El paro juvenil cerró 2012 con una tasa del 55,13%

Comparte este artículo:

 

Ya son 930.200 los menores de 25 años que no pueden trabajar. Casi seis de cada diez. De los más de 5,9 millones de parados contabilizados en España al finalizar 2012, el 15,6% son jóvenes menores de 25 años.

La Encuesta de Población Activa (EPA) saca a la luz auténticos dramas díficiles de entender. Porque es imposible entender cómo un país puede asumir una tasa de paro juvenil —menores de 25 años— del 55,13% en 2012, 6,57 puntos más que en 2011. Ya son 930.200 los menores de 25 años que no pueden trabajar. Casi seis de cada diez. De los más de 5,9 millones de parados contabilizados en España al finalizar 2012, el 15,6% son jóvenes menores de 25 años. Un drama.

Lo peor de todo es lo que implican estos datos: una quiebra del futuro, la falta de expectativas en un país incapaz de dar respuestas a los jóvenes. Y no parece que haya visos de solución: según los datos de la EPA, el número parados con 25 años o menos aumentó en 46.100 en 2012 respecto a 2011, aunque descendió en 40.000 en comparación con el tercer trimestre de 2012.  En todo el año, el paro de los jóvenes de 20 a 24 años se incrementó en 62.100 desempleados (+9,2%), en tanto que entre los de 16 a 19 años el desempleo se redujo en 16.000 personas.

Aun así, la tasa de paro juvenil subió 2,79 puntos respecto al tercer trimestre del año pasado, cuando fue del 52,34%. Esos significa que algunos jóvenes han emigrado o han dejado de buscar trabajo, cansados de chocar siempre contra el mismo muro.  De hecho, el número de activos menores de 25 años bajó en 166.200 jóvenes en el cuarto trimestre de 2012, un 9% más respecto al trimestre anterior.

Los jóvenes están siendo uno de los colectivos más castigados por la crisis, sobre todo los de 20 a 24 años. En el cuarto trimestre, el paro de los chavales de entre 20 y 24 años aumentó en 8.900 personas, un 1,2% más respecto al trimestre anterior, si bien el de los jóvenes de 16 a 19 años bajó en 48.900 personas (-20,2%).

Del total de jóvenes desempleados en 2012, la mayoría, 737.500, se concentra en la franja de 20 a 24 años, al tiempo que en el grupo de 16 a 19 años, los parados suman 192.700.

La tasa de paro de las mujeres menores de 25 años se situó en 2012 en el 53,89% frente al 46,31% registrado en el 2011, mientras que la de los hombres menores de 25 años fue del 56,24% el año pasado, y del 50,56% en 2011.

Parados larga duración

Y otro dato dramático: el 46,7% son parados de larga duración, otro de los colectivos que más está sufriendo con la recesión económica. De hecho, el número de parados de larga duración (más de un año en el desempleo) se incrementó en 470.700 personas en 2012, un 20,3% más que en 2011, hasta situarse por encima de los 2,78 millones de personas. En el último trimestre de 2012, los parados de larga duración aumentaron en 213.800 (+8,3%).

Comparte este artículo: