Todas las ‘mareas’ confluyen en el 14-N

Comparte este artículo:

 

Desde el hospital de la Princesa hasta Mercamadrid, pasando por la Gran Vía. Así se vivió la jornada de huelga en Madrid, en los focos más calientes:

>> HOSPITAL DE LA PRINCESA | La ‘marea blanca’ eclipsa la huelga

Pocas veces una huelga general ha pasado tan desapercibida en los hospitales públicos madrileños. No porque los servicios mínimos hayan sido superiores a los de un día festivo ni por la baja participación, sino porque este 14-M era mucho más que una huelga para un sector en lucha desde hace 15 días. Los hospitales madrileños, afectados por el plan de “ahorro” del Gobierno regional, están en llamas desde el 31 de octubre. Y se nota: encierros en una veintena de centros, recogida de firmas, carteles… Las pegatinas y las banderas sindicales pasaron a un segundo plano. La protesta de la marea blanca ha eclipsado la huelga. Sin siglas. Las cifras de participación que dan sindicatos y Administración son tan absurdamente dispares (Comunidad de Madrid: 9%; sindicatos, 90%) que ni merece la pena extenderse en ellas.

El hospital de La Princesa, bastión de ese movimiento contra los recortes, fue uno de los puntos calientes de la jornada. Lo escogieron los propios sindicatos para, a las siete y media de la mañana, ofrecer una primera cifra de apoyo a la huelga en el turno de noche. Mientras en el interior la actividad se desarrollaba con bastante normalidad, en la entrada de Diego de León no paraban las protestas.

>> GRAN VÍA | Tiendas cerradas y policía

Las grandes cadenas abrieron en el centro de la capital sin problemas pero con una fuerte presencia policial y una escasísima clientela. El Corte Inglés de Preciados levantó la persiana a las diez de la mañana y los primeros clientes entraron protegidos por los agentes. Preciados pasó la mañana tomada por 20 furgonetas de antidisturbios y sus comercios amanecieron con pegatinas en las que se podía leer: “Este establecimiento permanecerá cerrado por huelga general”. La mayoría de establecimientos de la Gran Vía permaneció cerrado, con la excepción de algunas grandes superficies, que apenas tuvieron clientes. Varios piquetes increparon a los comerciantes para que cerraran, pero sin emplear la violencia. Entre ellos se encontraba uno de los actores callejeros que suele actuar en la Puerta del Sol bajo el disfraz de Bob Esponja, que se ha convertido hoy en piquete informativo ocasional. Los transeúntes recibían la marcha encabezada por Bob Esponja con vítores y sonrisas. La mañana transcurrió entre cortes intermitentes del tráfico en la Gran Vía. Todo el centro estaba tomado por la policía.

Varias cargas policiales registradas sobre las dos de la tarde en el entorno de la Gran Vía y Cibeles contra centenares de indignados y huelguistas rompieron la tranquilidad que estaba marcando las primeras horas. Los disturbios se saldaron con dos detenidos y 15 heridos, de los que nueve eran manifestantes y seis agentes, todos de carácter leve.

>> ESTACIÓN DE ATOCHA | Seguimiento masivo en el transporte público

“Yo no voy”, responde el agente, impávido. Casi ni pestañea en la segunda fila detrás de otros dos agentes. A centímetros (y a voz en grito) los integrantes del piquete de la estación de Atocha piden paso para el vestíbulo de Alta Velocidad. Una veintena de furgones policiales enfilan la puerta de acceso principal. Hay grupos de agentes por todas partes. Ese “yo no voy” forma parte de un diálogo minúsculo en mitad del enfado, agitado y revoltoso, de los hombres y mujeres que recorren los andenes con banderas y consignas.

Despliegue policial en las cocheras de Fuencarral de la Empresa Municipal de Transportes / LUIS SEVILLANO

El seguimiento fue masivo en el transporte público, según los sindicatos. La Comunidad aludió a dos sabotajes “aislados”, uno fue el citado forcejeo entre un piquete y un amplio dispositivo policial en la estación de Atocha, y otro, un enfrentamiento que acabó con dos detenidos en las cocheras de la EMT en Fuencarral. Se cumplieron los servicios mínimos. En cuanto a los taxis, la asociación mayoritaria (Gremial, con más de 9.000 socios, según sus estimaciones) no secundaba la huelga y afirmó que el seguimiento por el sector fue “prácticamente nulo o inapreciable”, cercano al 4%. Según la DGT, en los accesos a la capital se registró en hora punta “algo más de tráfico privado de lo normal” en un día laborable.

>> TELEMADRID | Fundido en negro

“Nuestra programación se está viendo alterada a causa de la huelga general convocada por los sindicatos CC OO, UGT y CGT. La programación volverá a la normalidad a partir de las 24 horas de hoy”. Este fue el rótulo que durante toda la jornada de ayer se pudo leer al sintonizar los canales de Telemadrid y La Otra, cuyos trabajadores, sobre los que pende la amenaza de una salvaje reducción de plantilla, secundaron la huelga en un 70%. Son datos del comité de empresa, que aseguró que la protesta no ha podido ser más numerosa por la presencia de muchos contratados en situación “irregular” en la redacción periodística. En la radio pública Onda Madrid, el 80% de los empleados también apoyó la huelga. Un portavoz de Telemadrid, aseguró que, pese a que la programación estaba “en negro”, la parte de periodistas de la redacción estuvo “a pleno rendimiento”. Fue la plantilla técnica, según esta versión, la que impidió la emisión.

>> AEROPUERTO DE BARAJAS | “Su vuelo puede sufrir cambios”

“Permanezca atento a los paneles informativos. Su vuelo puede sufrir cambios”, se anunciaba desde la megafonía en la T-4 mientras los piquetes recorrían toda la terminal. Aena señaló que en el aeropuerto madrileño se cumplieron los servicios mínimos. Operaron la mitad de los vuelos de un día normal, lo que daba a las terminales un aspecto vacío, “de Navidad”, según los trabajadores que no hicieron huelga. Los pasajeros que intentaban presentar reclamaciones porque su vuelo no había salido se encontraban con decenas de mostradores cerrados.

>> MERCAMADRID | “Apenas entraron camiones”

“No hay nada más que ver la entrada de Mercamadrid”, explicaba la madrugada de ayer el secretario general de CC OO madrileño, Javier López, mientras miraba hacia un centro de trabajo que a esa hora, las dos de la madrugada, suele ser un hervidero de gente: “En otras huelgas había una cola de camiones para entrar en Mercamadrid, mientras que hoy la presencia de estos vehículos es testimonial”.

Concentración de trabajadores a las puertas del Hospital de La Princesa / ZIPI (EFE)

Mercamadrid, una de las principales plataformas de distribución alimentaria de Europa, vivió en las primeras horas de la huelga de ayer un paro casi generalizado que dio esperanzas a las organizaciones sindicales y sociales para pensar en el éxito de la jornada que arrancaba. El líder de UGT, José Ricardo Martínez, acudió a apoyar a los piquetes informativos, que solo tuvieron que permanecer tres horas en la entrada de Mercamadrid. “Apenas han entrado camiones”, explicaba una manifestante. “España estará como está Mercamadrid esta noche, todo el mundo en huelga”.

>> INSTITUTO JUAN DE LA CIERVA | Rodea tu colegio

Según los convocantes, los sindicatos FETE-UGT, FE-CC OO, STES, USO y CGT, el seguimiento de la huelga general en toda la educación madrileña fue de un 80%. El paro tuvo una repercusión mucho mayor entre el personal y los alumnos de la educación pública que entre los de la concertada, donde el sindicato mayoritario no había convocado.

El Sindicato de Estudiantes aseguró que el seguimiento de la huelga fue “masivo”, con institutos en los que se “rozó el 100%” de seguimiento, como el Juan de la Cierva, donde se llevó a cabo la iniciativa Rodea tu Centro, en la que los alumnos y trabajadores rodearon la escuela a las 11 de la mañana, o el San Isidro de la capital. Sin embargo, el Gobierno regional rebajó la movilización al 41% de los profesores.

La repercusión, según los sindicatos, fue desigual en las universidades públicas, con un seguimiento cercano al 90% en la Autónoma y “normalidad académica” en la Rey Juan Carlos. El campus de la Complutense estaba tan vacío como si se tratara de un domingo. No se registraron incidentes importantes en los campus, salvo el corte de la A-6 a primera hora de la mañana por parte de un grupo de estudiantes del movimiento Tomalafacultad. Estos alumnos se unieron a un piquete sindical en Gran Vía, donde hubo alguna refriega con la Policía Nacional.

Comparte este artículo: