Plataforma dice que cuando el ATC esté terminado será “inútil”

Comparte este artículo:

La Plataforma en contra del Cementerio Nuclear de Cuenca ha defendido que “con las previsiones más optimistas” el Almacén Temporal Centralizado (ATC) no estaría terminado hasta enero de 2021, cuando prácticamente todas las nucleares tengan construido su ATI o a punto de construirlo, y que por tanto esta infraestructura ya sería “totalmente inútil”.

En nota de prensa, la plataforma ha reaccionado de este modo después de el presidente de ENRESA, Francisco Gil-Ortega, defendiera este martes que el ATC estará listo en 2017, “pero no le salen las cuentas”, han criticado.

“Gil-Ortega ha cambiado de fecha de terminación del cementerio nuclear varias veces. Eso sí, cada vez más tarde. En junio de este año, el presidente de ENRESA situaba su terminación en 2016, pero en su comparecencia en el Congreso de los Diputados ha defendido que el ATC estará concluido en 2017”, han lamentado.

Y es que a juicio de la plataforma, estas declaraciones ponen de manifiesto que “se ha iniciado una carrera, sobre todo en el ámbito de la comunicación, intentando defender que el ATC estará antes de que sea inútil”.

Dicen que al presidente de ENRESA “no le salen las cuentas”, pues siempre ha dicho que el periodo de construcción sería de cinco años y previamente hay que realizar “complejos y largos trámites que ni siquiera han comenzado”.

El primer trámite, han explicado, consiste en la solicitud del ATC ante el Ministerio de Industria, en la que se debe incluir el proyecto constructivo. La redacción de dicho proyecto, está incluida en la ingeniería que se acaba de licitar por 37 millones de euros y que se adjudicará en los primeros meses de 2013. La propia ENRESA cifra en 30 meses el periodo de ejecución del estudio de impacto ambiental que ha sacado a licitación.

“Se tardarán, al menos, siete años y medio hasta estar concluido desde la presentación de la solicitud. Si se solicita el ATC en junio de 2013, con la previsión más optimista, no estaría terminado hasta enero de 2021, cuando prácticamente todas las nucleares tengan construido su ATI o a punto de construirlo” ha condenado la plataforma.

“El ATC, por tanto, una vez construido podría ser totalmente inútil y un enorme despilfarro de 1.000 millones de euros, en un periodo de recortes y fuerte crisis económica”, han alertado.

Según la Plataforma, “el sentido común” dice que se debe parar el procedimiento y replantearse todo desde el principio, para determinar si de verdad es necesario un ATC o es preferible otro modelo de gestión de los residuos nucleares de alta actividad. “Pero siempre con un calendario de cierre de las nucleares y un procedimiento transparente, democrático y participativo”, han concluido.

Comparte este artículo: