[Vídeo] Campaña estatal “STOP, Cánones de Belleza”

Comparte este artículo:

1) No todas las personas poseen la misma figura física, y al ostentar un canon único como forma exclusiva de belleza genera que las personas vayan tratando de adecuar sus características a dicho canon, potenciando lo que se le asimile y tratando de ocultar lo que no conforme parte del estereotipo, por lo tanto no se favorece a una completa aceptación nuestro cuerpo sino que se provoca todo lo contrario.

[Campaña] Stop Cánones de Belleza

{youtube} rPiLHGebRPg {/youtube}

 

2) Provoca trastornos en la salud, no es casualidad que, con este bombardeo de estereotipos sociales y publicitarios, las mujeres tiendan a caer en trastornos como la anorexia y la bulimia mientras que los hombres lo hagan en la vigorexia (realizar ejercicio físico de manera obsesiva compulsiva cada día de manera continuada). Aunque podamos pensar que no nos repercuten negativamente esos cánones y que ya “somos mayorcitos” para aceptarnos e ignorar lo que la sociedad quiere imponernos estéticamente, las estadísticas médicas nos demuestran lo contrario, ¿por qué sino las mujeres iban a tratar de perder peso compulsivamente y los hombres de ganar músculo?

 

3) Nos hace creer que ese canon estipulado es el único verdadero y absoluto. Esto no es cierto, en épocas anteriores el estereotipo de belleza para la mujer estaba constituido por mujeres con sobrepeso y tez pálida, ya que esto era signo de no pertenecer al campesinado (la tez morena era asociado al hecho de estar horas trabajando bajo el sol), y por otro lado de que gozaban de una buena alimentación (la delgadez se asociaba a la desnutrición y bajo nivel social). Esto nos demuestra que los cánones han ido cambiando según la época y el lugar.

 

Por todo esto, EXIGIMOS: La erradicación de cánones exclusivos para hombres y mujeres, la fomentación de modelos de todo tipo de medidas, tamaños y colores. No queremos sustituir unos cánones por otros, somos conscientes de que cada persona responde a un perfil y por ello atenernos a uno en concreto es tan ridículo como nocivo. El mercado de la moda (así como los locales donde se proyectan sus valores) han de evolucionar y respetar a sus consumidores, a las personas.

 

No hemos de adaptar nuestro cuerpo a la moda, es ella la que ha de adaptarse a nosotros/as.

Comparte este artículo: