El ala dura del PP se enfrenta a Interior por el caso Uribetxebarria

Comparte este artículo:

La prolongación del caso de Iosu Uribetxebarria sigue generándole costes al PP. Primero fueron las asociaciones de víctimas y ahora es ya el ala dura de la formación, capitaneada por Jaime Mayor Oreja, quien aprovecha para confrontar con Interior. La discusión interna se escenificó ayer en el Comité Ejecutivo celebrado en Madrid. Mientras, Herrira reclama su «inmediata libertad» mientras censura las palabras de Basagoiti sobre los presos enfermos.

 

La prolongación del caso de Iosu Uribetxebarria sigue generándole costes al PP. En esta ocasión, la fractura interna llega ya hasta su Ejecutiva Nacional, que ayer se reunió en Madrid para dar comienzo al curso político. Una intervención del ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, explicando la actuación de su departamento, motivó el enfrentamiento entre este y el máximo representante del ala dura de su partido, el eurodiputado Jaime Mayor Oreja. En principio, el asunto del preso político enfermo no estaba en el orden del día. Pese a ello, ya ha provocado lo que las agencias españolas ya califican como «mayor desencuentro interno desde el Congreso de Valencia».

La rueda de prensa posterior al encuentro, prevista para las 13.00 horas, se atrasó más de una hora. Señal de que había debate en el cónclave derechista. Para cuando la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, reconocía la discusión que acababa de tener lugar, las filtraciones ya habían llegado a la sala de prensa. «El ministro ha querido explicar las decisiones tomadas con sujeción estricta a la ley», indicó la «número dos» de Génova. Pese a su intento de transmitir una imagen de unidad, tuvo que reconocer que el debate había sido largo y que, finalmente, el propio Mariano Rajoy intervino para apoyar a Fernández Díaz. «Nadie ha cuestionado la política del Gobierno», quiso zanjar.

Debate interno

El debate interno se resume en dos posiciones, ambas muy alejadas del sentimiento mayoritario de la ciudadanía vasca. Por una parte, el ministro del Interior, avalado por Rajoy y el resto de su gabinete. Estos aseguran que «cumplen la ley», siempre con la coletilla de que esta «no es de su gusto». Por el otro, Mayor Oreja, que insistió en su tesis de que «ETA tiene ahora más poder que nunca» y que fue apoyado por Esperanza Aguirre, quien defendió una interpretación restrictiva del artículo 104.4 del Régimen Penitenciario, el que habla de la puesta en libertad de los presos enfermos.

Según filtraron las agencias españolas, ambas corrientes se enzarzaron en un debate sobre excarcelaciones por enfermedad que llegó a analizar casos como el del histórico portavoz abertzale Jon Idigoras. En medio de la discusión, alzó su voz Antonio Basagoiti, secretario general en la CAV, para pedir «unidad» de cara al 21-O.

El toma y daca fue zanjado por Rajoy, que dio su apoyo a Fernández Díaz y aseveró, frente a lo que clama su ala más dura, que la política del PP respecto a Euskal Herria «no ha cambiado» Un extremo subrayado por De Cospedal, que hizo gala de su discurso más inmovilista y reafirmó que no ha negociado ni negociará con ETA.

«Libertad inmediata»

Mientras el PP paga en casa los costes de alargar el caso de Uribetxebarria, la movilización en demanda de su excarcelación sigue adelante en Euskal Herria. Ayer, Herrira insistió en exigir «la aplicación práctica inmediata» de la libertad decretada por el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro. Según denunció la iniciativa, prolongar su estado en prisión supone «una vulneración flagrante de los derechos humanos». El preso político sigue en esta situación a la espera de si el fiscal presenta un recurso. Una interpretación de la ley que su defensa ha calificado de «ilegal».

El portavoz de Herrira, Beñat Zarrabeitia, subrayó ayer «la importancia» de la manifestación del sábado en Donostia y emplazó al Gobierno español para «que ponga en marcha los mecanismos necesarios» para que «ningún caso vuelva a llegar al límite». Recordó que, hasta el jueves, cuando concluye el plazo dado por el juez De Castro para la libertad de Uribetxebarria, mantendrán las movilizaciones ante el Hospital Donostia (11.00) y en Bilbo y Gasteiz (12.00).

Sobre las palabras del líder del PP de la CAV, Antonio Basagoiti, quien dijo que la salud de los presos «le importa un bledo», el portavoz de Herrira opinó que estas declaraciones «se descalifican por sí mismas». «En la sociedad vasca hay dos posiciones: una absolutamente mayoritaria y nítida a favor de una apuesta por la paz, la solución y por el respeto a todos los derechos humanos, y otra por seguir pegado a una situación de conflicto y vulneración de derechos», señaló.

Ahondando en esta reflexión, Zarrabeitia consideró que «la mayoría de la sociedad vasca no comparte ni entiende» declaraciones como las realizadas por Basagoiti.

Traineras humanas reivindicarán el domingo en Donostia los derechos de los presos

Herrira sigue con la reivindicación de los derechos de los presos políticos vascos a través de llamativas y participativas convocatorias. La próxima cita será este domingo en Donostia, coincidiendo con el segundo domingo de regatas. Entonces se disputará la Bandera de la Concha, un certamen que atrae a miles de personas a la capital guipuzcoana.

Con el Boulevard como escenario, Enara Rodríguez, miembro de la plataforma, adelantó ayer desde el muelle donostiarra que la iniciativa consiste en formar cuatro filas con todas las personas que se acerquen con la intención de participar activamente.

Sentados, se formarán cuatro traineras humanas para remar a favor de los derechos de los represaliados vascos, para después hacer rodar una gran pelota vasca desde la proa hasta la popa, de mano en mano.

Una vez la pelota llegue al final, esta derribará simbólicamente las paredes de las cárceles para solicitar la repatriación de los presos y exiliados. Rodríguez animó a la gente a que se acerque a las 13.30 al Boulevard para participar en la iniciativa, a la que han llamado «Última ciaboga».

Herrira hizo alusión a la gran movilización social, «que ha conseguido darle un vuelco a la situación y abrir rayos de sol en Euskal Herria», y consideró que los cambios en la política penitenciaria, la suspensión de la doctrina 197/2006 y la liberación de los presos enfermos serán clave «para llegar a la última ciaboga y encarar el camino hacia la paz».

Por último, recordaron que hasta el jueves se sigue celebrando desde las 11.00 la concentración diaria frente al Hospital Donostia. Oihane LARRETXEA

Arantza Díaz ha sido sancionada en la cárcel de Brieva tras sufrir una agresión el 25 de agosto

La presa política gasteiztarra del PCE(r) Arantza Díaz ha sido sancionada por la dirección de la cárcel de Brieva tras ser agredida el pasado 25 de agosto por una presa común que ya había sido denunciada como provocadora por otras prisioneras políticas, según informó Socorro Rojo Internacional (SRI).

Este colectivo de apoyo a los presos añadió que diez días después de padecer la agresión, Díaz aún no ha sido vista por el médico forense penitenciario, a la espera, según relató la presa gasteiztarra, «de que para cuando venga, las heridas y hematomas que aún tengo ya hayan remitido».

Junto a ello, a Díaz le ha sido comunicado el parte de sanción a pesar de que fue la agredida, por lo que la presa del PCE(r) anunció que se negará a cumplir el castigo, «pues ellos saben que es la común la provocadora, la que caldea el ambiente entre otras comunes que le siguen el juego para hacernos aún más difícil la vida a las presas políticas».

«Algunas otras insultan por las ventanas… Yo soy la agredida, la que ha sufrido la paliza, pero esto seguirá pasando, y otro día le puede tocar a otra presa política», añadió Díaz, que denunció que la agresora continúa en los mismos módulos en los que se encuentran las presas políticas.

Díaz se encontraba en las duchas, cuando, según relató SRI, esta presa común comenzó a insultarla. Posteriormente, cogió un palo de escoba y comenzó a golpear a la vecina de Gasteiz, «con tal intensidad e inquina que rompió el palo a golpes sobre Arantza».

En defensa de los derechos de los presos, ayer se registraron movilizaciones en Gernika (46), Altsasu (56), Bermeo (35), Hendaia (31), Ataun (33), Iurreta (36), Ondarroa (57), Zaldibia (44), Iruñea (110), Zorrotza (24), Laudio (36), Altza (27), Astigarraga (18) y Abadiño (8), Otxarkoaga (25) y Añorga (8). GARA

Comparte este artículo: