Presentación masiva de alegaciones contra el fracking en Soria

Comparte este artículo:

Un centenar de vecinos de las localidades de Almajano, Cirujales, Carrascosa, Aldealices, Fuentecantos, Narros, Fuentetoba, Valdeavellano, Ausejo de la Sierra, Fuentelfresno, Pedraza y de la Mancomunidad de Tierras Altas se dieron cita ayer en el salón social del Ayuntamiento de Almajano para intentar resolver dudas sobre la fractura hidráulica que “amenaza” a sus tierras, su ganado y sus acuíferos, y para acordar las primeras actuaciones encaminadas a impedir el denominado ‘fracking’. De este modo, la primera acción será presentar alegaciones de forma masiva el jueves 15 de noviembre en la Subdelegación del Gobierno de Soria.

La “falta de transparencia” y el “secretismo” con el que se han presentado estos proyectos, consistentes en la extracción de hidrocarburos a cientos de metros de profundidad de la tierra con ramificaciones horizontales a capas de pizarra donde pueden existir burbujas de gas, ha levantado las sospechas vecinales y ayer quedó de manifiesto en la reunión de Almajano el hecho de que el ‘fracking’ no se haya hecho extensivo a la sociedad antes, más cuando, al parecer, la Diputación Provincial asegura que se posicionó en contra de la fractura hidráulica en Soria el pasado verano. En otros territorios, como Cantabria, ya se ha prohibido.

Como ya se ha mencionado, una de las primeras actuaciones que anoche acordaron los vecinos de las localidades afectadas por la fractura hidráulica fue sumarse a la lista de municipios libres de fracking y presentar alegaciones de forma masiva el jueves día 15 de noviembre en la Subdelegación de Gobierno (el plazo del Edison acaba el 19). La Mancomunidad de Tierras Altas ya acordó esta semana la entrega masiva del día 15.

Ayer mismo los vecinos fueron recogiendo impresos y se creó una lista de mail y de contactos telefónicos por todos los pueblos afectados para promover las alegaciones individuales y coordinarse en cualquier acto de información y protesta que vaya surgiendo.

Asimismo, una de las propuestas consistió en que las alegaciones se presenten de forma individual (la Mancomunidad de Tierras Altas lo hará como entidad) y que se convoque también a las asociaciones de los pueblos, a las juntas agrarias locales, a entidades y colectivos en general que se sumen a la entrega masiva de alegaciones al proyecto Edison.

Que la Diputación y la Junta se pronuncien
Otra iniciativa que saldrá adelante será instar a las alcaldías, a la Diputación Provincial y a la Junta de Castilla y León a que se manifiesten con respecto a esta práctica y que se informe de los proyectos que se estén pidiendo, “paralizándolos si son perjudiciales, o por lo menos exigir el informe de impacto ambiental, que hasta ahora no se pide”.

Además, en la reunión de ayer se habló de crear un Grupo de Acción Ciudadana más allá de esta convocatoria vecinal, incluso promover un debate televisivo con todas las partes para informar a la población de esta práctica, que en lugares como Francia y Cantabria ya ha sido prohibida.

De la misma manera, se propuso también mantener contacto con la Plataforma de Burgos para que presten a los sorianos material de difusión como banderolas para los balcones, plantillas de ‘Stencyl’ para distinguir los municipios que se declaran libres de ‘fracking’, o iniciativas como poner un cartel en la entrada del pueblo que lo declare ‘Municipio libre de fracking’, prácticas que ya se han hecho en pueblos como Fuentelfresno.

Hasta ahora la información está fluyendo en un boca a boca de los vecinos, con reuniones de ayuntamientos, y en el portal Facebook a través de la Plataforma contra la Fractura Hidráulica de Soria que ya cuenta con 266 miembros, 100 unidos en las últimas dos semanas.

“Oscurantismo”, según ASDEN
El representante de la Asociación Soriana para el Desarrollo y Estudio de la Naturaleza (ASDEN) Carlos González habló ayer a los asistentes del “oscurantismo” que han hallado los ecologistas a la hora de encontrar en el departamento de Industria el contenido del proyecto Edison (que implica a al Noroeste de la provincia de Soria y parte de La Rioja) y de los otros tres proyectos que afectan a las comarcas de Medinaceli y Pinares (Burgos-Soria).

González expuso las consecuencias medioambientales de la práctica de la fractura hidráulica en la extracción de hidrocarburos y el uso de sustancias químicas para disolver el gas metano. Las zonas afectadas por el ‘fracking’ quedan “arrasadas”, ya que aunque las explotaciones de un pozo ocupan unas dos hectáreas, en algunas áreas se realizan prospecciones masivas, en las que a lo largo de kilómetros se perforan pozos junto a balsas de agua contaminada y emanando gases que salen del subsuelo.

Los riesgos que para los ecologistas implica la fractura hidráulica se concentran en que los productos químicos que se emplean contienen benzeno, xileno, naftaleno… que se disuelven en el agua.

Además, solamente para realizar una investigación sobre el terreno, para ver si existen posibilidades de extracción de hidrocarburos, se utiliza el mismo procedimiento, que es perforar a metros de profundidad, bajar una tubería y en horizontal “expandirse como una tela de araña para drenar todo el subsuelo” en el área de comprobación que se estime oportuna.

Conclusiones de los expertos
Las conclusiones de los expertos, detractores de la fractura hidráulica, se resumen en que esta práctica es “contaminante para el agua y para el aire, tóxica para la salud” y ha provocado seísmos (informe Tyndall Center firmado por siete universidades británicas).

Carlos González también aludió al informe del Parlamento Europeo que recomienda que estas prácticas se prohíban o al menos “se excluyan los privilegios empresariales” que tienen las compañías de hidrocarburos.

Francia ya ha prohibido la fractura hidráulica y algunos estados de EE. UU., como Nueva York, han concedido una moratoria de un año a nuevos proyectos.

Noticia extraída de www.desdesoria.es

Comparte este artículo: