“Si quienes nos han hundido en la miseria dicen que la dación en pago no es la solución, lo es”

Comparte este artículo:

[Ver la comparecencia en vídeo | Vídeos del resto de la sesión]

“No es verdad que endeudarse haya sido una libre elección”, comenzó Ada Colau, el mensaje oficial de los gobiernos socialistas y populares era que no había burbuja inmobiliaria y que la vivienda era la mejor inversión posible, lo que hizo la población fue seguir su recomendación”. La portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) enumeró ante la mesa de Economía del Congreso que estudia la modificación de la Ley Hipotecaria a todos los “culpables de la estafa de la vivienda”: la administración pública –”la política fiscal desgravaba sólo la compra y el alquiler se desreguló, lo que crea un mercado inestable y caro”–, las entidades financieras, las inmobiliarias, las tasadoras que fijaban precios “absolutamente inflados”, y hasta los notarios que no avisaron de las cláusulas abusivas. Frente a ellos, reivindicó el liderazgo de la sociedad civil, que “fue la que denunció esa burbuja en 2006” y es la que propone soluciones. La PAH, que cuenta con más de 100 núcleos locales, en cuatro años de actividad “ha parado 550 desahucios y ha forzado a las entidades financieras a negociar cientos de daciones en pago y alquileres sociales”. El Gobierno, con su código de buenas prácticas, apenas ha conseguido 8 daciones en pago e incluso, según su valoración, ha entorpecido la resolución de cientos de casos.

La ILP podría ser admitida a trámite el próximo martes

“Venimos a plantear demandas de mínimos frente a un problema que no puede esperar más: una legislación completamente anómala”. El plan de la PAH es el que recoge su iniciativa legislativa popular (ILP): dación en pago con efectos retroactivos (“no nos valen sólo medidas a futuro, hay que dar una segunda oportunidad a la gente afectada”), moratoria de los desahucios de vivienda única y habitual y deudores de buena fe (como ya sucede por ejemplo en Grecia) y que las viviendas vacías acumuladas en manos de entidades financieras se reconviertan en un parque de alquiler social que cumpla los estándares internacionales (la ONU recomienda que como máximo se destine el 30% de los ingresos de la unidad familiar al pago de la vivienda). “El banco malo es la oportunidad única de crear ese parque de alquiler social”, afirmó, ya que muchas viviendas pasarán a titularidad estatal.

La ILP “tiene el respaldo de un amplio consenso social y se ha superado de lejos el millón de firmas”, doblando el medio millón necesario para que llegue hasta el Congreso. Horas antes de que Colau compareciera, el PSOE anunciaba que retira una propuesta de ley propia que se iba a debatir en el pleno el próximo martes 12 de febrero y cede el turno para que se vote la admisión a trámite de la ILP. “Sería totalmente incomprensible que no la aceptaran, esto ahondaría aún más en el abismo que ahora separa al Congreso del conjunto de la ciudadanía”, apostilló Colau.

Respuesta a las entidades financieras

Antes que Colau, la mesa escuchó los argumentos del representante de la Asociación Española de la Banca, Javier Rodríguez Pellitero, que defendió la ley hipotecaria actual y motivó una dura interpelación de la activista: “Ha dicho que la ley hipotecaria española es estupenda, decir eso cuando hay personas que se están quitando la vida… no le he tirado un zapato para poder quedarme, pero este señor es un criminal y como tal deberían ustedes tratarle“, en lugar de escucharle en calidad de experto. “Si la gente que nos ha hundido en la miseria nos dice que la dación en pago no es la solución, estaremos más convencidos que nunca de que lo es”.

Colau ha desmontado los argumentos de Pellitero para oponerse a la dación en pago: en su opinión, no hundiría el sistema bancario, “ya se ha hundido él sólo por su pésima gestión”. Además, “el problema de morosidad no es de las familias, sino de las inmobiliarias, a las que se les está aplicando sistemáticamente la dación en pago ya”. Pellitero también aludió al supuesto peligro de acabar con la “cultura” de saldar deudas. “¿Las deudas se pagan? Depende, a las inmobiliarias y grandes constructoras se les hacen quitas de más del 50% y a algunos partidos políticos los bancos les condonan las deudas”. Además, “las entidades financieras deben 250 millones de euros en concepto de gastos de comunidad de sus activos inmobiliarios”.

Por otro lado, insistió en que “este país no va a salir de la crisis si a miles de personas se les expulsa para siempre del sistema, se les empuja a la economía sumergida porque nadie tiene estímulo para trabajar si se les va a embargar el sueldo y serán usuarios perpetuos de servicios sociales”. La dación en pago se sostiene sobre argumentos estrictamente económicos, por eso está regulada EE UU y “en toda Europa existen mecanismos que suponen de manera directa o indirecta la cancelación de la deuda”, según la portavoz.

Reprimenda del presidente de sus señorías

“En esta casa hay libertad de expresión, pero tiene unos límites”, reprochó el presidente de la comisión, Santiago Lanzuela (PP), a Colau, que a continuación le pidió sin éxito que retirara las “gravísimas ofensas” vertidas hacia el representante de la banca. Lanzuela también se quejó de haberse sentido coaccionado cuando Colau declaró que los diputados que voten en contra de la tramitación de la ILP “se tendrán que enfrentar a que públicamente les señalemos”. En la misma línea reaccionaron los portavoces de PP y PNV que, junto con la de CiU, incidieron en que el problema requiere “alcanzar consenso unánime” entre todas las fuerzas políticas, sin especificar en qué puntos debe concretarse ni qué postura tomarían sus partidos (a pesar de que el PP ya había adelantado por la mañana que votaría no la ILP). En contra, los portavoces de ICV e Izquierda Plural apoyaron al completo las declaraciones y reivindicaciones de la PAH y la del PSOE confirmó que su partido votará a favor de las propuestas de mínimos y además tiene intención de trabajar en otras medidas “de máximos”.

Manifestaciones por la vivienda el 16F

La llegada de las firmas al Congreso va acompañada de manifestaciones en todo el Estado. El próximo sábado 16 de febrero, las PAH, con apoyo de asambleas del 15M y otros colectivos, convocan marchas en más de una docena de ciudades: Barcelona, Donosti, Gijón, Huelva, Lanzarote, Madrid, Murcia, Pamplona, Salamanca, Santander, Sevilla, Valencia, Vigo y Zaragoza. El listado detallado puede consultarse en la web de la PAH.

Comparte este artículo: