Sanidad propone a los médicos privatizar solo uno de los seis hospitales previstos

Comparte este artículo:

¿Está realmente dispuesta la Consejería de Sanidad a reducir el número de hospitales y centros de salud cuya gestión se privatizará? ¿O es solo una estrategia de negociación? Eso se preguntan los médicos que forman parte del comité profesional que se reúne periódicamente con Sanidad para buscar una salida al conflicto que ha dejado una huelga médica de cinco semanas y decenas de actos de protesta. Hace unos días, un jefe de servicio de un hospital madrileño recibió una llamada en su móvil. Era un alto cargo de la Consejería, que le preguntaba cómo responderían si finalmente se privatizara solo uno de los seis hospitales previstos.

Distintas fuentes médicas aseguraron entonces que no daban credibilidad a la oferta, realizada de manera informal y fuera de la mesa de negociación. La consideraron un globo sonda. Sin embargo, la propuesta se trató de nuevo el miércoles pasado, esta vez durante una reunión en la Consejería. Los jefes de servicio de los hospitales madrileños participaron ayer por la tarde en una asamblea en el Colegio de Médicos, durante la cual se discutió la propuesta de Sanidad: privatizar la gestión de un hospital de los seis previstos y de siete u ocho centros de salud —tres de ellos sin inaugurar— de los 27 que se anunciaron.

La asamblea de jefes decidió ayer que se van a mantener firmes en su rechazo al plan del Gobierno regional. Para empezar, la propuesta no es concreta ni está escrita, ni el comité arrancó el compromiso de paralizar la privatización de los cinco hospitales (se planteó un estudio piloto en uno para comparar su gestión con los públicos). Además, poco importa que sean uno o seis los hospitales afectados: “Antes de levantarnos de la mesa, les dijimos que esto era un punto sin retorno, porque nosotros no queremos privatizar ninguno”, afirmó ayer Jesús Frías, según recoge Efe. “Si lo hacen todo por ahorrar, ¿qué ahorro pretenden privatizando solo uno?”.

El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra (PP), aseguró ayer que es un error extender el modelo Alzira como planean Madrid y Castilla-La Mancha. Los cambios deben ser “digeribles”, dijo.

Comparte este artículo: