Estudiantes y trabajadores de la UVA protestan por los recortes durante la inauguración de la Facultad de Ciencias

Comparte este artículo:

Un grupo de universitarios y personal de mantenimiento de la Universidad de Valladolid ha provocado esta mañana la suspensión del acto inaugural de la nueva Facultad de Ciencias y del Aulario. Los estudiantes, que acudieron con pancartas y bombos con los que protestaban por los recortes, accedieron al centro en el momento en el que las autoridades académicas y el consejero de Educación, Juan José Mateos, se disponían a intervenir. Los alumnos protestaban por la falta de inversiones que ha sufrido este curso laUVA, y que se concreta en la rescisión de numerosos contratos de profesores asociados. Ante la protesta, el rector, Marcos Sacristán, pidió calma a los estudiares y trabajadores que llegaron a subir al escenario, lo que provocó la suspensión del acto en medio de las proclamas y silbidos de los alumnos.
Este nuevo curso académico de la Universidad de Valladolid ha arrancado con la entrada en funcionamiento de la nueva Facultad de Ciencias y del Aulario en el que se ubica la nueva biblioteca que tiene como función atender las necesidades de información de la comunidad universitaria de las facultades de Ciencias y de Educación y Trabajo Social; así como de las ETS de Ingenieros de Telecomunicación y de Ingeniería Informática, ubicadas todas ellas en el campus Miguel Delibes.
La biblioteca alberga tres salas, con una superficie de 750 metros cuadrados cada una, y un depósito de libros con una superficie de 430 metros cuadrados en el sótano. Además, el edificio cuenta con varios espacios comunes, como un aula magna, situada en la primera planta; una sala de estudio, situada en la planta baja, y una cafetería.
En cifras, la nueva biblioteca albergará un total de 114.148 libros, 335 títulos de revistas impresas abiertas (se reciben en la actualidad), 7.849 tesis doctorales y proyectos fin de carrera, contará con 638 puestos de lectura, dos salas multimedia y una de formación en la que se promoverán las buenas prácticas en el acceso, uso y recuperación de la información, y dispondrá de doce áreas para trabajar de forma individual o en grupo dotadas con equipamiento específico como pizarras, proyector, conexión wi-fi y ordenadores portátiles.
Sus usuarios potenciales serán 3.013 alumnos, 491 profesores y 189 trabajadores de administración y servicios de la Universidad de Valladolid y, según las previsiones, se moverá en torno a los 37.000 préstamos de libros al año.

Comparte este artículo: