Banesto subastará el piso de una familia mañana por 3.000 euros de atrasos

Comparte este artículo:

Banesto subastará el piso de una familia mañana por 3.000 euros de atrasos

Miguel Escobar a la salida de la reunión, después de que el banco le comunicara que no paralizará la subasta prevista para mañana.

Miguel Escobar a la salida de la reunión, después de que el banco le comunicara que no paralizará la subasta prevista para mañana. Foto Javier de la Fuente

DIEGO G. TABACO Banesto no ha cedido. Miguel Marino Escobar, un colombiano afincado en Zamora con esposa y dos hijos menores de edad, de 14 años y 21 meses, y que tiene declarada una invalidez del 70% que le impide desarrollar su trabajo, verá cómo la entidad financiera en cuestión subastará su piso mañana y, además, acumulará una deuda «de 30.000 euros», según el propio afectado. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca se concentró ayer por tercera vez ante las puertas de Banesto para ayudar a este afectado aunque finalmente no se llegó a ningún acuerdo ni con los directores de sucursal de Zamora en Ronda de la Feria y Santa Clara ni con una persona que el banco envió expresamente desde Valladolid para intentar dar una solución al acuerdo, que finalmente no se produjo.

Abel De las Heras, representante de la plataforma, mostró su indignación al término de una reunión para la que los miembros de PAH esperaron durante varias horas. «No paralizan el desahucio porque no quieren», apuntó De las Heras. La plataforma también anunció una concentración ante las puertas de la sucursal, sitio en el que durante la tarde recogían firmas en apoyo del damnificado. Según el propio afectado, el abogado de la plataforma intentará hoy paralizar la subasta aunque «es muy difícil porque depende del banco y ellos no están por la labor». Además, en el caso de que finalmente se celebre la subasta, cosa que ya parece inevitable, los miembros de la plataforma se personarán en el lugar de celebración para intentar pararla «y que esta familia tenga una salida distinta a la que ofrecen, que es una deuda de por vida».

Así las cosas, las condiciones que Banesto ofreció a Escobar son idénticas a las de las últimas reuniones. Esto es, las llaves del piso más una deuda de 30.000 euros que tendría que satisfacer en cuotas mensuales durante los próximos 16 años. «¿Qué me queda para vivir?», se pregunta el afectado. «Si tengo que dar 150 euros mensuales a Banesto, más 300 o 350 que necesito para pagar un alquiler… ¿con qué mantengo a mi familia?».

El afectado se queja de que en las anteriores reuniones que ha mantenido con la entidad financiera «solo nos han dado buenas palabras» pero «ninguna solución». «Hemos estado donde nos dieron la hipoteca (en la oficina de la Ronda de la Feria) y aquí (en Santa Clara) y nos dicen que no pueden hacer nada, que escribamos una petición y nos contestarán. Pero no nos contestan. El tiempo se acaba y todavía no nos han dicho con quién tenemos que hablar. No estamos agrediendo a nadie ni discutiendo, solo queremos una respuesta».

La de ayer fue, hasta ahora, la mayor concentración de las que se han producido por este tipo de cuestiones en la ciudad de Zamora. Más de un centenar de personas, entre miembros de la plataforma y algunos afectados, estuvieron durante horas frente a las puertas de Banesto para dar su apoyo a Miguel Escobar. Alberto Almeida, una persona que está en una situación similar, argumentaba que «yo estoy en la misma situación que este señor y tengo una hipoteca mucho más gorda. Hay que hacer algo para que consiga la dación en pago». Preguntado por la actitud de los bancos en estos conflictos afirmó que «no tienen sensibilidad, lo que hay es mucho ladrón y mucho chorizo». Además, apeló a la sensibilidad de las entidades financieras. «Que se pongan la mano en el corazón y piensen en lo que se sufre cuando un familiar o uno mismo se va a quedar sin casa», subrayó.

Ahora «solo queda seguir luchando», apuntaba el afectado a primera hora de la tarde. «Hoy (por ayer) vamos a estar aquí y mañana vamos a ver qué se puede hacer». La solución es, para esta familia, «la dación en pago o un alquiler social». «Nos han propuesto una dación en pago que no es tal, lo están maquillando», apuntaban miembros de la plataforma al conocerse la decisión de Banesto.

«Un caso de especial vergüenza», apuntan desde la plataforma. «Van a llevar a esta familia a la ruina por 3.000 euros de atrasos cuando ellos pagaron hasta que el banco les subió la cuota y les dio a elegir entre pagar la hipoteca o dar de comer a sus hijos». «Banesto prefiere echarlos», apuntan, y recalcan que, una vez que el piso sea subastado no hay opción a la dación en pago porque el inmueble «ya es del banco».

Comparte este artículo: