Los estudiantes se echaron a la calle para protestar por la subida de tasas

Comparte este artículo:

Alrededor de un centenar y medio de alumnos se reunió en las inmediaciones del edificio de El Albéitar en el Paseo de Papalaguinda, para protestar contra la política de tasas de la Universidad y para exigir que no se cierre el edificio de El Albéitar.

«No nos dejan leer este comunicado desde dentro», se quejaron sus portavoces, después de haberse concentrado a las 10.30 de la mañana en la puerta principal y cortar el tráfico por espacio de una hora tras dar tres vueltas alrededor del inmueble. «Algún día se encontrarán con la realidad de frente cuando sus hijos no puedan ir a la Universidad porque no se lo pueden pagar», gritaron a los policías que negaron el paso a la comitiva después de la tercera vuelta.

Antes de tratar de leer su discurso, se corearon consignas en la Avenida de la Facultad: «»¿Qué pasa, qué pasa, que nos suben las tasas?» o «De Norte a Sur, de Este a Oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste».

El comunicado se inició con una protesta por el precio de las matrículas «que ya es un tercio más alto que el del año pasado. Siguen haciendo reformas contra la educación para todos y contra el principio de igualdad. En verano decidieron cerrar la Casa del Estudiante mientras que El Albéitar sigue abierto. Nos quieren hacer creer que aquí están haciendo unas obras que no hemos visto y aluden al ahorro de cerrar nuestra parte pero la de ellos no la cierran. ¿Qué ahorro es ese?»

Los manifestantes consideran que no pueden seguir tolerando «ataques cada vez más directos a los derechos de los estudiantes. Hoy estamos deprimidos, disgustados, cabizbajos. Sin embargo, sabemos que nos levantaremos con más fuerza».

Comparte este artículo: