La supresión del helicóptero de Valladolid perjudica a Segovia, Palencia y Zamora

Comparte este artículo:

La supresión del helicóptero de Valladolid perjudica a Segovia, Palencia y Zamora

El cambio del mapa de las emergencias sanitarias con la supresión del helicóptero de Valladolid deja realmente más desabastecidas a amplias zonas de las provincias para las que era referencia, fundamentalmente Segovia, Palencia y Zamora, que a la propia de Valladolid. Los datos dejan claro que el 67% de las salidas de este transporte aéreo sanitario, desaparecido desde el pasado día 1 de diciembre, fueron para actuar fuera de la provincia y no hay presupuesto previsto, aunque tampoco la crisis lo va a hacer decrecer, para compensar esta pérdida con dispositivos terrestres.
La reorganización de zonas establece así que son los aparatos de León, desde Astorga, y de Salamanca y en menor medida el de Burgos, los que ya se hacen cargo de la provincia de Valladolid con un reparto basado en la lógica geográfica, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad.
Valladolid, por sus características geográficas que hacen de ella una provincia fácilmente accesible a todos sus rincones por tierra, es la zona de toda Castilla y León que más emplea las ambulancias, tanto medicalizadas como los llamados soportes vitales básicos que no llevan personal sanitario pero pueden contar en caso de necesidad con el del centro de salud, y es la que menos opta por el helicóptero y además es así desde que hace años.
La desproporción es llamativa hasta el punto de que de las 45.781 urgencias que atendió Sacyl desde su Gerencia de Emergencias, sólo 242 pacientes de Valladolid fueron atendidos por helicópteros mientras que 31.835 se hicieron con las citadas unidades de soporte vital básico (SVB), 8.625 con unidades medicalizadas de emergencias (UME) y 5.079 fueron atendidas directamente por los médicos de Atención Primaria. Una distribución de uso de dispositivos que se mantiene similar a la de hace cuatro o cinco años.
Una comparativa con otras provincias desvela que los pacientes atendidos por un helicóptero sanitario fueron de 359 en Ávila (el 1,8% de las emergencias); 346 en Burgos (0,9%); 576 en León (1,2%); 223 en Palencia (1,3%); 347 en Salamanca (1%); 232 en Segovia (1,6%); 143 en Soria (1,7%); 199 en Valladolid (0,4%) y 192 en Zamora (1%). Valladolid fue, por lo tanto, la provincia que atendió a un menor porcentaje de pacientes en helicóptero. Son 2.570 el número de salidas del transporte sanitario aéreo desde el 1 de enero de 2011 hasta septiembre de este año, últimos datos disponibles.
De ellas , el peso mayor lo ha tenido el helicóptero de Salamanca con 714 intervenciones; seguida de Astorga con 691 y de Burgos, con 541. Solamente este último aparato tenía menos actividad que Valladolid, el resto sumaban tres o cuatro salidas más cada mes.
Los profesionales del sector sanitario muestran su preocupación por la carencia de esta cobertura asistencial, adjudicada por cierto a INAER y que no solo el aparato responde a un concierto sino que, a diferencia de las ambulancias que también son de alquiler, el personal sanitario tampoco es de Sacyl.
Valladolid quedará cubierta por lo tanto, con los helicópteros restantes y con sus catorce unidades de soporte vital básico, ocho en la provincia , de las que tres pueden convertirse en medicalizadas, y cinco en Valladolid, con diferente cobertura horaria. Hay además cuatro UVI móvil con médico y enfermera. De ellas tres en la capital, una de las ubicadas en el centro del 112 no está por las noches y Medina del Campo dispone de este dispositivo también.
Los mayores problemas son esperables en las zonas, sobre todo rurales, que abandona el helicóptero de Villanubla aunque las cubran los de otras provincias porque evidentemente incrementarán su demanda. Así, el de Valladolid, además d su misma provincia cubría en Segovia: Cantalejo, Fuentesaúco, La Sierra, Riaza, Sacramenia y Sepúlveda, que ahora atiende Burgos, y Carbonero el Mayor, Cuéllar, El Espinar, Nava de la Asunción, San Ildefonso, Segovia y Villacastín, que ahora atiende el de Salamanca. En Palencia: la capital, Baltanás, Paredes de Nava, Venta de Baños, Villada, Villamuriel de Cerrato y Villarramiel, están asumidos por Burgos. Y en Zamora cubría la zona básica de Villalpando, y ahora es territorio del de Astorga.
4.213 euros cada salida
Supone obviamente un importante ahorro en época de recortes, un millón y medio de euros. Cada salida supone un gasto de 4.213 euros para la Gerencia de Emergencias. Si bien es cierto que en el caso de accidentes de tráfico, que es la principal causa de salida, el coste se le deriva a terceros, a las aseguradoras, de hecho se les cobra 4.897,62 euros, según recoge la actualización de precios públicos de Sacyl. Supone incluso ingresos, el problema es que Sanidad no siempre logra cobrar a sus deudores.
La desventaja obvia es la de falta de cobertura asistencial que llegará a más que duplicar el tiempo de respuesta. Así, según explican fuentes del sector, el helicóptero tarda sobre todo en calentar motores pero luego no hay distancia que se le resista. Ahora el tiempo de respuesta se ampliará en un mínimo de quince minutos y, según distancias, superará la media hora «cuando una emergencia no debería superar los quince minutos, según los protocolos europeos», destacan profesionales de emergencias.
Asimismo, indican estas fuentes, respecto al operativo del helicóptero de Valladolid que «si bien es cierto que tenía su base en Villanubla nunca dejó paciente alguno en esta localidad para que lo trasladara luego una ambulancia hasta el hospital sino que aterrizaba en los campos del Seminario Mayor y, entonces sí, lo recogía desde allí dentro de la ciudad el transporte sanitario terrestre. Después, el destino ha sido, desde que se abriera, el helipuerto del nuevo hospital Río_Hortega con destino al propio edificio o al Clínico si requería alguna especialidad, como la Cirugía Vascular, de la que carece el centro de Delicias».
A esta limitación se une la horaria que los aparatos que operan en Castilla y León tienen, desde siempre, por falta de presupuesto. Cualquiera de las operaciones que realizan los helicópteros deben ceñirse a un estricto horario y vuelan única y exclusivamente desde el amanecer al ocaso. En cuanto cae la noche, deben ser sustituidos por traslados en ambulancia y por carretera. No todas las comunidades tienen estas restricciones. En otras comunidades, como Castilla-La Mancha, tanto los helicópteros, todos o algunos, como las helisuperficies están adaptadas para intervenir en plena oscuridad.
Comparte este artículo: