Trabajadores de la Sanidad madrileña acamparán en el Hospital de la Paz

Comparte este artículo:

 

Varios manifestantes montan una tienda en la acampada de La Paz. /

La entrada general al hospital de La Paz, en el distrito de Chamartín, en el norte de Madrid, amanecía a primera hora de la mañana con un panorama muy poco habitual. Varias decenas de trabajadores sanitarios del hospital, junto a miembros del 15-M y asociaciones de vecinos, instalaban una quincena de tiendas de campaña de todos los tamaños y colores para dar comienzo a una protesta más en defensa de la sanidad pública universal y gratuita, convocada por una plataforma de reciente creación, la Coordinadora de Hospitales y Centros Sanitarios.

Esta acampada pretendía permanecer en La Paz de once de la mañana a once de la noche, y, según el doctor Ibarra, contaba con la autorización del gerente del hospital. Pero poco han durado las tiendas Quechua en el recinto hospitalario. Minutos antes de las doce de al mediodía, los agentes antidisturbios han conminado al más del centenar de manifestantes congregados a recoger las tiendas.

Al conocer la noticia, los presentes gritaban sin cesar: “¡No al apartheid sanitario!”. Matilde Lope, cocinera del Santa Cristina, recogía junto a sus compañeras, Francisca y Carmen, la tienda de campaña que el personal de cocina de este hospital había comprado para la ocasión. “No pasa nada, vamos a seguir manifestándonos con o sin tienda. Tenemos que luchar para que no supriman las 26 categorías de personal sanitario, como ya ha anunciado el Gobierno de Aguirre”, explicaba Matilde. El recorte de la Comunidad de Madrid en los presupuestos sanitarios aprobados el pasado mes de junio supera los 131 millones de euros.

Cerca de este grupo de cocineras se encontraba Gilberto Torres, portavoz de la Federación Estatal de Emigración y Refugiados. “Estamos participando en las acciones de la Coordinadora para luchar contra la ley 16/2012, que discrimina a los inmigrantes y viola los derechos fundamentales de las personas”, ha criticado. Una vez recogidas las tiendas, decenas de trabajadores vestidos con sus batas amarillas, en el caso de los celadores, las grises de los auxiliares de enfermería, las blancas de los médicos, las azul claro de las enfermeras y las de oscuro, del personal de mantenimiento, han participado en una asamblea en la que se decidía si cortar, un día más, el paseo de la Castellana como medida de protesta por los recortes.

Finalmente han consensuado que no es el día más apropiado para cortar esta arteria de la ciudad debido a la fuerte presencia de agentes antidisturbios. Aunque la policía ha obligado a desmantelar la acampada, no se ha pronunciado sobre el punto de información que los indignados de la asamblea de Carabanchel habían montado a primera hora de la mañana.

“Hemos intentado trasladar el espíritu de Sol a La Paz”, ha asegurado Jorge, uno de los indignados que ha ayudado a montar la frágil estructura de barras de hierro y tablones de madera donde los manifestantes podían recoger el periódico un ejemplar del periódico del 15-M, enterarse sobre las últimas movilizaciones de la asamblea o firmar en apoyo a alguna de las causas por las que lucha el movimiento. “Varias asambleas de barrio están apoyando las acciones de la Coordinadora porque lo que está en juego es un derecho universal”, ha explicado este joven. También ha pasado por la explanada Nacho Murgui, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid.

“¿Por qué emplean tanta fuerza en impedir las protestas ciudadanas que defienden los derechos de todos?”, se ha preguntado Murgui al enterarse de que los manifestantes debían recoger las tiendas de campaña por orden policial. Esta acampada frustrada es la tercera acción en protesta por los recortes que ha llevado a cabo la Coordinadora de Hospitales y Centros Sanitarios tras los enciertos durante el mes de julio en el hospital Ramón y Cajal y en el Clínico San Carlos. “Los hospitales no están funcionando porque hay menos presupuesto, menos personal y menos camas. No puedo quedarme en la consulta mientras los políticos desmantelan la sanidad pública. Nos estamos jugando un derecho social”, ha matizado el doctor Ibarra, sanitario del hospital de La Paz.

Comparte este artículo: