Se vende educación del alumnado sordo al mejor postor

Comparte este artículo:

 

Nos llega a la redacción dmanose DV una carta explicando la actual situación laboral de los 26 intérpretes de Lengua de Signos Española en centros docentes públicos de la Comunidad de Castilla y León, que  transcribimos a continuación:

La Consejería de Educación finalmente ha asignado la gestión del servicio de Intérpretes de Lengua de Signos a ATLAS Servicios Empresariales, grupo ADECCO. Lo ha hecho por medio de un concurso público en segunda convocatoria. Esto es debido a que, en la primera convocatoria, se recurrió la adjudicación que había sido favorable a la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL).

En dicha convocatoria, se presentaron tres empresas, dos de ellas bajaban su presupuesto por debajo de lo que estipulaba el pliego de condiciones de la propia Consejería. De esta forma, en ese momento, ya se estaba reduciendo notablemente el sueldo de los profesionales cualificados que desempeñan esta labor. La resolución de la segunda adjudicatura no se conoció hasta finales de noviembre, con el curso ya empezado. No obstante, la situación estaba subsanada, puesto que el alumnado Sordo contaba con los intérpretes que trabajaban con ellos desde hace años contratados por la FAPSCL, con objeto de garantizar el servicio y de que su educación no se viera afectada por un problema burocrático.

El problema para los alumnos Sordos Signantes viene ahora, ya que la nueva adjudicatura ha supuesto el despido masivo de los profesionales que se encontraban hasta el momento desempeñando su labor en centros educativos públicos. Por cuestiones que escapan a su poder, estos profesionales no van a continuar el resto del curso y este hecho, afectará a buen seguro al aprovechamiento académico de este alumnado, ya que tendrán que comenzar de cero, mediado el curso y, con nuevos intérpretes, algunos de los cuales además, no disponen de experiencia laboral en este ámbito. También afecta lógicamente a los profesionales hasta ahora contratados que, en pleno desarrollo del curso escolar, se ven en la calle.

El pasado domingo, 9 de diciembre de 2012 los hasta el momento Intérpretes de Lengua de Signos han sido cesados, sin valorar si esto afectará a la calidad de la educación de los niños Sordos, pasando a sustituirlos por otros a los que en muchos casos ni se les ha hecho una entrevista.

Cabe añadir de forma explicativa que, debido a las características especiales de este servicio y a que la mayoría de los Intérpretes llevaban años con los mismos alumnos, se hacía posible un mejor seguimiento de las sesiones educativas, un mayor conocimiento de sus necesidades y una integración en el aula ordinaria de mayor calidad. Ahora, la Consejería de Educación de Castilla y León ha decidido reducir costes en la educación de los niños Sordos y estos 26 profesionales van a dejar de atender a sus alumnos.

ATLAS Servicios Empresariales, ha jugando a la desinformación con estos trabajadores, con los padres y con los centros educativos, ofreciendo un servicio cuya calidad es todavía una incógnita, una propuesta laboral que supone una bajada considerable de sueldo, un cambio de la categoría profesional de estos trabajadores, pasando de “Intérpretes” a “Administrativos” y, una forma de pago por horas que supone el no disfrute ni reconocimiento de vacaciones o días festivos. Todo ello, con el único objetivo de ahorrarse todavía más dinero en la educación de este colectivo.

Tanto los padres como los centros han expresado por escrito su disconformidad ya que esto supone un grave retroceso. Del mismo modo, los esfuerzos por parte de AMPAs, centros, trabajadores, FILSE (Federación de Intérpretes de Lengua de Signos Española), CILSECYL (Centro de intérpretes y guías intérpretes de lengua de signos española de Castilla y León), FAPSCL (Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León) a través de reuniones, escritos y llamadas telefónicas varias a la multinacional, no han logrado ningún eco. Se ha hecho caso omiso y el nuevo personal ya está contratado, eso sí, la nueva empresa ha aportado una única y clarificadora respuesta: “la nuestra es una multinacional, cuyos objetivos nada tienen que ver con la Federación de Sordos”.

Nada funciona y nuestro sentir es que, ni nosotros ni nuestros alumnos importan, nadie va a hacer nada por ayudarnos.

Comparte este artículo: