España destruye 8.500 empleos al día en el comienzo del año

Comparte este artículo:

Mal arranque del empleo en 2013. El número medio de afiliados a la Seguridad Social bajó en enero en 263.243 personas, lo que supone un recorte del 1,60% con respecto a diciembre de 2012.

Tras este descenso, el sexto mensual consecutivo, el total de cotizantes baja a 16.179.438, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo. Este balance refleja que España, inmersa en su segunda recesión en tres años y bajo el efecto de los recortes públicos, destruyó 8.500 puestos de trabajo al día en el inicio del año. En cuanto al paro registrado, el total de inscritos en los servicios públicos de empleo avanzó en 132.055, hasta superar los 4,98 millones, un nuevo máximo histórico.

 

Enero, según recuerda el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, “siempre ha sido un mal mes para el empleo” debido a que la afiliación se resiente por el fin de la contratación navideña. A este respecto, el dato del primer mes de 2013, un periodo en el que para la secretaria del PP, María Dolores de Cospedal, España había empezado a “remontar”, triplica el ritmo de destrucción de empleo sufrido a lo largo de 2012. Durante el pasado ejercicio, el mercado laboral español destruyó algo más de 2.000 puestos de trabajos diarios. Cospedal, de su lado, realizó estas declaraciones durante su respuesta a la revelación en EL PAÍS de los papeles de Bárcenas el pasado jueves, documentos que en su opinión se han publicado para “perjudicar” al Gobierno cuando el país “empieza a remontar”.

Si la comparación se realiza frente a enero de 2012, la Seguridad Social perdió 778.829 trabajadores, lo que supone un retroceso interanual del 4,59%. Con este nuevo desplome de la actividad, el total de inscritos al sistema pagando sus cotizaciones retrocede a niveles de 2002 mientras, por el lado de las salidas, el número de pensionistas sigue avanzando. Este desequilibrio ha reducido la ratio de trabajador ocupado por cada pensionista, con lo que ya hay apenas 1,93 afiliados por cada beneficiario de prestación, el nivel más bajo desde 2007. El resultado del desajuste llevó a la Seguridad Social a sufrir un déficit récord en 2012. También el desembolso en prestaciones por desempleo superó las previsiones.

Por tipo de actividad, el Régimen General perdió 246.083 cotizantes en enero (-1,8%), hasta situar el total de afiliados en 13.107.957 personas. El Régimen de Autónomos, por su parte, dijo adiós a 15.727 afiliados (-0,5%), lo que situó su número de cotizantes en 3.008.925 ocupados.

Del lado del paro, el desempleo subió en todas las comunidades, menos en Baleares, y en todos los sectores. Sobre todo en servicios, que sumó 108.982 parados más, un 3,64%; y en agricultura, donde repuntó en un 8,15% con 15.303 desempleados más en su peor enero desde, al menos, el año 2002. Si estos datos se limpian de estacionalidad, el balance se convierte en positivo con un descenso del número de desocupados apuntados a los servicios públicos de empleo de 10.577. En cuanto al empleo, el balance de la Seguridad Social con datos desestacionalizados arroja un descenso de 47.371 afiliados.

Comparte este artículo: