Asamblea contra el Fracking advierte del escaso “alcance real” del anteproyecto de ley del Gobierno

Comparte este artículo:

 

La Asamblea contra la Fractura Hidráulica ha aplaudido el anteproyecto de Ley aprobado por el Gobierno de Cantabria para prohibir esta técnica en la región, pero ha alertado sobre su escaso “alcance real”, ya que el Gobierno autonómico sólo tiene competencias sobre el permiso de investigación Arquetu, que afecta a los valles de Saja y Nansa. Rueda de prensa de la Asamblea contra el Fracking en Colindres

El resto de permisos concedidos en Cantabria (Luena, Bezana, Bigüenzo, Angosto-1, Usapal y Galileo) son competencia del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, por lo que la futura ley “en ningún caso podría derogar estos últimos permisos”.

Así lo ha señalado este sábado la Asamblea contra el Fracking en una rueda de prensa celebrada en la Casa de Cultura de Colindres, municipio afectado por el permiso de investigación de hidrocarburos Galileo, que el pasado 19 de septiembre la empresa Montero Energy solicitó al Ministerio de Industria y que ocupa más de 70.000 hectáreas en las cuentas del Asón y el Agüera, afectando a los municipios de Laredo, Castro Urdiales, Beranga, Ramales, Ampuero y Voto, además de Colindres.

La Asamblea “aplaude” el anteproyecto de Ley “como muestra de rechazo a la fractura hidráulica por parte del Gobierno autonómico y el resto de fuerzas políticas de la comunidad autónoma, por sus inaceptables impactos sobre el territorio y las comunidades que lo habitan”.

Pero esperará al texto definitivo de la ley que, “según declaraciones del Partido Popular, será aprobado a finales del primer semestre de 2013”, para poder hacer una valoración de su “utilidad práctica” para impedir el trabajo de las empresas gasísticas titulares de los permisos de investigación en Cantabria.

En cualquier caso, la Asamblea expresa su “preocupación” por la continuidad de la campaña de adquisición sísmica que la empresa Repsol va a realizar en el territorio afectado por el permiso de investigación Luena, porque “nadie construye los cimientos de una casa si no espera terminarla”, advierten.

PERMISO ARQUETU

La Asamblea contra el Fracking espera que el Gobierno autonómico derogue el permiso Arquetu “a la mayor brevedad posible”, lo que sería -destaca- “una muestra de la verdadera voluntad política del *Gobierno de Ignacio Diego de impedir la fractura hidráulica en territorio cántabro”.

La Asamblea puntualiza que, según la Ley de Hidrocarburos española, el Gobierno de Cantabria “tiene las competencias necesarias para ello sin esperar a ninguna nueva ley como el anunciado anteproyecto, simplemente aceptando los recursos presentados”.

Asimismo, exigen que el Gobierno de Cantabria y el resto de fuerzas políticas de la comunidad trasladen al Gobierno central y a las ejecutivas de los partidos políticos de ámbito estatal “la preocupación de la población de Cantabria y presionen” para que se apruebe una ley en el Parlamento español que prohiba la fractura hidráulica en todo el territorio nacional y se deroguen todos los permisos concedidos.

Desde su nacimiento en junio de 2011, la Asamblea contra la Fractura Hidráulica de Cantabria ha trabajado con el objetivo de lograr la prohibición de la fractura hidráulica en España puesto que es “la única vía para conseguir la derogación de todos los permisos”.

A pesar de que el anunciado anteproyecto de Ley es “un importante respaldo político” a este objetivo, la Asamblea advierte que “todavía queda mucho camino por recorrer” y anima a la población de Cantabria “a seguir trabajando para evitar que la fractura hidráulica hipoteque nuestro futuro”.

Comparte este artículo: