EuroVegas en Madrid

Comparte este artículo:

Los políticos pueden ir y venir pero, con frecuencia, los poderosos que financian sus carreras permanecen siempre presentes, ocultos en las sombras más o menos oscuras, que esos políticos proyectan sobre la vida social de cualquier país.

Algo así le ocurre a Sheldon Adelson, el millonario que posee varios casinos y pretende construir EuroVegas en Madrid, un hombre que se mantiene en el poder financiando las carreras políticas de todos aquellos representantes electos que sostienen opiniones políticas de su agrado o bien que están dispuestos a pensar sobre cualquier tema lo que su patrocinador les diga que deben pensar. En los últimos meses ya ha donado 17 millones de dólares para financiar las actividades políticas de Newt Gingrich y sus allegados, (que es algo así como la Esperanza Aguirre de los USA), llegando a afirmar que estaría dispuesto a entregar otros 100 millones de dólares a CUALQUIER republicano que intentara desalojar a Barack Obama de la Casa Blanca en las próximas elecciones.

Los informes sobre la vida de este magnate de 78 años, que figura en la lista Forbes de 2008 como el tercer hombre más rico de los USA, con frecuencia han sido confusos e incompletos.

Se sabe que ya en 1999, con la mente centrada en la idea de construir un complejo turístico y casino en el extranjero, se coló en un viaje diplomático con Gingrich y otros representantes estadounidenses a Jordania, donde la audacia que solo proporciona su gran fortuna, le hizo ser bastante impertinente y grosero con el rey Hussein mientras le planteaba como podía ser de beneficioso para él, permitir la construcción de ese casino en las afueras de la capital, Amman. Allí recibió la negativa por respuesta.

Según varios periódicos estadounidenses, la devoción de Adelson hacía gente como Newt Gingrich y otros políticos de la extrema derecha neoliberal, viene de su devoción hacia Israel. Adelson es un fervoroso Sionista que se opone a cualquier cesión o compromiso territorial que pueda abrir paso a la creación de un estado palestino y por ello, siempre ha apoyado las políticas pro-Sionistas en defensa de Israel y en bloqueo de cualquier sanción de la ONU al país hebreo por sus actividades.

Pero si esta postura en política exterior por parte de los políticos que financia, ayuda a dar un poco de color y relieve a la figura de Adelson, que nos resulta muy desconocida en España, mucho más lo es aún su OBSESIÓN, por aplastar y aniquilar a todo aquello que pueda incluso oler a sindicalismo en cualquiera de las empresas o centros de trabajo que posee. De hecho, la obsesión de Adelson por aniquilar a los sindicatos que pueda haber dentro de sus empresas sería el rasgo más importante y fundamental que deberíamos conocer sobre él, pues revela hasta qué punto se le percibe en los USA como un personaje alocado y sin ninguna clase de escrúpulos, percepción que parece estar bastante fundada.

Adelson empieza a aparecer en los medios de prensa en 1995, al utilizar su fortuna para crear un grupo de presión que intenta que los USA trasladen su embajada en Israel desde Tel Aviv hacia Jerusalem.

En 1996, en el estado de Nevada, Adelson encabeza un grupo político local de extrema derecha que se ve implicado en acciones ilegales en contra de los sindicatos de trabajadores de empresas del juego. Amenazas, acosos, alguna agresión, sobornos…etc. Los detalles de la investigación que siguió son oscuros, pero lo que sí se sabe es que una investigación por parte de las autoridades federales para esclarecer los hechos fue detenida y posteriormente cancelada gracias a la intervención de alguno de los políticos cuya carrera había sido financiada por Adelson.

En los dos años siguientes, su guerra contra los poderosos sindicatos de trabajadores de la industria del juego siguió, guerra en la que se pudo apreciar como en persecución de la victoria sobre los sindicatos, no había línea que no estuviera dispuesto a cruzar ni dinero que no estuviera dispuesto a gastar, no importaba como y aun menos cuanto le costara, el debía ganar y ellos perder, a cualquier precio….era así de simple.

Como ejemplo, en 1999, Adelson clausuró un casino, el Sands, y terminó la construcción de otro, el Venetian, una decisión repentina que dejó en un limbo a muchos contratistas y proveedores que no recibieron notificación alguna. El presidente del comité de empresa del casino Sands, el cocinero jefe J. Taylor, comentó a la prensa que los trabajadores habían asumido que, como cualquier otro casino que hubiera hecho algo parecido antes, los empleados que trabajaban en el casino cerrado, tendrían prioridad a la hora de ocupar los puestos de trabajo que se crearían en el nuevo. En lugar de eso, Adelson, se negó incluso a discutir el tema con el sindicato, negándose a sentarse con cualquier grupo que se llamara sindicato o representantes de trabajadores y lanzó contra los miembros del comité de empresa una muy agresiva y costosa campaña publicitaria. Se negaba incluso a dirigirles la palabra a los representantes de los trabajadores, afirmando que era “una cuestión de principios”.

Este enfrentamiento culminó en la inauguración del Venetian, en 1999, cuando los miembros del comité de empresa organizaron una concentración frente al casino, Adelson, pretendió dar órdenes a la policía local, allí presente, para que les arrestaran. La policía se negó a prestar atención al exaltado millonario, pero sin embargo, la numerosa fuerza de guardias de seguridad privada que había contratado si llegaron a intimidar a los manifestantes y en algún caso a provocarlos con la intención de crear un disturbio que forzara a la policía a actuar.

El suceso, acabó en los tribunales y entre demandas cruzadas y recursos, tras una larga batalla legal, Adelson perdió frente a los sindicatos en un larguísimo y muy costoso proceso, sin embargo aun hoy día 13 años después, sigue planteando en los juzgados recursos y demandas particulares contra el sindicato y cada persona particular que se le opuso en aquella ocasión, con la clara intención de amargarles la vida y hacerles vivir pendientes de un tribunal, llegando a afirmar en medios de prensa que en su opinión, el islamismo radical y los sindicatos eran las dos amenazas fundamentales a las que se debía enfrentar la sociedad actual.

Adelson es un millonario convencido de su propia razón, que ni sabe ni quiere negociar nada con seres inferiores que solo deben obedecer sus órdenes, al que, (en el sentido más literal), la palabra sindicato le crea una reacción alérgica, que emplea a ex agentes del Mossad, (servicio secreto Israeli), en su seguridad privada, en la que se suele gastar unos 3 millones de dólares al año, y que no perdona ni olvida JAMAS cualquier desaire que reciba (o crea haber recibido), y que tiene su propio sentido de la realidad que, con frecuencia, no encaja con el del resto de la población.

Adelson ha llegado a demandar a la agencia nacional de turismo de los USA por promover el turismo en Nevada, afirmando que al mencionar en su publicidad, otros lugares de interés en el estado fuera de los casinos y otros centros turísticos de la región que no son de su propiedad, su propia inversión en publicidad se ver perjudicada y le hacen perder dinero en beneficio de su competencia.

Esto que parece una verdadera locura, no es más que la parte visible de una larga historia de corruptelas y manipulaciones que, (contra lo que cabe imaginar), demasiadas veces si que le ha salido bien gracias a los políticos que tiene en el bolsillo. Actualmente Adelson está siendo el objeto de TRES investigaciones del gobierno federal por violar el Acta de Prácticas Corruptas Exteriores fuera de los USA.

Gran parte de la fortuna de Adelson, proviene de sus inversiones en Macao, la antigua colonia portuguesa en China que es además la única zona del país donde el juego es legal. Macao tiene una fundada reputación de ser un lugar donde la corrupción está a la orden del día y los casinos actúan como lavadoras de dinero para las triadas y otros grupos criminales de la región que blanquean allí su dinero obtenido a través del narcotráfico, la prostitución, el tráfico de armas y otras actividades ilegales.

El hombre que inicialmente dirigía los casinos de Adelson en Macao cuando se autorizó la entrada de inversores extranjeros en la ciudad, Steve Jacobs, intentó poner alguna distancia con la parte más sórdida de todo aquel mundo criminal y llevar el negocio con cierto grado de transparencia, pero a los pocos meses fue, primero presionado y finalmente despedido por Adelson, ya que sus escrúpulos en la forma de llevar los casinos le hacía perder dinero en ganancias. El asunto entre ellos acabó en los tribunales, (como no podía ser de otra forma), en los que Jacobs llegó a declarar ante el juez que, en alguna ocasión mientras sufría presiones había llegado a recibir amenazas, así como también afirmó que Adelson había intentado sobornar al alcalde de Macao para que derogase determinadas normativas y regulaciones municipales que perjudicaban los intereses de sus casinos, (¿a alguien le suena esto?), también afirmó que había sobornado a diversos miembros y oficiales del gobierno municipal para obtener información sobre dirigentes locales de varios ámbitos en la ciudad de Macao con la que poder construir una red de influencia propia con la que podría manipular al gobierno de la ciudad.

Aún estando bajo 3 investigaciones federales por “menudencias” como la de Macao, a Adelson no le tiembla el pulso y sigue adelante MUY tranquilo y voceando públicamente que tiene 100 millones de dólares para todo aquel que se enfrente a Obama en las elecciones por la presidencia. Uno no puede dejar de pensar en que es lo que podría suceder si un candidato apoyado por un sujeto semejante, (que se querrá cobrar el apoyo prestado hasta el último dólar), llega efectivamente a ser presidente de los USA. Dentro de poco, si nada lo impide, comenzará a operar en Madrid.

La Haine
www.asturbulla.org

Comparte este artículo: