El Estado Español se sitúa como una de las zonas de la OCDE con más jóvenes que ni estudian ni trabajan

Comparte este artículo:

España es uno de los países de la OCDE donde hay más jóvenes que ni estudian ni trabajan, los conocidos como ni-nis. Concretamente, el 23,7% de los chicos y chicas entre 15 y 29 años no está ni empleado ni recibe ningún tipo de formación, lo que sitúa a España en el quinto puesto de un total de 33 países (donde de media los ‘ni-nis’ representan apenas el 15,8%).

Estas conclusiones se desprenden del informe ‘Panorama de la Educación’ 2012 que ha elaborado un año más la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y que ha sido presentado esta mañana por la secretaria de Estado de Educación, Mercedes Gomendio.

Entre 2008 y 2010, España presenta el tercer mayor aumento (siete puntos) después de Irlanda y Estonia, comparado con los 2,1 puntos de incremento que ha experimentado la media de la OCDE, según ha explicado el estadístico de la División de Innovación y Medidas de Progreso Educativo, Pedro García de León.

Como hipótesis, España podría mejorar en 16 puntos sus resultados en PISA si el sistema escolar nacional incluyera pruebas externas estandarizadas para todos los alumnos, y alcanzaría así las medidas de rendimiento académico de países como Alemania y Reino Unido y la media de la OCDE.

Entre otros datos, referidos principalmente a 2010, el número total de horas de clase obligatoria de los alumnos de primaria y secundaria en casi todas las edades es en España superior a los promedios internacionales.

La media real de alumnos por clase (dividiendo el de éstos por el de grupos) es similar a la de la OCDE y la UE en los centros públicos, aunque la media estimada, que tiene en cuenta la ratio de alumnos por profesor y las horas lectivas de docentes y estudiantes, es “bastante más baja”.

El salario de los profesores españoles es superior en todas las etapas, con una diferencia mayor en las retribuciones iniciales.

Otro de los puntos que detecta el informe es la menor autonomía de los centros educativos españoles para tomar decisiones propias en cuanto a gestión de recursos y de personal.

En diez años (2000-2010) España ha reducido el porcentaje de población adulta que no pasaba de la educación obligatoria del 62 al 47%, aunque sigue alejada de la OCDE (26%) y la UE-21 (24%).

Sin embargo, sigue por delante en titulados superiores de FP y de Universidad con un 31%.

Otro de los déficit es el de graduados en FP media y estudios similares, que está en el 28%, en tanto que son el 38% de la OCDE y el 44% de la UE-21.

El informe destaca que la incidencia del desempleo se ha duplicado entre la población de estudios más bajos de 2008 a 2010, mientras que ha sido menor si era trabajadores con estudios postobligatorios y, especialmente, sin tenían titulaciones superiores.

Comparte este artículo: