Los trabajadores en huelga de hambre de Telefónica rompen la censura mediática

Comparte este artículo:
JPG - 43.8 KB
Foto: Ramón Fornell

Son ya quince los días…y resisten. Los cinco trabajadores del comité de empresa de Telefónica en Barcelona que iniciaron el pasado día 5 de noviembre una huelga de hambre en solidaridad con su compañero Marcos Andrés Armenteros debido a un despido declarado improcedente, continúan su sacrificio para reivindicar lo que consideran una pérdida de derechos de los empleados de la multinacional que preside César Alierta. Después de dos semanas a base de agua y suero, “y mucho ánimo” -atestiguan los que están cerca de ellos-, ahora los huelguistas podrían haber conseguido su éxito más importante: romper el cerco mediático que había impedido hasta ahora que los grandes medios de comunicación se hicieran eco de su protesta. Hasta el momento, el silencio de los medios de comunicación había sido –y continúa siendo- el peor y más crudo enemigo al que se enfrentaban los trabajadores encerrados. Pero en las últimas horas, medios como La Vanguardia, El Periódico de Catalunya y eldiario.es han publicado parte de las iniciativas de los compañeros de Marcos Armenteros, quienes a través de la Plataforma Marcos Readmisión y Sí Soy Rentable que promueven los sindicatos CoBas y En Construcciò, exigen la reincorporación laboral de su compañero y denuncian la precarización de las condiciones de trabajo y la impunidad de la empresa.

Hay que recordar que Armenteros, que también está en huelga de hambre y ha perdido ya ocho kilos, fue despedido por Telefónica ante un número de bajas médicas acaecidas durante 2010-2011. A pesar de que dos sentencias judiciales admitían que Telefónica se había excedido en el despido (a lo que se añade la labor sindical del antiguo empleado), la multinacional no dio la posibilidad al ex trabajador de reincorporarse a su empleo, ya que la última sentencia de despido improcedente reservaba a la compañía española la última palabra. Sus compañeros, ante lo que consideran una sentencia injusta, decidieron encerrarse e iniciar una huelga de hambre como protesta. Por cierto los defensores de los derechos de todos los empleados de Telefónica Barcelona tienen nombre y apellidos: Marcos Andrés Armenteros, Alberto Díez Santacoloma, Laurentino García, Josep Bell Gallard y Carlos Ballena.

Ánimos e iniciativas

Fuentes consultadas del comité se mostraban preocupadas ante la semana que entra, la tercera de la huelga de hambre, que consideran clave ante el posible deterioro de salud de los huelguistas. Sin embargo, los trabajadores cuentan en todo momento con asistencia médica a su lado. Cinco médicos vigilan de manera voluntaria la salud de los cinco huelguistas –se les unió en la primera semana un sexto compañero, del País Vasco, concentrado en solidaridad-, que se concentran en el local cercano al Paralelo, donde también celebran sus asambleas.

Pero no han estado solos. Desde el inicio de la huelga, los trabajadores han realizado diversas acciones como muestra de apoyo. Esta última semana, mediante el eslogan “Sí soy Rentable”, se han producido diferentes iniciativas de protesta ante la situación que soportan sus compañeros. Como solidaridad, se han estado realizando cortes diarios de tráfico (desde las 8,30 a las 9 horas) desde el inicio de la huelga en diferentes sedes de Telefónica Barcelona. Y desde que los huelguistas comenzaron su reivindicación, el resto de trabajadores no almuerzan como muestra de solidaridad. Además, el sindicalista Diego Cañamero (Coordinador del Sindicato Andaluz de Trabajadores –SAT-), o el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, mostraron su apoyo a los huelguistas este fin de semana.

El próximo miércoles 21 de noviembre, a las 16 horas, el comité realizará un flashmob para forzar la negociación, aprovechando la presencia del presidente de Telefónica España en el Fórum de Barcelona, junto al edificio 00 de Telefónica. Sin embargo, hasta el momento, la compañía telefónica continúa negándose a tratar la reincorporación de Marcos Armenteros, como a renegociar el convenio laboral de los empleados de la multinacional, afectados por la actual y dura reforma laboral decretada y ejecutada por el gobierno de Mariano Rajoy.

Comparte este artículo: