Gobierno y empresarios a por el saqueo de Libia

Comparte este artículo:

Dos ministros de Rajoy desembarcaron en Libia con un nutrido y sediento grupo de empresarios.

Apoyaron a la contra libia con la idea de que cuando con el apoyo de la OTAN y de los tontos útiles ocuparan Libia, poder hacer negocios. Se llegó a hablar incluso de que bajaría radicalmente el precio de los combustibles cuando triunfara “la democracia” en Libia. Hace unas horas, los empresarios, protegidos por el gobierno, viajaron a Tripoli para ver por dónde continuar con el saqueo (ellos lo llaman inversiones). Pero, tal como viene informando insurgente, Libia está muy lejos de alcanzar esa paz con la que sueña el capitalismo para hacer negocietes sin sobresaltos. Ojalá les vaya mal.

Los ministros de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Fomento, Ana Pastor, llevan a cabo este lunes, junto a empresarios españoles, una visita a Libia con la que se pretenden “tender puentes” con el régimen títere de occidente surgido en este país tras la caída del gobierno de Gadafi.

Margallo, Pastor y un total de representantes de 16 empresas españolas se entrevistarán durante esta jornada con autoridades y delegados comerciales libios, a los que ofrecerán colaboración en la nueva etapa que ha iniciado este país.

Entre los representantes de las empresas que acuden a este viaje hay miembros de Gas Natural, Indra, Sacyr, Abengoa, Repsol e Isolux. De la delegación española forman parte, también, distintos altos cargos de los ministerios de Exteriores y Fomento.

Desde estos departamentos se explicó a los periodistas que forman parte de la delegación española que éste es un momento especialmente relevante para Libia, ya que en noviembre designó a su primer Gobierno democrático y está elaborando una constitución.

Además, las autoridades locales están en plena reconstrucción del país y desarrollo de nuevas infraestructuras que ellos mismos destruyeron, proceso en la que el Ejecutivo de Mariano Rajoy quiere que participen las empresas españolas. Este viaje está pensando como una primera toma de contacto con las nuevas autoridades libias, por lo que no se firmarán contratos, sino que se pretenden establecer las relaciones para futuras inversiones españolas.

Para facilitar estos contactos, Margallo y Pastor se verán con presidente del nuevo Congreso libio, Mohamed Magarief, que ejerce como jefe provisional del Estado hasta que culmine el actual proceso constituyente. Los miembros del Ejecutivo español también se verán con el primer ministro libio, Ali Zifan, y con los ministros de Exteriores y de Fomento. Entre los diversos encuentros convocados se incluye también un almuerzo en el que los empresarios españoles podrán compartir mesa con las nuevas autoridades libias.

A este respecto, Margallo explicó a los periodistas españoles que acuden a este viaje que con esta visita se pretende profundizar en las relaciones con el nuevo régimen libio y, al mismo tiempo, abrir posibilidades de negocio para las empresas españolas.

 

En esta línea, Pastor destacó que las nuevas autoridades libias quieren desarrollar toda una red de infraestructuras, desde carreteras a hospitales, algo que lo que pueden colaborar las empresas españolas.

De forma paralela, la delegación del Gobierno español quiere ofrecer, también, a las autoridades libias la experiencia de la Transición española como referente para Libia. Para esto se ofrecerá a las autoridades de este país la colaboración de órganos dependientes de Exteriores para trasladar esta experiencia política en España. Además, se planteará la posibilidad de contribuir a la formación de diplomáticos libios.

Comparte este artículo: