!Suspendido el desahucio de Lorena! Mañana tres #stopdesahucios en Carabanchel y Colmenar

Comparte este artículo:

La lucha es el único camino…no es una  frase vacía. La presión incesante de las asambleas de Tetuán y Paseo de Extremadura ha conseguido arrancar a Bankia la suspensión indefinida del desahucio de Lorena y Kissinguert, previsto para mañana 3 de octubre.

Visitas diarias a la sucursal y a la central de Plaza Celenque, casi un centenar de cartas de protesta firmadas por clientes de Bankia, difusión en las mesas de recogida de firmas de la ILP, turnos informativos en la puerta de la sucursal, acciones colectivas de presión…Una agotadora campaña de movilización que ha dado sus frutos en la mañana de hoy. Y es que, cuando parece que no quedan fuerzas hay que seguir insistiendo, ser constantes y pacientes, no darse nunca por vencidos. Ellos tienen la fuerza, nosotr@s la razón.

A pesar de nuestra alegría, queremos dejar claro que la lucha no ha terminado. Lorena y Kissinguert están a la espera de firmar un contrato de alquiler con Bankia, por una cantidad asequible para sus ingresos. Si la entidad se niega o pone trabas para llegar a un acuerdo, la campaña volverá a arrancar y seguiremos con las acciones. Porque sabemos que el único lenguaje que entienden es el de la presión asfixiante, el desgaste y la constancia.

Además, mañana hay tres acciones stop desahucios en Madrid. Dos de ellas en Carabanchel, uno de los barrios más castigados y, a la vez, más activos contra esta injusticia. La tercera cita tiene un carácter muy especial. Una de las militantes más activas de la PAH, María, será desahuciada si no lo impedimos. Su actividad incansable y su implicación personal en centenares de casos, merece que mañana nuestra compañera reciba un apoyo muy especial.

Estas son las citas para mañana, 3 de octubre:

7:00h, C/ Mariano de Prados, 12 1ºA. Colmenar Viejo (mapa) – Bankia
8:30, C/ José María Pemán, 34, Carabanchel (mapa) – Deutsche Bank
9:45, Camino Viejo de Leganés, 221, Carabanchel (mapa) – Kutxa

Más información sobre los casos.

La responsable de daciones en pago de la PAH será desahuciada el miércoles 3 de octubre en Colmenar
Stop Desahucio. 3 de octubre de 2012. 7h. Calle Mariano de Prados, 12. Colmenar Viejo (Madrid)
Desde que comenzara a participar en las asambleas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), hace más de un año, María Morán se ha dejado la piel ayudando a personas que, como ella, se encontraban a punto de perder su vivienda por no poder afrontar los pagos de la hipoteca. En este tiempo ha asesorado a centenares de afectados, ha acompañado a decenas de familias a negociar con sus bancos, ha dinamizado asambleas y participado en acciones, Stop Desahucios, recogidas de firmas, charlas y manifestaciones por el derecho a techo. Fruto de su tesón y entrega, ha logrado, junto a hogares ahogados por la hipoteca, decenas de daciones en pago y no pocos alquileres sociales. No en vano, en la PAH todos la conocen como “María daciones”. Como otras personas, María se acercó a la plataforma movida por su problema individual, pero pronto entendió que solo a través de la lucha colectiva se podía combatir un drama que actualmente deja en la calle a más de 500 familias al día. De manera autodidacta se fue formando en los pormenores del proceso de ejecución hipotecaria y asumió la coordinación del grupo de daciones en pago de la PAH madrileña.
Paradójicamente, lo que ha logrado para decenas de familias no lo ha conseguido para su hogar, compuesto por ella y una hermana, ya que Bankia, la entidad que más ayudas públicas ha recibido desde el inicio de la crisis, se ha negado en todo momento a atender su demanda de condonación de la deuda y permanencia en la casa con un contrato de alquiler social. Tras quedarse con la vivienda, que está situada en el número 12 de la calle Mariano Prados de Colmenar Viejo, por un 60% del valor de tasación, Bankia espera ahora que se lleve a cabo su desahucio, que está fechado para el miércoles 3 de octubre de 2012 a las 9h. Pero dos horas antes, la PAH y las asambleas del 15M de la zona han convocado a la ciudadanía para tratar de impedirlo en una nueva acción de bloqueo cívica y no violenta. La PAH ha realizado un llamamiento especial para acudir a Colmenar a defender el derecho a la vivienda de una persona que lo ha dado todo por familias que, como ella, han sido asfixiadas por la usura bancaria.
Su historia es la de miles de ciudadanos que un día dejaron sus países para venir a España y labrarse un futuro mejor. De origen peruano, María llegó a Madrid hace 20 años. Trabajó como cuidadora de niños, limpiadora, teleoperadora y, por último, como técnico en una empresa de telecomunicaciones. Cuando las cosas iban bien, se compró un piso con su hermana en Colmenar, “con la idea de, si las cosas se torcían, venderlo en un futuro, ahorrar y luego volver a nuestro país”, indica ella misma. Pero se quedó sin empleo y el salario de su hermana, que sigue trabajando en ayuda a domicilio, era insuficiente para pagar una letra de 1.400 euros. “La burbuja inmobiliaria acabó con nuestros sueños y esta situación se ha convertido en un calvario con el que tenemos que cargar”, sostiene María, antes de concluir: “ahora sabemos y estamos concienciadas de que tenemos que luchar para conseguir que se nos condone la deuda hipotecaria -que asciende a 270.000 euros-, una deuda perpetua que nos empuja a la exclusión social”.
La PAH y las asambleas del 15-M no van a dejar a estas dos hermanas solas ante la voracidad de la antigua caja de todos los madrileños que, tal y como acaban de hacer público algunos medios de comunicación, ya en 2009 recibió una advertencia del Banco de España por tener hipotecas “mal concedidas”. ¡Es hora de investigar la mala praxis bancaria que nos ha llevado a esta crisis sin precedentes! ¡Rescate ciudadano ya! ¡Stop Desahucios, dación en pago retroactiva y alquiler social! ¡Juntos podemos!

Deutsche Bank Arroja a la exclusión social a una familia con un bebé de 18 meses

Eduard Hernandez Vivas llegó a España desde Cali (Colombia) con la firme determinación de buscar un empleo digno con el que labrarse un futuro para él y los suyos. Lo que se encontró no fue exactamente lo que esperaba: estuvo 4 años trabajando en Valencia, en el sector de la construcción, sin papeles, cobrando por día trabajado. Abandonó Valencia en dirección a Madrid donde encontró un trabajo ¡con contrato laboral! Eduard empezó ganando 1.000€ y, al cabo de cuatro años, se cambió a una empresa que elaboraba materiales de construcción donde llegó a ingresar 1.800 euros mensuales.

Habían pasado varios años y, ya en 2007, quiso traer a su familia acogiéndose a la reagrupación familiar. Para ello compró un piso con su hermano en la calle José María Pemán, en el distrito de Carabanchel con una hipoteca de 245.000 euros que concedida por Deutsche Bank. Ambos hermanos pagaban sin problema los 1.000 euros mensuales de la letra, pero la cuantía llegó a ascender a 1.580€. El estallido de la burbuja inmobiliaria le dejó sin empleo en 2009 y, a pesar de sus denodados esfuerzos por encontrar otro empleo, no dió con ninguno. El subsidio de desempleo no le permitió alimentar a sus tres hijos, que continuaban, en Colombia y a la niña de 18 meses que tuvo con una nueva compañera y cumplir con sus compromisos con el banco.

Deutsche Bank, como acostumbra, ordenó iniciar el procedimiento de desahucio. Eduard intentó negociar con la entidad la dación en pago, pero los responsables de su sucursal solo accedieron a ofrecerle un préstamo nuevo para reducir la deuda mediante un pago mensual de 600 euros. Eduard pagó esta cantidad durante unos meses hasta que supo que su piso había sido subastado sin recibir notificación alguna del juzgado. En los juzgados de Plaza de Castilla le confirmaron que, afectivamente, su vivienda había sido subastada y que tenía una orden de lanzamiento para el 3 de octubre.

En la actualidad, Eduard apenas puede mantener a sus cuatro hijos con los escasos 350 euros que percibe por un empleo de fines de semana y su compañera no encuentra un trabajo, por mucho empeño que ha puesto durante los últimos meses.

Eduard conserva todos los recibos del ingreso de los 600€ por lo que se siente engañado y timado y está luchando para demostrar el fraude y mantener su piso y un techo para su familia.

El miércoles no tiene dónde irse, por lo que si no lo evitamos, él, su compañera y su niña de 18 meses se quedarán en la calle. , ni amigos a los que e pedir ayuda, quedará una familia con una bebé en la calle. Hoy es Eduard, mañana puede ser tu vecina o tú mism@.

Comparte este artículo: