Ucrania entre el Este y el Oeste

Comparte este artículo:

La herencia que dejó tras de sí la desaparecida Unión Soviética, sin duda tuvo a Rusia como principal beneficiaria con la mayor extensión territorial del planeta y ricas fuentes de recursos naturales como el gas y el petróleo. Las repúblicas caucásicas y de Asia Central obtuvieron el encanto de interminables cordilleras y amplios valles, que a veces albergan, sin embargo, estallidos interétnicos que estremecen la región. Pero quizás la condición geopolítica más peliaguda la recibieron Belarús y Ucrania, al estar ubicadas justo en el paso entre el Oriente y el Occidente de Europa.

Para Belarús esta situación nunca ha provocado grandes disyuntivas. Desde hace cerca de dos décadas el gobierno del presidente Alexander Lukashenko tiene a Rusia como principal aliado económico y político, y a la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos como verdugos que buscan colapsar su sistema político.

Sin embargo, con Ucrania todo es diferente. Según el analista político Fiodor Lukianov, “hasta ahora la política de Kiev consistía en maniobrar entre Rusia y Europa —suponen seguir haciéndolo— pero las condiciones externas han cambiado”.

En una reciente entrevista, el mandatario ucraniano, Viktor Yanukovich, dijo que su país espera firmar un acuerdo de asociación con la UE en el transcurso del 2013. Pero al mismo tiempo subrayó que piensan desarrollar sus relaciones con la Unión Aduanera que integran Rusia, Belarús y Kazajstán.

Siguiendo esta línea, Kiev recibió el pasado 13 de enero al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, quien, según PL, refutó los intentos de confrontar “artificialmente” cada modelo y plantear a los estados vecinos la elección involuntaria entre dos sendas de desarrollo, la occidental o la oriental.

El canciller informó que abordó con los colegas ucranianos las perspectivas para la entrada en vigor del convenio de una zona de libre comercio dentro de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), con la Unión Aduanera, y se mostró convencido de que en dicho contexto se abren posibilidades adicionales a los procesos de integración en cuyos marcos Rusia y Ucrania “participarán bajo principios mutuamente ventajosos”, expresó el canciller.

Por su parte, el canciller ucraniano, Leonid Kozhara, expresó que Moscú y Kiev intensificarán en los próximos meses las negociaciones sobre el formato en que Ucrania puede participar en la Unión Aduanera sin ser miembro.

Kozhara informó que Moscú propone a Kiev ingresar en la Unión y le promete el suministro de agentes energéticos a precios ventajosos, algo que ha reclamado Ucrania en los últimos años. Pero los dirigentes ucranianos optan por cooperar en formato “tres + uno”.

Incluso aunque Ucrania quisiera ir más allá y valorar una potencial adhesión a la Unión Aduanera, tendría que someter la decisión a consulta parlamentaria, lo cual no aseguraría necesariamente la aprobación de la normativa, teniendo en cuenta las ramas europeístas y nacionalistas que actualmente forman parte de la Rada Suprema.

El propio Yanukovich ha expresado que para una incorporación total al espacio común con Rusia, Belarús y Kazajstán, implicaría modificar la Constitución a través de un referéndum popular.

Por la parte europea, se exige a Kiev pruebas concretas de que cumpla los “estándares democráticos” requeridos a quienes aspiran sumarse a sus filas. Aunque la Alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton, comunicó la voluntad de Bruselas de celebrar una cumbre con Ucrania a principios del 2013, y “ayudar” a Ucrania con reformas económicas y democráticas, para el director del departamento de Cooperación Económica del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexander Gorban, Ucrania no puede aspirar a asociarse con la UE y la Unión Aduanera a la misma vez. “Ucrania quiere ingresar en la UE y al mismo tiempo participar en la zona de libre comercio, eso es casi imposible”.

En el transcurso del 2013 se verá de qué cara cae la moneda. Mientras, todo parece indicar que en Kiev continuarán transitando los dos caminos, aunque vayan en direcciones opuestas.

 

ALIANA NIEVES QUESADA

Comparte este artículo: