Cerrada la tribuna de invitados de la Asamblea para impedir las protestas

Comparte este artículo:

“Me pegaron dentro de la Asamblea de Madrid”

El presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echeverría (PP), ha anunciado esta mañana a los portavoces de los grupos parlamentarios que la tribuna de invitados quedará cerrada durante los plenos. Se suspenden “hasta nueva decisión las invitaciones de los grupos políticos”, señala la nota de Echeverría. La decisión llega después de lo ocurrido en el pleno del pasado miércoles, cuando un grupo de médicos y otros trabajadores del sector sanitario acudió a la tribuna de invitados mientras miles de personas se concentraban fuera en la iniciativa #abrazatuasamblea en protesta por la privatización de los hospitales públicos.

La nota de Echeverría, que ha presentado esta mañana en la Junta de Portavoces, señala como argumento “lo ocurrido” en el pasado pleno cuando la sesión fue interrumpida “en cuatro ocasiones” y suspendida una para expulsar a estos invitados. Echeverría recuerda en su nota que en cuatro ocasiones entre diciembre de 2011 y enero de 2012 solicitó a los diputados “colaboración para que sus invitados se comportasen con la debida corrección”.

La propuesta del presidente de la Asamblea basa su legitimidad en tres artículos del reglamento de la cámara regional. Según el 55, el presidente es quien “mantiene el orden” de los plenos. El artículo 137 alude a que los presentes en el pleno, incluido el público, “tienen la obligación de respetar las reglas de disciplina, de orden y de cortesía parlamentaria” y señala que deben evitar “provocar desorden con su conducta, de obra o de palabra”.

El articulado atribuye al presidente que vele “especialmente” por “el mantenimiento del orden en las tribunas públicas”. Por último, el artículo 138 señala que quien atente “contra la disciplina, el orden o la cortesía del pleno” será sancionado. Ninguno de los tres artículos hace referencia expresa a que el presidente pueda suspender las invitaciones de los grupos políticos. Tampoco hay ninguna referencia en el reglamento del Congreso de los Diputados, según explica un portavoz, que asegura que la Cámara nacional nunca ha vivido un episodio similar.

En todo caso, no es la primera vez que ocurre. En mayo de 2009, la entonces presidenta de la Asamblea, Elvira Rodríguez (PP), pidió al Gobierno central que no autorizara más manifestaciones ante la cámara en días de pleno y cerró la puerta del organismo a los invitados. Fue una medida temporal para “evitar incidentes que alteren el normal funcionamiento de los debates”.

La oposición lo tilda de “injusto”

Todos los grupos políticos de la Cámara regional han valorado la decisión de Echeverría tras la celebración de la junta de portavoces, que se ha extendido y ha sido un tanto tensa, a decir de los portavoces, precisamente por los incidentes del pleno del día 5. Para el PP, el veto al público en la Asamblea de Madrid es “injusto en buena medida porque quita a todos los grupos políticos la opción”, según su portavoz, Ïñigo Henríquez de Luna.

El diputado popular ha acusado a la oposición (PSOE e IU) de “orquestar” lo ocurrido en el último pleno, que fue suspendido por la disputa entre dos diputados y las interrupciones desde la tribuna de invitados. Henríquez de Luna ha afirmado que fue “una acción concertada” por la oposición para “intentar torpedear el desarrollo normal de la sesión plenaria”.

El PSM ha considerado de “extrema gravedad” el veto. A juicio de su líder, Tomás Gómez, el PP “no quiere que la gente sepa lo que hacen aquí, que no sepan cómo están acabando con lo q nos ha costado 35 años construir”. Para IU, es “una decisión que le pone puertas al campo al conflicto social de la Comunidad”, según Gregorio Gordo. El portavoz de IU ha pedido una investigación sobre un detenido en el pleno, que según Gordo fue “apaleado” en el garaje, “convertido en una especie de calabozo”. UPyD ha lamentado lo ocurrido. Su portavoz, Luis de Velasco, ha “rogado” al presidente de la Asamblea que la medida sea “lo más transitoria y lo más limitada en el tiempo” posible.

También se ha pronunciado Ignacio González, que ha achacado la decisión al “uso torticero” que, a su juicio, hacen los grupos de la oposición de estas invitaciones de público, informa Europa Press. Según el presidente de Madrid, es “muy frecuente” que los grupos de la oposición utilicen esas invitaciones “para meter a colectivos con el único objetivo de violar y alterar el funcionamiento ordinario del Parlamento”, algo que, en su opinión, “es una irresponsabilidad”. La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha criticado la decisión porque, a su juicio, “un derecho de los ciudadanos que no se puede restringir en ningún caso”.

Comparte este artículo: