Interior: Los antidisturbios “no se extralimitaron” en Atocha el 25-S

Comparte este artículo:

Las imágenes de la carga policial en la estación de Atocha (Madrid) el pasado 25 de septiembre, posterior a la manifestación que se desarrolló ese día en los aledaños del Congreso de los Diputados, circularon por las redes sociales y los medios de comunicación provocando la indignación de parte de la ciudadanía. En ellas aparecían unos 30 agentes de la UIP (Unidad de Intervención Policial) entrando en el recinto de la estación disparando salvas, corriendo hacia los andenes y persiguiendo gente ayudados por los vigilantes de seguridad. Se ven algunos porrazos y un joven sangrando por la cara quejándose de haber sido golpeado sin motivo. La Dirección General de la Policía abrió una investigación interna que ahora ha concluido que no hubo extralimitación alguna por parte de los antidisturbios, y que ningún agente debe ser sancionado por estos actos.

Los miembros de la UIP hicieron uso de la “fuerza mínima indispensable” para repeler la agresión de la que habían sido objeto, según ha adelantado la Cadena SER y confirma la Dirección General de la Policía, por lo que la investigación se archivó el pasado 3 de diciembre sin que Interior haya detectado ninguna irregularidad.

La investigación se desarrolló a partir de tres fuentes, según un portavoz de la Policía: la escucha de las grabaciones de los comunicados que se realizan a través de la sala del 091; el informe de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía; y un último informe de la Dirección de Protección Civil, Seguridad y Prevención de Riesgos de Renfe.

El informe de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana establece que, de los hechos, “no se deduce extralimitación en el uso de la fuerza” porque los agentes debieron “repeler” las agresiones de las que estaban siendo objeto.

El segundo informe, de Renfe, coincide con el otro en que fueron los manifestantes los que agredieron a los agentes en la estación, y no a la inversa. Según el documento, entre 200 y 300 personas entraron en la estación “saltando y forzando los tornos” después de haber cortado la calle y formado una barricada a la altura del Ministerio de Agricultura. En la cúpula de la estación, según ese documento, los manifestantes había lanzado objetos contra la policía.

Las grabaciones de las cámaras, según ese informe de Renfe, observan “personas que cruzan indebidamente las vías y durante el intento de desalojarlos de los andenes agreden a policías y vigilantes”. Ese texto concluye también que “no se observa ningún empleo de la fuerza por parte de los efectivos contra los manifestantes”.

Los comunicados a través de la sala de 091, según la investigación policial, indican lo siguiente: que a las 21.17 se produce un comunicado en el que el equipo de Puma-20 informa de que unas 100 personas están corriendo hacia la estación de Atocha; que a las 21.38 otro indicativo alerta de que están corriendo hacia la estación “sujetos que han estado cogiendo piedras en el parque del Retiro”; y que a las 22.24, un comunicado de Puma-20 informa a Puma-3 de lanzamiento de piedras en Atocha y de la presencia de unas 400-500 personas en el lugar, indicando que hay un policía herido por una piedra, así como de un cruce de vallas que estaba cortando la Avenida Ciudad de Barcelona.

A pesar de que tanto el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, como el ministro, Jorge Fernández, calificaron el operativo de “brillante”, “extraordinario” y “ejemplar”, la Dirección General de la Policía abrió una “información interna” días después.

Comparte este artículo: