Diálogos de paz se trasladan a La Habana para segunda fase

Comparte este artículo:

Será el próximo cinco de noviembre cuando se inicie formalmente la segunda fase del diálogo de paz entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con una reunión preparatoria en Cuba que dará pie a la negociación formal el 15 del mismo mes.

De acuerdo con la información difundida desde Oslo, en Noruega,  el Gobierno y FARC abordarán una agenda de seis apartados, que comenzará por la parte de “política de desarrollo agrario integral”, punto importante en un país donde los casos de campesinos que son despojados de sus tierras son constantes.

El siguiente punto a debatir será el de la “participación política” de los guerrilleros de las FARC (unos ocho mil 500), una vez alcanzada la paz en ese país suramericano.

En el acuerdo de agosto, las partes dejaron los apartados de “solución al problema de las drogas ilícitas” y de “víctimas” para negociarlos después de que hayan superado el “fin de conflicto”.

Las negociaciones de este punto serán un “proceso integral y simultáneo” en el que el Gobierno y las FARC asumirán cuestiones trascendentales como las de “cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo”, sobre el que ambos llegaron con discrepancias a esta instancia.

Los insurgentes pidieron la declaración previa de un alto el fuego conjunto en la guerra, pero el presidente Juan Manuel Santos ha mantenido firme  la decisión de que las fuerzas de seguridad únicamente suspenderán sus operaciones una vez se firme un acuerdo final de paz.

El apartado de “fin del conflicto” también incluye el asunto de la “dejación de armas”, que en términos literales del acuerdo comprende la “reincorporación de las FARC-EP a la vida civil -en lo económico, lo social y lo político- de acuerdo con sus intereses”.

La mesa cerrará sus conversaciones con el apartado de “implementación, verificación y refrendación”, que será su última fase, a partir de un acuerdo final y con consensos sobre acompañamiento internacional o presupuesto, y sobre mecanismos para hacer seguimientos y vigilar el cumplimiento de los compromisos.

Los gobiernos de Cuba y Noruega ejercieron como garantes de las “conversaciones exploratorias”, que contaron con los de Chile y Venezuela como acompañantes. Quedó acordado que los cuatro seguirán con la misma condición en las etapas siguientes del proceso.

La etapa que comenzó este jueves, en Oslo, se considera la segunda de un proceso que es el tercero de carácter formal que las FARC asumen con el Estado colombiano, con el que se sentaron a la mesa de negociación de 1984 a 1985, y de 1999 a 2002, en ambos casos sin el resultado esperado.

La otra guerrilla colombiana, el Ejército de Liberación Nacional, ha manifestado su voluntad de sumarse al proceso actual.

Comparte este artículo: