¡No son suicidios, son asesinatos!

Comparte este artículo:


Otra víctima mortal más de la ineptitud y cobardía de este gobierno títere de la Banca. Son muchas miles las familias viviendo con el temor permanente de ser desahuciadas de sus hogares, sufriendo todo tipo de trastornos psíquicos, depresiones y otras enfermedades derivadas de la gran estafa planificada de las entidades bancarias y sus créditos hipotecarios de la que fueron víctimas. Pero esta batalla por la dignidad humana la va a ganar el movimiento popular, pese a que algunos la intenten rentabilizar electoralmente.

El pueblo ni olvida ni perdona a sus sicarios.

Comparte este artículo: