cargos algunos presentados en su contra”.

Según estimaciones de la OLP, más de cuatro mil 500 prisioneros palestinos permanecen detenidos en cárceles israelíes, muchos de ellos sin cargos, ni juicio activo. Cuatro de estos prisioneros – Ayman Sharawneh, Samer al-Issawi, Ezzedine Jaafar, y Qaa’dan Tareq – han estado en huelga de hambre desde hace meses, reclamando justicia.

Comparte este artículo: